Archivo para julio, 2008

Tangoterapia

Posted in notas periodísticas with tags , on julio 31, 2008 by edmolin657
por: Bertha Sola
Fuente: esmas.com
 

La tangoterapia ha demostrado que mejora la capacidad aeróbica y la coordinación, lo que lo hace muy útil en el tratamiento de algunos padecimientos cardiacos o en enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson

 

Si te gusta bailar y eres admirador(a) del sensual tango, tienes que saber que se ha demostrado que bailarlo tiene grandes beneficios para la salud, ya que mejora la capacidad aeróbica y la coordinación, lo que lo hace muy útil como terapia en algunos padecimientos. 

Quienes frecuentan las milongas manifiestan que además de mucho bienestar, el ritmo del tango les ayuda a mejorar muchas de sus dolencias, y es por este motivo que algunos salones de baile en Argentina se han convertido no solamente en centros de diversión, sino también en lugares de terapia de enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer. 

Según un estudio realizado por la Universidad de Washington en Estados Unidos, bailar tango mejora el equilibrio más que otro tipo de actividad física, y es que para lograr hacer los maravillosos pasos, por supuesto se requiere de mucho equilibrio y coordinación. En este estudio los pacientes de Parkinson, se dividieron en dos grupos, uno realizó una serie de ejercicios de movimiento con sillas y el otro bailó tango, y se descubrió que si bien ambos son útiles, los bailadores del compás “dos por cuatro”, aumentaron más su equilibrio. 

El médico argentino Roberto Peidro, pionero en la investigación sobre las aplicaciones terapéuticas del tango, resaltó que el ritmo del tango requiere una mayor atención a la coordinación, por lo que puede traer enormes beneficios a enfermos de Parkinson. Principio del formulario. 

Respecto a las personas que padecen Alzheimer, se ha demostrado que por ser una actividad de coordinación, obliga al paciente a ejercitar su memoria para recordar los pasos.

El también director del Centro de Vida de la argentina Fundación Favaloro, dirigió  el primer estudio sobre “tango y salud con personas sedentarias y con dolencias cardiacas”, en el que se concluyó que bailar una media hora diaria repercute directamente en el aumento de la capacidad aeróbica.

Según explicó, esta es una característica que también tienen otras actividades físicas como caminar, pero el componente de coordinación que exige el tango aumenta sus beneficios, sobre todo en personas sedentarias.

Peidro matizó que el tango “no es mejor que cualquier otra actividad física” , pero sí que otros ejercicios y otros bailes menos tradicionales, que no potencian la coordinación.

Y es que al bailar otros ritmos por lo general se puede hacer cualquier movimiento, pero en el tango hay que estar pensando el paso que hay que dar.

La mejora de la capacidad aeróbica, además puede repercutir en el incremento de la actividad sexual y por lo tanto en la calidad de vida, sobre todo en enfermos cardiacos.

Pero el tango no sólo es bueno para el cuerpo, sino también para la mente.

El médico psiquiatra Federico Trossero, autor del libro Tangoterapia, sugiere y utiliza los talleres de tango en tratamientos de enfermedades que van desde la depresión, hasta las fobias sociales e incluso la esquizofrenia.

“Observando la manera de bailar, de abrazar al otro y la actitud hacia la pareja, los profesionales obtienen datos que les ayudan a interpretar mejor la psique de sus pacientes, aseguró.

Trossero destaca que “el tango por sí sólo ya es terapéutico” ya que él comenzó a investigar sobre su aplicación clínica cuando notó que sus amigos que lo bailaban comentaban que se sentían mucho mejor después de ir a la milonga, donde incluso desaparecían persistentes dolores de cabeza.

La aplicación del tango en los tratamientos vive su auge precisamente después de la publicación del trabajo de la Fundación Favaloro, que ha interesado a profesionales de Canadá, Japón, Rusia o Finlandia.

Si bien el tango no es la panacea, Peidro concretó que es “mejor bailar tango y caminar” y si no, trata de dejarte llevar por uno de los tangos de Carlos Gardel, que además de alegrar el corazón, despiertan la mente y los sentimientos.

 
Anuncios

El tango (nota periodística)

Posted in historia, notas periodísticas with tags on julio 31, 2008 by edmolin657

Escrita por:
J. Alberto Mariñas
 
Es difícil escribir un apunte histórico sobre el tango, pero al mismo tiempo, es muy arduo eludirlo porque son muchos los que a través de estas páginas solicitan, aunque sólo sea, una ligera orientación que les ponga en la pista de este completo fenómeno cultural – baile, música, canción, poesía – que por una u otra razón atrae a tanta gente. Aunque sobre el tango y sus figuras son muchas las cosas que se discuten y ponen en duda, es generalmente aceptado que el tango nace en Buenos Aires a finales del siglo XIX aunque algunos prefieren decir a modo conciliador, que nació a las orillas del Río de la Plata, con el fin de contentar a los uruguayos que reclaman una copaternidad del fenómeno.
En un hecho de origen popular como el tango y, por tanto, de nacimiento evolutivo resulta imposible apuntar una fecha de nacimiento. Sin embargo, lo cierto es que la mayoría de los estudiosos coinciden en dar por buena la década de 1880 como el punto de partida de lo que entonces no era más que una determinada manera de bailar la música. La sociedad donde nace el tango escuchaba y bailaba habaneras, polkas, mazurcas y algún vals, por lo que respecta a los blancos, mientras que los negros, un 25% de la población de Buenos Aires en el siglo XIX, se movían al ritmo del candombe, una forma de danza en la que la pareja no se enlazaba y bailaba de una manera más marcada por la percusión que por la melodía.   Puerto, 1885
Musicalmente, el tango entronca en su genealogía con la habanera hispano-cubana y es por tanto hijo del trasiego mercantil entre los puertos de lengua española de La Habana (Cuba) y Buenos Aires (Argentina). Sin embargo, estos orígenes explican poco sobre su nacimiento. Inicialmente, el tango es interpretado por modestos grupos que cuentan sólo con violín, flauta y guitarra o incluso, en ausencia de ésta, el acompañamiento de un peine convertido en instrumento de viento con la mediación de un papel de fumar y un avezado soplador que marca el ritmo. El instrumento mítico, el bandoneón, no llega al tango hasta un par de décadas después de su nacimiento, en 1900 aproximadamente, y poco a poco sustituye a la flauta. 
Inicialmente, el tango debió ser un modo de interpretar melodías ya existentes, modo sobre el que fueron creándose otras nuevas que en un inicio ni siquiera contaban con una transcripción musical, ya que a menudo sus intérpretes y creadores no sabían escribir o leer música. De hecho, con el correr de los años, algunos de los primeros tangos ya transcritos no van firmados por sus autores sino por avispados personajes que sí sabían escribir música y aprovecharon el vacío existente sobre la autoría de determinados tangos celebrados popularmente, para ponerlos a su nombre y ganar con ello unos pesos. 
Quizá a estas alturas del texto, alguno se pregunte sobre el origen del nombre. Es una buena pregunta, pero carece de respuesta, o lo que es lo mismo, hay miles. En España en el siglo XIX se empleaba la palabra tango para un palo flamenco, en la geografía africana hay algunos topónimos con ese nombre, en documentos coloniales españoles se usa el vocablo para referirse al lugar en que los esclavos negros celebraban sus reuniones festivas… algunos incluso dicen que el origen podría estar en la incapacidad de los africanos para pronunciar bien la palabra “tambor” que quedaría así transformada en “tangó”. En fin, es una buena pregunta pero la irremisible falta de documentación escrita y el origen ágrafo del tango y sus primeros padres callará la respuesta para siempre.
 
Postales anónimas  Gaucho e indios patagones Argentina, hacia 1870
 
Las cifras hablan: Argentina pasó de tener dos millones de habitantes en 1870, a cuatro millones veinticinco años más tarde. La mitad de esa población se concentraba en Buenos Aires donde el porcentaje de extranjeros llegó a ser del 50 por ciento y adonde acudían también gauchos e indios procedentes del interior del país.
En este ambiente, se comienza a bailar en tugurios y lupanares el nuevo ritmo que se asocia así desde su inicio al ambiente prostibulario, ya que eran sólo prostitutas y “camareras” las únicas mujeres presentes en las academias o perigundines. 
Puesto que se trataba de féminas dedicadas en alma y, sobre todo, en cuerpo a sus accidentales acompañantes, el tango se comenzó a bailar de un modo muy “corporal”, provocador, cercano, explícito… de un modo socialmente poco aceptable como se vería cuando, siendo ya un fenómeno emergente, el tango comenzó asalir del arrabal de su ciudad de origen y empezó a expandirse.
 
 
Hombres practicando  el tango en la calle
 
 
En los primeros tiempos, cuando el tango comienza a convertirse en canción, las letras que acompañan la música son obscenas y sus títulos dejan lugar a pocas dudas: “Dos sin sacarla”, “Qué polvo con tanto viento”, “Con qué tropieza que no dentra”, “Siete pulgadas”… o incluso “El Choclo” que aunque literalmente significa mazorca de maíz, en sentido figurado y vulgar, equivale al castellano “chocho” o “coño”. 
De su baja cuna a su encumbramiento como baile rey en los salones del mundo occidental, el tango recorrió un curioso camino de ida y vuelta entre el Nuevo y el Viejo Continente, con una parada decisiva y brillante en París. 
¿Cómo llegó allí? También en este punto las respuestas son  dispares y algunas vario pintas. Determinados textos, mucho más ingenuos que eruditos, dan incluso nombres y apellidos de “la” persona responsable de este viaje. La realidad, en su extensión como en su nacimiento, parece más compleja y, sobre todo, plural. 
Los “niños bien” de Buenos Aires no tenían reparos en bajar a los arrabales para divertirse, bailar y, de paso, levantarse alguna mina o alguna “milonguita” que engatusaba o se dejaba engatusar. Y para acercarse a la mujer no conocida, nada mejor que el tango. Por supuesto, el tango no era aceptable en sus casas ni bailable con las señoritas de su ambiente y por esa razón permaneció durante muchos años como algo marginal y de clase baja. 
Sin embargo, los viajes de estos patricios a Europa, especialmente a París, fueron el desencadenante. París no sólo era la capital del glamour y de la moda, sino que además era una ciudad que daba cobijo a una sociedad plural, parte de la cual era alegre y desprejuiciada. Los bailes galantes de la capital francesa venían de atrás, Louis Mercier, cronista de la vida parisina escribía en 1800: “Después del dinero, hoy en día el baile es lo que más éxito tiene entre los parisinos, sea cual sea su extracción social: aman el baile, lo veneran, lo idolatran… Es una obsesión a la que nadie escapa”. Si ello era así a principios del XIX también lo era a principios del siglo XX al que llegaron con una fortalecida fama locales públicos como el Bal Bullier de Montparnasse o el Moulin de la Galette. Por añadidura, el atrevimiento, a principios de siglo, no era ajeno a las costumbres parisinas, antes al contrario, algún baile anual, como el Bal des Quat’z Arts de los estudiantes, “era célebre por lo ligero de las vestimentas y por el jolgorio sexual que reinaba siempre en él”. 
En este contexto social no fue difícil que el osado baile creado en la capital del Plata encontrara un terreno abonado para florecer y convertirse en curiosidad al principio, en moda y furor después. Y una vez en París, el escaparate de Europa, la capital de la moda, la cuna del chic, su extensión al resto del continente primero, a todo el mundo después, fue algo sencillo y rápido. Curiosamente, es entonces, cuando Buenos Aires se mira en París, cuando finalmente el tango entra en sus salones más nobles avalado ahora por el bautismo europeo, el mejor de los pedigríes para una burguesía emergente que luchaba por hacer de su ciudad el París de América 
La gloria trajo también y simultáneamente el rechazo. La sempiterna dinámica social se puso nuevamente en marcha, lo antiguo frente a lo nuevo, la censura frente a la apertura, la tradición frente a la renovación. Los detractores del tango surgieron por doquier y fueron incluso ilustres y famosos. El Papa Pío X lo proscribió, el Káiser lo prohibió a sus oficiales y la revista española La Ilustración Europea y Americana hablaba del “…indecoroso y por todos conceptos reprobable ‘tango’, grotesco conjunto de ridículas contorsiones y repugnantes actitudes, que mentira parece que puedan ser ejecutadas, ó siquiera presenciadas, por quien estime en algo su personal decencia.”. La cita pertenece a esa revista española, pero resultafácil encontrar otras paralelas en publicaciones inglesas, alemanas o, incluso, francesas. 
No obstante, para cuando llegó la reacción la suerte estaba ya echada: el tango había triunfado. Hubo vestidos de tango, color tango, tango-thés… el tango fue el baile rey de ese mundo de preguerra que habría de terminar muy pronto con el primer enfrentamiento armado mundial, la ascensión de Estados Unidos como potencia, el cambio de costumbres. Después, el tango siguió viviendo, nació con fuerza el tango canción que le tomó el relevo al tango baile, pero con un éxito geográficamente más restringido, el mundo, en una nueva preguerra descubrió y admiró a Carlos Gardel y al final del conflicto la supremacía de Estados Unidos desembarcó en Europa también con el swing que murió sólo para darle paso al rock. 
En todos estos años el tango tiene una brillante historia de auges limitados y declives relativos y una continuada vida a lo largo de la cual se ha desarrollado tanto el baile como la música hasta llegar a un nivel de sofisticación y depuración que dejan a las claras la madurez de esta manifestación que vive ya en las primeros décadas de su segundo siglo de vida.

Abajo el telón (cantinflas)

Posted in notas periodísticas with tags , on julio 31, 2008 by edmolin657
 
Crítica de Mario Vargas Llosa

Como el cigarrillo, el fútbol, las dupletas y los sábados ebrios, Cantinflas es una institución, celosamente conservada por los hombres habituales. Al igual que en todas sus cintas anteriores, movilizándose sobre un argumento levantado con inobjetable rusticidad, sobreponiéndose heroicamente a la dirección, a la escenografía y al cortejo de extras, en el cual, ingenuamente, han sido ubicados como innecesarios complementos cómicos, algunos danzarines amanerados, Cantinflas hace gala de habilidad y repite sus innumerables y siempre renovadas condiciones de bufo. A su lado, compite en enrevesamiento oral, aunque, con escaso efecto cómico, Christiane Martel, quien, por otras virtudes personales, gana pronto la tolerancia y la admiración del público.

VINCENT N.

[Publicado en: “Extra” – 5 de junio de 1956 – Año II, nº 72.]

La tierra de los faraones (cine)

Posted in notas periodísticas with tags , on julio 31, 2008 by edmolin657

Crítica de Mario Vargas LLosa

Ni la intervención de Faulkner en el guión de esta cinta, la salva de ser un formidable espectáculo, aparatosamente aburrido. Las incidencias dramáticas que rodearon a la construcción de la Gran Pirámide, imaginadas con cierta habilidad, constituyen sin duda una interesante historieta, de la que pudo salir un buen film. Pero el director de la cinta se propuso erróneamente postergar la historieta, relegarla a un plano secundario, y resaltar laboriosamente la magnitud de los esfuerzos que requirió la simple construcción. El propósito, laudable y magnífico para un ensayo histórico, concretado cinematográficamente resultó, ciertamente, un fracaso. El espectador observa divertido, cómo los mensajeros del Faraón recorren los desiertos de Egipto; cómo imparten la ordenanza real de construir una majestuosa tumba sobre las ardientes arenas; ve también las largas caravanas de hombres semidesnudos que marchan para cumplir el mandato; las interminables faenas en las canteras y contempla cómo éstas van quedando exhaustas; luego, vive una por una, la erección de las superficies pétreas y cuando, ya al final de la cinta, ve brevísimamente la enorme pirámide emergiendo del desierto hacia las nubes, rendido de cansancio, casi está convencido de haberla levantado con sus propias manos. Como todos los espectáculos que rozan la historia antigua, filmados a todo color, en “Tierra de los Faraones”, abundan los decorados fastuosos y ambulan millares de extras. El buen actor que es Jack Hawkins aparece incómodo en su papel de Faraón; entre la epopeya del trabajo colectivo que es la cinta, como un hermoso remanso de paz y delicadeza, aparece Joan Collins, cuyas maldades no disimulan en nada sus encantos.

VINCENT N.

[Publicado en: “Extra” – 24 de julio de 1956 – Año II, nº 79.

LUIS HÉCTOR CHISLAIN DE CARONDELET Y BARÓN DE CARONDELET

Posted in historia on julio 31, 2008 by edmolin657

…………………………………………………………………………………………………………………………………

LUIS HÉCTOR CHISLAIN DE CARONDELET Y BARÓN DE CARONDELET
PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA DE QUITO.- De familia borgoñona establecida en tos países bajos, hoy Bélgica, cuando ésas regiones eran parte de España. Nació en 1.748 en el cantón de Bouchain, Arquidiosis de Cambray, hijo legitimo de Juan Luis Chislain y Bernard de Rasoir, IV Barón, de religión Católica, de habla francesa o sea valon y de Lady Rosa Punkettt. Nacida en Dunsany, Irlanda.

Muy Joven ingresó de cadete al servicio militar español como miembro de la guardia real valona participando en 1.775 en la expedición de Argel. En 1.783 fue Jefe de la IV División que viajó a Norteamérica y puso sitio al Castillo de Pensacola en Florida, en poder de los ingleses desde hacia 20 años. En 1.787 regresó a España y fue nombrado Agregado al Regimiento de Plandes, con el grado de Coronel de Infantería. Ese año recibió el hábito de Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalem, también conocida como Orden de Malta, por entonces estaba casado ron Maria Concepción Castaños y Aragorri, de familias aragonesas, muy influyentes en la Corte.

En 1.788 fue Intendente y Gobernador de la Provincia de San Salvador en Guatemala, ejerciendo el mando hasta 1.792 con notable éxito. Entonces fue ascendido a Mariscal de Campo y el Rey Carlos IV de España lo nombró Gobernador de la Luisiana y de la Florida Occidental con capital en Nueva Orleans. Carondelet viajó a su destino neutralizado con oportunas medidas a la política de penetración del General Jorge Washington, que proyectaba establecer almacenes fortificados de víveres a las márgenes del río Mississipi.

Al término de su Gobierno en 1.797, file designado Presidente de la Audiencia de Quito y el 14 de Diciembre de 1.798 arribó a Manta en compañía de su esposa, dos hijos, varios acompañantes y sirvientes. Pasó a Guayaquil, partió a la sierra y se encontró en Ambato con su antecesor Luis Muñoz de Guzmán que bajaba a Lima. Allí se informó sobre el estado de pobreza y ruina originado por el terremoto de 1.797, que asoló la zona central de la sierra destruyendo a la antigua Riobamba.

El lo. de Enero de 1.799 ingresó con solemnidad en Quito ordenó el traslado de Riobamba a las llanuras de Tapi de fácil aprovisionamiento de agua, y designó a José Antonio de Lizarzaburo Dávalos y al Ing. Bernardo Darquea Endara y Cruza!, Directores de los trabajos.

Su labor en Quito fue altamente encomiable. Auspició la construcción del Domo de la Catedral, el adorno de la Capilla y la remodelación del coro, así como la confección de unas andas de plata para sacar las imágenes durante las procesiones como era usual en Sevilla. En cuanto a obras públicas, dio forma a los cementerios de San Diego y el Tejar hasta entonces campos abiertos. Organizó el servicio de serenos o celadores y las patrullas nocturnas, medida exagerada que causó disgustos porque impedía la libre circulación. Igual afán moralizador demostró con las casas de juego y las peleas de gallos que se presentaban para todo tipo de apuestas.

Atendió el asprovisionamiento de víveres y a la apertura del camino a Malbucho que uniría Quito y el mar atravesando las selvas de Esmeraldas. En ese empeño fue ayudado por Antonio Meló, Pedro Muñoz y el sabio Francisco José de Caldas que inspeccionaban la zona y controlaron el avance de las obras. Caldas llegó a formular una interesante “Memoria previa”, pero quien comenzó la construcción fue Miguel Hernández Bello, terminándola Mariano Yepes. Este camino habilitó al comercio toda una extensa región, permitiendo la fundación de un tambo en “La Tola”.

Igual interés demostró en mejorar el camino a Guayaquil, con tal objeto ordenó a Pedro Tobar la construcción de varios tambos en Guaranda, Zapotal, Ventanas y Montalvo proveyendo su buen estado de conservación con periódicas mejoras. A esta vía denominó “El Camino Real”, después fue conocida como la Vía Flores, hoy se encuentra casi abandonada pues ha sido reemplazada por otra, pero prestó útilísimos servicios hasta bien entrado el presente siglo que comenzó el ferrocarril, también quiso abrir el camino a “La Chima” llamado de “San Antonio” y se encargó su inspección a Mauricio de Echanique y Piñeiros.

Incrementó el cultivo del tabaco en la zona noroccidental de Quito en Loja y Guaranda, Investigó el cultivo de la cascarilla y envió 210 cajones de muestras a Madrid.

Entre 1.799 y 1.806 favoreció con recomendaciones y ayudas a la exposición botánica de Juan Tafalla y Agustín Manzanilla. En 1,803 auxilió a los naturalistas Alexander Von Humboldt y Aimeé Bonpland durante su visita a los territorios de Quito y logró unir a la Universidad de Santo Tomás con el Colegio de San Femando bajo la dirección de los dominicanos, pero su obra más duradera fue la terminación del actual Palacio Presidencial también llamado por ello “Palacio de Carondelet”.

En 1.803 ocurrió la insurrección de indios de Guamote que fue juzgada por Javier Montúfar, Corregidor de Riobamba, otros alzamientos se registraron en Columbe y Yaruquies. En 1,805 el Cacique de Licán, José Leandro Zepla y Oro fue premiado con el empleo de Regidor del Cabildo de Riobamba por su lealtad a la corona durante esos levantamientos.


El 8 de Julio de 1.807 Carondelet salió con dirección a Ibarra a inspeccionar el camino del mar. El 17 “volvió_20bastante incomodado en una pierna”. Poco después viajó a la quinta de su amigo Juan Pió Montúfar. ubicada cerca de la capital, en el valle de los Chillos, medicinándose con sus aguas. Estaba aquejado de “un dolor al hígado” y como se sintió peor hizo testamento declarando por hijos a Luis y María Felipa, menores de edad. De regreso a Quito se le agravaron las dolencias y murió repentinamente el 10 de Agosto de 1.807 a los 59 años de edad y lo enterraron en la bóveda de los canónigos en la Catedral.

Fue “Alto de cuerpo, sonrosado, enjuto de carnes, la cabellera cana”. Su biografía ha sido publicada por Carlos Manuel Larrea.

Comedido y moderado no usó nunca de la altanería y arbitrariedad tan del agrado de los funcionarios. Hombre culto y progresista, ayudó a Caldas y a Mejía. En 1.803 reunió en el salón de actos de la Universidad de San Gregorio Magno a la Junta de Vacuna de la Presidencia. Se lo considera uno de los mejores Presidentes de la Audiencia por sus trabajos en pro del adelanto material de estos territorios.

Alicia Yanez Cossío

Posted in Author's name with tags on julio 31, 2008 by edmolin657
Alicia Yánez Cossío

Narradora, poetisa y periodista ecuatoriana, nacida en Quito en 1929. Autora de una considerable producción narrativa protagonizada por personajes femeninos cuya fortaleza les permite afrontar con audacia y decisión la búsqueda de su propia identidad y el enfrentamiento con las convenciones sociales, religiosas y morales de la sociedad en la que viven, está considerada como una de las voces más destacadas de la literatura ecuatoriana contemporánea escrita por mujeres.

Nacida en el seno de una familia numerosa, tuvo acceso desde niña a una esmerada educación en un colegio de monjas, donde estuvo a pique de caer en el fracaso escolar debido a su manifiesta incapacidad para la aritmética. Ya en su juventud, contrajo nupcias con un ciudadano cubano y residió por espacio de cinco años en el país de su esposo, donde continuó escribiendo y reflejó en sus textos una buena parte del proceso revolucionario cubano.

Madre de cinco hijos, se consagró a la educación y crianza de su prole, al cuidado de su hogar y a la atención de su esposo, sin disponer apenas de tiempo para escribir. Para colmo de males, las dificultades económicas derivadas de la manutención de su familia la obligaron a ejercer el magisterio a tiempo completo, actividad por la que no sentía ningún aprecio.

Sin embargo, siguió redactando en la sombra sus cuentos y novelas hasta que, a comienzos de los años setenta, cuando ya estaba próxima a cumplir los cuarenta y cinco años de edad, envió el manuscrito de su narración extensa Bruna, soroche y los tíos al Premio Nacional de Novela convocado por el rotativo El Universo de Guayaquil. El jurado decidió otorgar el primer premio a esta obra -presentada bajo un pseudónimo masculino-, y a partir de entonces Alicia Yánez pudo consagrarse profesionalmente al cultivo de la creación literaria. Su obra posterior fue distinguida con numerosos premios y distinciones que la han convertido en una de las escritoras más representativa de la narrativa hispanoamericana contemporánea.

La producción literaria impresa de Alicia Yánez Cossío consta de tres volúmenes de versos, un libro de relatos futuristas, varios cuentos infantiles y siete narraciones extensas. La publicación de la novela Bruna, soroche y los tíos (1973) puso de manifiesto la impetuosa irrupción de una autora caracterizada por sus preocupaciones acerca de la deshumanización de la sociedad contemporánea. La protagonista de esta obra es una mujer que, ubicada en un entorno social y familiar dominado por el inmovilismo y los valores morales anclados en la tradición, lucha denodadamente por zafarse de los múltiples prejuicios que amenazan con destruirla. Alicia Yánez Cossío

Narradora, poetisa y periodista ecuatoriana, nacida en Quito en 1929. Autora de una considerable producción narrativa protagonizada por personajes femeninos cuya fortaleza les permite afrontar con audacia y decisión la búsqueda de su propia identidad y el enfrentamiento con las convenciones sociales, religiosas y morales de la sociedad en la que viven, está considerada como una de las voces más destacadas de la literatura ecuatoriana contemporánea escrita por mujeres.

James Dean

Posted in poemas with tags , on julio 31, 2008 by edmolin657

Hola a todos los visitantes

Esta entrega la hago a petición de unos amigos que recuerdan con mucha nostalgia a este gran actor .

James Dean (n. 8 de febrero de 1931 – m. 30 de septiembre de 1955) fue un actor estadounidense.


Primeros años

Nació como James Byron Dean en Marion, en el estado de Indiana. Sus padres fueron Mildred Winslow y Winton Dean. Su madre murió cuando Dean tenía 9 años y su padre lo envió a la granja de sus tíos en Fairmount para que se hiciesen cargo de él. En esta granja pasó toda su infancia.

Antes de ser actor

A Dean siempre le gustó practicar deportes. A pesar de su miopía destacó en varios de ellos, como el baloncesto y el béisbol. También amaba el teatro, y comenzó a estudiarlo y a practicarlo desde muy joven. Antes de salir de su pueblo ya había representado varias obras. Cursó sus estudios en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), donde interpretó varios papeles de teatro, como el de Malcom en Macbeth. Pronto se trasladó a Nueva York para estudiar interpretación en el famoso Actor’s Studio.

Primeros papeles

Después de solicitar a numerosas agencias de actores trabajo en una obra de teatro, le ofrecieron en 1952 intervenir en See the Jaguar, en la que interpretó a un adolescente que había estado encerrado en una jaula la mayor parte de su vida. También hizo varias apariciones en televisión, que sin embargo no trascendieron. En 1953 le dieron otro papel en Broadway, The Immoralist, que tuvo una acogida muy positiva por la critica…

Al este del Edén

Finalmente, Jimmy, como se le conocería, consiguió convertirse en actor de cine, cuando en 1954 el director Elia Kazan, que había rodado Un tranvía llamado deseo con Marlon Brando, le ofreció el papel principal de Cal Trask en Al este del Edén. El director eligió a Dean por su similitud con el personaje, introvertido, tosco, melancólico y apasionado. Durante su estancia en Hollywood, Dean salió con muchas mujeres, pero el amor de su vida fue la actriz Pier Angeli, a quien conoció durante el rodaje de Al este del Edén. A pesar de que la madre de Angeli se opuso a ese romance, estuvieron juntos un tiempo hasta que Angeli le comunicó que iba a casarse con el cantante Vic Damone. Dean no aceptó esa decisión y, según algunos biógrafos, la golpeó. Durante la ceremonia de la boda de Angeli, se situó con su moto delante de la puerta de la iglesia y mantuvo acelerado el motor para hacer ruido. El matrimonio de Angeli duró poco tiempo. Ella murió en 1971.

Dean no acudió al estreno de Al este del Edén. Nada menos que Marilyn Monroe y Marlene Dietrich trabajaron en esa ocasión como acomodadoras. Días después Dean vio su película pasando desapercibido en las filas del cine, como un espectador más.

Rebelde sin causa

Al poco tiempo, Nicholas Ray le contrató para el papel de Jim Stark en Rebelde sin causa, coprotagonizada por Natalie Wood. En el contrato que Dean tuvo que firmar se le prohibía competir en carreras de automóviles mientras durase el rodaje. La película se terminó a los dos meses y la post-producción unos meses más tarde.

Gigante

Durante este tiempo Dean rodó Gigante, de George Stevens, junto a Rock Hudson y a Elizabeth Taylor. Su personaje, Jett Rink, tenía también rasgos de Dean, ya que ambos eran personas solitarias. También en esta película se le prohibió participar en carreras de coches mientras duraba la filmación. La película se rodó cerca de la frontera con México.

El James Dean Memorial en Cholame. Dean murió a unos 800 metros al este de este árbol.

El James Dean Memorial en Cholame. Dean murió a unos 800 metros al este de este árbol.

Accidente fatal

Mientras trabajaba en Gigante, Dean se compró un Porsche 550 Spyder, al que bautizó The little bastard («El pequeño bastardo»). Días antes de su muerte hizo un anuncio publicitario en la que advertía a los jóvenes de conducir con prudencia. Tan pronto como terminó el rodaje de la película, Dean fue a competir en una carrera de automóviles en Salinas, cerca de San Francisco. La noche anterior dejó su gato a Elizabeth Taylor para que lo cuidase, ya que temía que algo le sucediese.

Mientras Dean conducía su Porsche a una velocidad moderada por la carretera, acompañado por su mecánico, se le acercó en un cruce en la localidad de Cholame, California, un Ford a gran velocidad, conducido por un estudiante. Dean trató de esquivarlo, pero no pudo. Se incrustó contra un poste de la luz y se rompió el cuello, perdiendo la vida instantáneamente el 30 de septiembre de 1955, a la edad de 24 años. El conductor del otro automóvil y el mecánico de Dean se salvaron.

Orientación sexual

En su biografía de Natalie Wood, Gavin Lambert describe a Dean como bisexual. El director de Rebel, Nicholas Ray, también ha afirmado públicamente que Dan era bisexual.[1] [2] [3] , pese a que este aspecto de la personalidad de Dean aún incomoda a sus fans. Esto también se evidencia en la biografía de George Perry en la que la bisexualidad de Dean se reduce a “experimentación”.[ Pese a todo, Joe Hyams y Paul Alexander también señalan que la relación de Dean con De Weerd tuvo un componente sexual.[[5Bast también muestra que Dean conocía los bares gays y sus costumbres.[Consecuentemente, el libro de Robert Aldrich y Garry Wotherspoon, Who’s Who in Contemporary Gay and Lesbian History: From World War II to the Present Day (2001), incluye una entrada sobre James Dean. Dean evitó ser seleccionado para el ejército registrándose como homosexual, que entonces estaba clasificado como trastorno mental por el gobierno de Estados Unidos. Cuando se le preguntó sobre su orientación, se señala que dijo “Bueno, desde luego no estoy yendo por la vida con un brazo atado a la espalda.”[7]

Anécdotas

  • La gente le comparaba con Brando, incluso antes de que Dean supiese quien era Brando.
  • Cuando vivía en la granja con sus tíos, se acercaba a escondidas por las noches, al cementerio donde estaba enterrada su madre, para llorarle y preguntarle el porque le había dejado, que el la necesitaba.
  • Declaró que la actriz Pier Angelí, con quien tuvo un romance, era la chica perfecta para el.
  • El médico forense que examinó a Dean tras su muerte, declaró que había muerto por lo siguiente: Fracturas múltiples en ambos antebrazos, una pierna fracturada, el cuello roto, y numerosos cortes en la cara y el torso. La muerte se produjo en el momento del accidente o momentos después.
  • Era un gran fanático de los toros.
  • Una productora de cine le rechazó por ser bajo, a lo que el le contestó al director: “¿Acaso la interpretación se mide en centímetros?”
  • James Dean medía 1,71 cm
  • En el cortometraje que filmó antes de su muerte cambió la palabra “suya” por “mía” quedando algo así “Conduzca con cuidado, puede que la vida que salve sea la mía”; Irónicamente murió en un accidente de carretera por llevar las luces apagadas.
  • El accidente se produjo tras colisionar el coche (Porsche 550 Spyder apodado “El pequeño Bastardo”) en el que iba Dean y su mecánico, contra un árbol, cuando éste esquivaba a otro conductor que venia en dirección contraria por su mismo carril. Casualmente el “kamikaze” conductor que chocó contra Dean, era un joven estudiante que venía de ver su última película “Gigante”.
  • “El pequeño Bastardo” se vendió por piezas y su motor pasó de dueño en dueño, matandose estos en los vehículos en los que se instalaba dicho motor en accidentes de tráfico. Después se reconstruyó el modelo original de dicho porsche para una exposición pero durante el traslado de éste desapareció y nunca más se ha vuelto a saber del “pequeño Bastardo”

Filmografía

Teatro

Broadway

Off-Broadway

Televisión