Archivo para presidentes ecuatorianos

Jose María Urbina

Posted in presidentes ecuatorianos with tags on noviembre 25, 2008 by edmolin657

JOSE MARIA URBINA VITERI
PRESIDENTE DE LA REPUBLICA.- Nació en Quito el 19 de Marzo de 1809. Hijo del español Gabriel Fernández de Urbina y Olarte, natural de la Villa de Avalos, venido a Guayaquil como Ministro Tesorero de las Reales Cajas y casado en 1778 con Felipa Llaguno y Lavayen. Durante las guerras de la independencia volvió a la península abandonando a sus dos familias- Su madre Rosa Viteri era nativa de la parroquia de Mocha cerca de Ambato, mujer libre y soltera, trabajó duramente para criar a sus dos hijos José Marta y Gabriel, que tuvieron una niñez pobre pero no desvalida.

En 1823 los envió a Guayaquil recomendados al General Juan Illingworth, que el 21 de Octubre los matriculó de Cadetes en la recién fundada Escuela Náutica, tratándoles como a sus propios hijos. El 4 de Septiembre de 1824 ascendió a Aspirante y fue destinado a la Goleta La Guayaquileña. En 1825 participó en el sitio y bloqueo del Callao y se portó tan bien que Illingworth escribió: “Entre los valientes jóvenes que me acompañan, sobresale en valor que calificaré de audacia, en inteligencia y subordinación, Urbina. Su valor raya en temeridad y en cuanto a disciplina, nada hay qué decir”.

En 1826 volvió a Guayaquil como Alférez de Navío y existiendo el peligro de que los países de la Santa Alianza formada por Austria, Rusia, Prusia, Inglaterra y España principalmente atacaran al nuevo mundo, partió a Cartagena de Indias a preparar con Illingworth la flota que defendería las aguas del mar Caribe. En Enero del 27 sirvió en el Apostadero de la Marina. En Agosto del 28 la Corbeta peruana Libertad estableció el bloqueo de Guayaquil y se abrieron nuevamente las operaciones militares.

Para solicitar explicaciones partió el General Tomás Carlos Wrigth en la Guayaquileña. El día 31 se avistaron ambas naves a la altura de Punta Malpelo y los peruanos abrieron fuego. Nuestros jóvenes marinos (Urbina, Juan González y Francisco Robles) antes de entrar en acción habían comentado un sueño del último, en el cual Urbina salía herido en la pierna derecha, González perdía la vida y Robles quedaba ileso, como efectivamente ocurrió después. La nave peruana se retiró abandonando el bloqueo.

En Noviembre ascendió a Oficial de Ordenes de la Dirección Naval con el grado de Teniente y cuando el 22 de ese mes se presentó a nuestra ría la escuadra peruana, con su hermano atendió a la defensa del malecón. El asedio duró varios meses y terminó con una honrosa capitulación de la plaza. Entonces acompañó a Illingworth hasta la hacienda Chonana y anduvieron varios meses por los montes huyendo de las avanzadas peruanas. Recuperada la ciudad por Bolívar, fue designado Mayor de Ordenes del Apostadero en 1829.

En Mayo de 1830 apoyó al General Juan José Flores en la creación de la República y fue enviado a Bogotá a comunicar la noticia al Libertador pero no lo halló, pues ya había salido con destino a Europa. Poco después combatió a la revolución del General Luis de Urdaneta.

El 31 desempeñó varias comisiones de importancia ante los gobiernos de Bolivia y Chile pues tenía fama por sus buenos modales e insinuantes maneras. El Coronel Destruge le dio las quejas a Flores, de que Urbina imitaba a Flores en todo, causando mucha gracia tal afirmación.

En 1833 fue su Edecán y el 12 de Octubre le apresaron en Guayaquil cuando el Comandante Pedro Mena proclamó la Jefatura Suprema de Vicente Rocafuerte. Deportado a Paita, regresó subrepticiamente por Loja y Cuenca con el General Antonio de la Guerra, el Coronel Federico Valencia y el Comandante Ignacio Pareja Mariscal. En Diciembre se reunieron con Flores. En 1834 intervino en casi todas las acciones militares durante la célebre revolución de los Chihuahuas, contra las fuerzas guayaquileñas de la isla Puna.

En Septiembre de 1834 fue elevado a Coronel y desempeñó interinamente el Ministerio de Guerra y Marina. El 16 de Enero del 35 combatió con los ejércitos de Flores y Rocafuerte en Miñarica. Seguía de Edecán de Flores. En dicha acción murieron 800 ecuatorianos del Partido Nacional. Su biógrafo Camilo Destruge dice que Urbina desde entonces juró respetar la vida como don precioso.

En 1836 fue designado Encargado de Negocios en Bogotá y en contacto con los jóvenes liberales de esa capital aprendió la buena doctrina, de la que no se apartaría jamás El 37 el Presidente Rocafuerte le retiró la agencia por gastador. Pedro Fermín Cevallos le ha calificado en esa etapa de “joven de entendimiento bien despejado y tan malgastador y travieso como el mismo General Flores, pues malbarataba allá más de lo que podía satisfacer nuestro gobierno”.

Entonces volvió a Quito con desagrado y se negó a comparecer a Palacio. Le enjuiciaron por rebeldía pero sin consecuencia. Resentido doblemente por haber sido cancelado y enjuiciado conspiró con el General Juan Otamendi para defeccionar al batallón de Lanceros en Riobamba, pero fueron denunciados por el Jefe de ese cuerpo y salieron al destierro en Papayán, acusados de “miserables cabecillas”.

En Colombia abrió campaña por la prensa acusando a gobierno de Rocafuerte del feo delito de fusilar sin fórmula de juicio a sus enemigos políticos, y solo volvió a Quito cuando Flores asumió nuevamente el poder en 1839.

En 1840 el General Pedro Alcántara Horran solicitó la intervención militar del Ecuador en los asuntos internos de Nueva Granada. Urbina fue designado Jefe de Estado Mayor de la I División del ejército Auxiliar ecuatoriano y atravesó con Flores la frontera el 27 de Septiembre.

Primero se situaron en Pasto, ciudad abandonada por el General José María Obando, a quien derrotaron después en la quebrada de Huilquipamba; pero la campaña se prolongó por quince meses en inútiles enfrentamientos y a mediados de 1841 el ejército ecuatoriano se retiró agotado a Quito, restituyéndose pacificada la provincia de Pasto a la Nueva Granada.

Enseguida le fue confiado el Consulado General en Lima para gestionar en favor del Mariscal Andrés de Santa Cruz desterrado en las costas manabitas; mas, el Gobernador del Guayas, Vicente Rocafuerte, se negó a autorizar los viáticos y suspendió intempestivamente el viaje.

Para enmendar la plana Flores designó a Urbina Jefe de Estado Mayor, en Enero del 42 Gobernador de Loja y el 2 de Marzo Secretario de la Legación en Lima a cargo del General Bernardo Daste. Urbina salió por Macará pero la Misión fracasó por causas meramente políticas.

En 1843 asistió al Congreso como Diputado por Loja, votó por la reelección de Flores a la presidencia de la República por seis años y por la nueva Constitución que el pueblo dio en llamar la Carta de Esclavitud. Enseguida fue designado Gobernador de Manabi, donde le sorprendió la noticia de la revolución nacionalista del 6 de Marzo de 1845, a la cual plegó el día 17 con el Pronunciamiento de Portoviejo, ganándose la gratitud del Gobierno Provisorio, que el 22 le ascendió a General de Brigada. Entonces organizó la II División del Ejército, debeló un complot floreano y avanzó a Guayaquil, ingresando el 27 de Mayo triunfalmente con 700 hombres, en medio del delirante entusiasmo de la población.

Al otro día visitó por primera ocasión el hogar de su media hermana Josefa Urbina Llaguno, viuda que era del Coronel Manuel Jado y Goenaga, para darle el pésame por el fallecimiento de su hijo Francisco, mortalmente herido en uno de los combates de la hacienda La Elvira. Allí conoció a su sobrina Teresita, Joven de 25 años de edad con quien se casó cuatro años después.

Firmados los Convenios de Paz de la Virginia pasó a Quito con Pedro Carbo y el 3 de Junio se suscribió un Tratado con los delegados del encargado José Félix Valdivieso para lograr la unificación de la República. A su regreso desempeñó la Secretaria del Gobierno del Guayas y se trasladó con los Triunviros a la Convención Nacional en Cuenca donde sostuvo la vigencia de los Tratados de la Virginia y para evitar el ascenso de Olmedo a la presidencia de la República, por estar apoyado en su archienemigo Rocafuerte, tomó partido por Roca que salió electo y en Diciembre le designó Ministro Secretario General hasta que se instaló en Quito.

En Junio de 1846 fue Diputado por el Guayas y Senador suplente por Manabí asistiendo al Congreso. En Marzo del 47 Encargado de Negocios en Lima para contrarrestar el peligro de una invasión floreana. En Agosto del 48 ascendió a Comandante General de Guayaquil. El 49 volvió al Congreso y presidió la Cámara de Diputados, pero al no poderse elegir al sucesor presidencial pues ni Antonio Elizalde ni Diego Noboa lograron las dos terceras partes de los votos, fue encargado del Poder el Vicepresidente Manuel de Ascázubi, quien nombró a tres Diputados para ocupar otros tantos ministerios. Urbina rechazó la cartera de Guerra y Marina por delicadeza así como una Misión en Europa, a donde se le quería enviar para alejarle del país, dado que su influjo sobre la población de Guayaquil era cada día mayor.

Nuevamente en Guayaquil, en Diciembre concurrió con el General Antonio Elizalde a la casa del Gobernador Francisco de Paula Ycaza Silva a proponerle un triunvirato con Elizalde y Noboa, por cuanto los guayaquileños se quejaban contra el Ministro General Benigno Malo Valdivieso acusándole de floreano y estaban contrariados porque los sobrantes de la Tesorería de Rentas del puerto iban a alimentar las de Quito, pero al no someterse los Jefes de la Guarnición fracasó el movimiento. Entonces le llamaron a la Capital pero con astucia y persuasión logró que no le castiguen. El asunto había sido tan público que en Guayaquil Pablo Merino, José Rito Matheus Vasmezon y Ramón Benítez Franco, partidiaros del régimen, decidían sacarle del país para precaver futuras revoluciones y fueron a explicar su plan al Dr. Aguirre Abad, concuñado de Urbina, quien no quiso intervenir por razones estrictamente familiares.

El Presidente Ascázubi decidió cambiar a los Jefes Militares de Guayaquil y despachó el 12 de Febrero de 1850 al General Isidoro Barriga con la consigna de reemplazar al Coronel Francisco Robles de la Comandancia del Distrito y a los Comandantes José María Vallejo y Guillermo Bodero que mandaban los más importantes batallones. El 19 arribó Barriga y sustituyó a los Jefes. El 20 Robles visitó a Urbina con fines revolucionarios pero éste se excusó, siguió a casa de Noboa y habló con sus hijos, sobrinos y parientes, entre ellos con el General Guillermo Bodero Franco, premio segundo de Noboa por la rama de Larrabeita, y acordaron tomar esa noche el Batallón N° 1 que no opuso resistencia pues su nuevo Jefe el Coronel Julio Ríos estaba dormido. También ocuparon el Cuartel de Artillería con igual facilidad y pasaron a donde el General Elizalde para que se hiciera cargo del mando, que rechazó indignado por nacer de un golpe militar. En tal circunstancia volvieron a casa de Urbina, quien asumió la Jefatura Militar, designó a Miguel García Moreno Gobernador del Guayas y envió Comisionados a Quito, pero no se produjo ningún arreglo, en vista de lo cual se ofreció nuevamente la Presidencia a Elizalde y ante una nueva negativa se llamó a una Asamblea Popular que se proclamó por Elizalde y como este se pusiera necio en rechazar la Jefatura se terminó designando a Noboa, que siempre había soñado con llegar a presidente, porque era amigo de toda figuración.

Urbina fue enviado enseguida a controlar el orden en el centro de la República mientras Noboa gobernaba en Guayaquil y Ascázubi lo hacía en Quito, donde se decretó una Movilización General y se le entregó las Facultades Extraordinarias, luego envió al General Fernando Ayarza a ocupar Riobamba pero la revolución contaba con el apoyo de las mayorías y pronto se extendió por el país.

El 6 de Mayo se realizaron las conferencias entre los Delegados de ambos gobiernos. Los de Ascázubi, con el ánimo de llegar a un Acuerdo ofrecieron el retiro del Ministro Malo, del Gobernador Ycaza que ya no tenía mando y aún del propio Ascázubi, negándose a la Convocatoria de una nueva Constituyente y por ello no hubo acuerdo posible.

Despejado el panorama político los noboistas se preocuparon de Elizalde que se acercaba amenazador a Guayaquil, felizmente el 27 de Julio se celebró un convenio de Paz en la hacienda La Florida que acordó el cese de hostilidades, con lo cual Noboa pudo convocar a una Convención Nacional en Quito el 8 de Diciembre mientras Urbina, con notable acierto, pacificaba el resto del país, negociando con Elizalde la desocupación de la provincia de Loja y del resto del Austro ecuatoriano.

Los primeros actos de Noboa fueron impopulares pues borró del escalafón a 163 militares elizaldistas y entre ellos al propio General Elizalde y al general Ayarza y en su reemplazo llamó a antiguos militares floreanos. Después se malquistó con el gobierno liberal de la Nueva Granada presidido por el General Hilario López, apoyando la insurrección de Pasto y recibiendo a los jesuítas por consejo de su primo el Arzobispo de Quito Nicolás de Arteta Calisto, que según opinión generalizada en el país desde las épocas del libertador Bolívar, era un sujeto ignorantísimo y fanatizado. Por todo eso Urbina se negó a asistir a la Convención y hasta sacó unas cartas anónimas tituladas “Marcistas a la Convención” hablando de la reacción pro floreana del Presidente recién electo. Así las cosas Noboa le pidió que acepte el Ministerio de Guerra y Marina o un cargo diplomático en Europa, pero prefirió la Comandancia de Marina aunque no había flota.

El 25 de Febrero la Convención eligió a Noboa para el período de 1850-54 pero como éste no llamó a los roquistas, elizaldistas ni liberales a colaborar en el Gobierno, se ganó la animadversión general, bien es verdad que estos últimos, presididos por Pedro Moncayo, se pasaron a la oposición a causa de sus reservas contra los jesuitas, que eran sacerdotes politizados.

Noboa sentíase seguro gobernando con los elementos floreanos y por haber designado a Guillermo Bodero Franco para la Jefatura Militar de Guayaquil, sin imaginar que dicho militar era del grupo urbinista y que en connivencia con ellos permitió el 17 de Julio de 1851 que Manuel Tomás Maldonado proclamara la revolución. Noboa, ignorante de todo ello, venía a Guayaquil a reunir a su familia y conducirla a Quito, cuando a arribar al Babahoyo fue apresado por el Comandente José Marcos. En su compañía venían los Coroneles Matías Sotomayor y Luna y Melitón Vera, quienes también cayeron detenidos. Finalmente, conducidos a un barco en medio de la ría, fueron sacados del país.

Noboa tenía un carácter conservador y muchas ínfulas por haber sido Rey de Armas de una Jura Real, ambicionaba la gloria y el poder. Bodero era en cambio un demócrata de cuartel que gustaba de chanzas y palabrotas y era fama que tenía 44 hijos naturales. Ambos gozaban de numerosas relaciones sociales por ser nietos de dos hermanas Larrabeitia Gómez- Cornejo, miembros de la alta clase del puerto principal.

La revolución triunfó inmediatamente en todo el país y Urbina entró en Quito y decretó la expulsión de los jesuitas, a quienes ni siquiera conocía, pero tuvo que hacerlo para aplacar las iras del presidente colombiano, medida injusta desde el punto de vista humano, aunque políticamente necesaria para la seguridad externa del país pues era cosa de días la invasión colombiana, al punto que los propios jesuitas habían escapado a Cuenca.

Se dijo entonces que con la expulsión había evitado una inminente guerra con el gobierno de la Nueva Granada y con el reingreso de los militares elizaldistas al escalafón, los peligros de una invasión floreana. Urbina ganó inmediata popularidad, tenía solamente 42 años de edad, era orador elocuente, gozaba de experiencia militar y política y por sus buenas maneras sabía ganar el afecto y la voluntad de los demás.

Como Jefe Supremo decretó el 25 de Julio de 1851 la abolición de la esclavitud de la República, alegando que cada hombre era dueño absoluto de su propia vida y que ese derecho era imprescriptible, pero tuvo numerosos detractores sobre todo entre los que se habían venido beneficiando de mano esclava. (1)

El 17 de Julio de 1852 se instaló la Convención Nacional en Guayaquil que aprobó la VI Constitución. Urbina resultó electo Presidente por 23 votos, siendo los 15 restantes para su concuñado el Dr. Francisco Xavier de Aguirre Abad y 1 para el Dr. Pablo Vásconez. Vicepresidente fue electo Pacífico Chiriboga y el gabinete quedó constituido de la siguiente manera: Interior y Relaciones Exteriores Dr. Marcos Espinel Endara, Hacienda José María Caamaño Arteta que no aceptó por parentesco con Diego Noboa Arteta su primo y fue desempeñado por Francisco P. Ycaza Paredes, y Guerra y Marina por el General Teodoro Gómez de la Torre.


(1) Villamil era asesor de Urbina y empujado por sus hermanos masones en la Convención se trató el tema y Aguirre Abad, como Jefe de la Comisión Jurídica, consiguió que su yerno, el Diputado francisco Pablo de Ycaza Paredes, presente en un proyecto de Ley concediendo la libertad inmediata a los esclavos, indicando que no se podía hacer justicia a los esclavos con una injusticia a sus amos, para lo cual pidió armonizar el Decreto de Libertad con los intereses creados. Poco después, presentaba un proyecto de Decreto que la Convención aceptó íntegramente, por el cual se Manumitía a los Esclavos, esto es, se les compraba su libertad, pagando el precio a sus amos. Para el efecto se formaron Juntas de Manumisión en toda la República, empleándose más de 400.000 pesos, suma enorme para la época, si se considera que las rentas totales del país no ascendían anualmente ni al triple de ella.

Fuente: Rodolfo Perez Pimentel

……………………………………………………………………………………………………………………………………..
Anuncios

Juan de Dios Martínez Mera

Posted in presidentes ecuatorianos with tags on noviembre 14, 2008 by edmolin657
…………………………………………………………………………………………………………………………………………..

JUAN DE DIOS MARTINEZ MERA
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA.- Nació en Guayaquil el 8 de Marzo de 1.875. Hijo legítimo de Tomás Martínez Avalos, cuya biografía puede consultarse en este Diccionario, Tenedor de libros y célebre pedagogo, Director de la “Escuela Privada de niños” donde se educaron varias generaciones; y de Florinda Mera Escolar, pertenecientes a antiguas familias de Ciudavieja cuyas genealogías se remonta hasta la conquista y se perdieron con el templo de la Concepción durante el Incendio Grande de 1.896.

Creció ayudando a su padre en las tareas y labores de la escuela donde también aprendía. En 1.887 ingresó como alumno de Filosofía con sobresalientes notas. Tocaba el oído magistralmente al piano y fortalecía su cuerpo con ejercicios que realizaba en el gimnasio de la escuela de su padre.

En 1.893 siguió un año de estudios de Medicina pero se retiró para ingresar a Jurisprudencia. En 1.894 murió su padre y la dirección de la escuela pasó a su hermano Julio.

Al estallar la Revolución Liberal del 5 de Junio del 95 fue de los primeros en secundarla y poco después ingresó a la “Escolta de Honor” que acompañó al Ejército alfarista a los campos de batalla de la sierra y triunfantes en Gatazo entraron vencedores en Quito.

De regreso al puerto volvió a sus estudios de Leyes y los culminó en 1.898 con el premio Municipalidad de Guayaquil, pero no se graduó por un disgusto que tuvo con el Decano de la Facultad.

En 1.899 fue Juez Civil de la parroquia Ayacucho y en 1.900 se retiró para desempeñar la cátedra de Gramática y Castellano en el Vicente Rocafuerte, donde también era inspector y sustituía al rector Juan Gómez Rendón, cuando éste se ausentaba.

La noche del 31 de Diciembre de 1.902 contrajo matrimonio con Francisca Torres Lascano (hija legítima del Coronel Belisario Torres Otoya y de Mercedes Lascano y García), adelantando la boda para dar gusto a su madre, que deseaba evitar la nueva Ley del Registro Civil que entraría en vigencia el lo. de Enero de 1.903, haciendo obligatorio el matrimonio civil, al que se oponía la buena de doña Florinda por considerarlo un pecado. Fue a vivir en las calles Aguirre y Escobedo y después construyó sobre un solar en Las Peñas de propiedad de la novia; pero, una imprevista calamidad doméstica lo obligó a gastar el dinero que reunía para pagar esa deuda y prefirió venderlo antes que caer en mora con la Institución acreedora.

En 1.906 fue designado Anotador de Hipotecas, luego Colector Fiscal y en 1.911 pasó a ocupar la Tesorería de Hacienda del Guayas. Un año antes, durante el conflicto internacional con el Perú, había ingresado de Capitán a la “Compañía”.

Entre 1.912 y el 14 fue Secretario de la Municipalidad de Guayaquil, luego regresó a la Anotaduría de Hipotecas (hoy Registro de la Propiedad) y allí estuvo hasta 1.920, año en que fue Diputado por el Guayas en representación del partido Liberal Radical al que se pertenecía desde siempre.

En 1.919 presentó un proyecto de Reformas a la Ley de Bancos estableciendo el resello de las emisiones para contrarrestar los males de la Ley de Moratoria.

En 1.921 fue electo Presidente de la Cámara de Diputados y en varias ocasiones presidió el Congreso pleno por ausencia del Presidente del Senado, Dr. José Julián Andrade; pero, en 1.922 se excusó y fue reemplazado por Arroyo del Río, pasando a gerenciar en Guayaquil la “Compañía Ecuatoriana de Estancos”, empresa privada formada por Sergio Pérez Conto para “organizar, administrar y controlar la producción y venta de alcoholes en la costa y tabaco en toda la República” mediante contrato con el Gobierno del Dr. José Luis Tamayo. Este monopolio provocó reacciones contrarias de los más variados sectores, eran miles de productores libres que se veían contreñidos, vigilados y perseguidos por esa compañía que se creó. Las más violentas reacciones surgieron de los fabricantes de aguardientes, panela, cigarros y cigarrillos que utilizaron a la prensa para acabarla y por eso la compañía solo duró tres años, desapareciendo con la Revolución Juliana de 1.925; no así los estancos, que continuaron manejados por el Gobierno a través de sus guardas, la gente más odiada por los campesinos durante esos duros años.

La segunda Junta de Gobierno instaurada en 1.926 le ofreció la cartera de Haciendas o en su defecto la de Relaciones Exteriores, que no aceptó por mantenerse en la línea oposicionista del Liberalismo radical. Ese año fue Tesorero de la Sociedad Filantrópica del Guayas.

En 1.929 el Presidente Ayora le volvió a proponer el Ministerio de Hacienda considerando su exitosa labor al frente de los Estancos. El país necesitaba superar la crisis económica producida por la caída de las exportaciones de cacao y nadie mejor que Martínez Mera para ejercer un acertado control financiero, razón que lo llevó a aceptar la cartera en reemplazo de Secundino Sáenz de Tejada Darquea; pero, renunció pocos meses después por desacuerdo con el ejecutivo y regresó a Guayaquil, tomando en arrendamiento una pequeña hacienda de propiedad de su suegra.

En 1.931 cayó el Presidente Ayora y fue reemplazado por el Ministro de Gobierno Coronel Luis Larrea Alba y éste, a su vez, por el Presidente del Congreso Dr. Alfredo Baquerizo Moreno, quien designó Ministro de Hacienda a Martínez Mera, considerado un experto hacendista, así corno un hábil, honesto y acertado auditor. Los decretos económicos de ese período llevan, indiscutiblemente, el sello de su inteligencia.

Poco después se convocó a elecciones y triunfó el candidato conservador Neptalí Bonifaz Ascázubi, que no fue calificado por el Congreso de 1.932 y se produjo la “Guerra de los cuatro días” que obligó a Baquerizo Moreno a asilarse en la legación argentina, encargando el mando al bonifacista Carlos Freile Larrea; sin embargo, las fuerzas leales triunfaron sobre la “Compactación obrera” que apoyaba a Bonifaz y asumió el mando interinamente, el Presidente del Congreso, Alberto Guerrero Martínez, quien llamó a nuevas elecciones.

Entre Guerrero Martínez y Martínez Mera no existía parentesco pero si una grande y vieja amistad. Martínez Mera había sido discípulo del Dr. Rafael Guerrero González padre de Guerrero Martínez, en la Universidad, frecuentaba su casa y era condiscípulo de uno de sus hijos, por eso Guerrero Martínez le orquestó el fraude electoral que le hizo triunfar.

Pronto surgieron las candidaturas. Manuel Sotomayor Luna y Orejuela por el conservadurismo, Pablo Haníbal Vela por los Socialistas y los independientes y Juan de Dios Martínez Mera por el Liberalismo Radical con el apoyo del Gobierno. De los tres, el de mayor experiencia económica era indudablemente Martínez Mera, siendo ésta la razón que movió al partido de las luces a lanzarlo; pues, el país vivía la más aguda etapa de la crisis, “las exportaciones se habían reducido al mínimo a raíz de la quiebra de la bolsa de valores de Wall Strett, crecía la recesión y el desempleo y se carecía de dinero y de esperanza, una época de violencia se cernía sobre el panorama mundial desestabilizando a los países”. Entre el 30 y el 31 de Octubre se realizaron los comicios. Martínez Mera triunfó con 56.872 votos, contra Sotomayor y Luna que obtuvo 16.211, Vela 6.093 y Francisco Chiriboga Bustamante 293 votos. Esta última candidatura salió de la nada –fue más bien una burla– dado lo folklórico del personaje, un buen señor, rico en bienes de fortuna y hasta generoso porque obsequiaba los toros para las corridas taurinas un Quito, pero muy dado a las exageraciones y dueño de un anecdotario realmente nutrido en aptitudes y sucesos ridículos, por eso solo captó votos en Quito.

El 5 de Diciembre el Presidente de los Diputados, Dr. José María Velasco Ibarra impuso la banda presidencial a Martínez Mera en histórica ceremonia que se transmitió por radio al País; el presidente salió al balcón del palacio y sufrió el bochorno de ser soezmente insultado por los compactados, que aun no se resignaban al fracaso anterior de su candidato.

Mientras tanto se había producido el conflicto internacional de Leticia entre Colombia y Perú que duró casi un año y puso en serio peligro la tranquilidad del país. El 17 de Mayo de 1.933 se sublevaron tres batallones de la guarnición de Riobamba encabezados por el coronel Larrea Alba pero la paz fue restablecida. El 10 de Agosto se instaló el Congreso y salieron electos los Dres. José Vicente Trujillo y José María Velasco Ibarra, presidentes de las Cámaras del Senado y Diputados, respectivamente. Desde las primeras sesiones hubo un entendimiento entre los diputados bonifacistas e independientes. Los primeros querían la revancha, vengar la pérdida de la Guerra de los cuatro días y quien sabe que otras cosas más. Los segundos estaban resentidos con el Presidente, que gobernaba solamente con los liberales y con sus amigos.

Emilio Uzcátegui en “Medio Siglo a través de mis gafas” le ha acusado de su ensimismamiento que se hizo ostensible a poco de su ascenso al poder y que obró como uno de los factores que precipitaron su caída. Lejos de atraer a los legisladores, se enajenó la amistad de sus mismos partidarios. A un Diputado, ferviente servidor suyo, que acudió a la presidencia simplemente para despedirse, pues tornaba a su provincia, le hizo regresar dos veces, lo dejó esperar largas horas la última de ellas y terminó por salir de su despacho sin siquiera insinuar una venia de salutación a su amigo y defensor. Por amigo que haya sido ese Congresista se retiró furioso e ingresó a la oposición. Comentando el cambio de actitud del señor Martínez Mera, el propio autor de su presidencia Dr. Alberto Guerrero Martínez me decía a pocos meses de haber asumido el poder ejecutivo: El señor Martínez Mera cree que es muy popular y se halla convencido de que ha ganado las elecciones por su gran popularidad. ¡Y esto me lo cuenta a mí! No sorprendió más tarde cuando, sin consecuencia para su mejor amigo y gran servidor, le retiró de la presidencia del Banco Hipotecario por los comentarios callejeros. Mientras tanto permanecía sordo ante el clamor que se produjo por un ministerial muy mal Seleccionado, salvo alguna feliz excepción…Le falto flexibilidad, captación de las necesidades y anhelo del país, hizo un régimen de orgullosa testarudez y cayó por eso, sin que nadie lo lamentara ni se entristeciera por su absurdo pero esperado final, que fue por otra parte, sin pena ni gloria, como su personalidad gris.

En la sesión del 15 Velasco Ibarra planteó la necesidad de pedir la renuncia a Martínez Mera, como fórmula expiatoria para superar los odios y volver a la normalidad, aunque entonces se dijo que Martínez Mera “mantenía al País en una neutralidad perjudicial y era el producto del más espantoso fraude”. La moción fue aprobada por 49 a 22 y una Comisión visitó al Presidente, que se reservó el derecho a contestar por escrito.

Al día siguiente Martínez Mera envió su negativa al Congreso y éste dio un voto de desconfianza al gabinete entablándose una larga lucha entre ambos poderes y mientras el Congreso siguió exigiendo la renuncia del ejecutivo y lanzando votos de desconfianza a sucesivos ministros y a gabinetes en pleno, Martínez Mera se mostraba impasible, cuando le hubiera sido muy fácil lograr la mayoría de votos en el Congreso repartiendo prebendas, pero esa no era su forma de actuar, pues no poseía la ductibilidad política que se requiere para comprar votos y personas.

La crisis entró en su etapa más explosiva cuando el Congreso inició el juicio político al Presidente de la República. Entonces el Partido Liberal Radical, viendo que la situación se tornaba desesperada, comunicó a Martínez Mera que había llegado el momento de nombrar a la persona que le sucedería en el cargo.

El Diputado Dr. Joaquín Dávila presentó la moción para privar al Presidente de su cargo “por culpabilidad en los manejos de los asuntos internacionales”. Martínez Mera se defendió en una exposición al Congreso y al conocer que el Senado tenía preparado el acuerdo que lo destituía, desechó la dictadura como solución final y viajó el 15 de octubre con su familia a Guayaquil, donde esperó los acontecimientos. El 17 fue privado legalmente del cargo y dos días después dirigió un mensaje a la nación, que terminaba así: “Al alejarme de la capital de la República no penséis ni aun los que habéis sido mis gratutitos enemigos, que llevo en mi pecho la más ligera huella de rencor. Nunca soñé ni con el poder ni con la venganza, sueño con la justicia. Me queda la satisfacción de que ni una lágrima se ha vertido por mi culpa, ni una gota de sangre ha salpicado mi ejercicio presidencial…”

Después aceptó desempeñar la Gerencia de la Agencia de Vapores fluviales de su amigo Manuel Granja Cevallos que cubría la ruta Guayaquil-Durán.

En 1.936 fue llamado por la Junta de Beneficencia para administrar el ramo de la Lotería, que mejoró sustancialmente aumentando las rentas, pero surgieron problemas por el reparto de las comisiones con el Inspector del ramo Dr. Francisco H. Ferruzola Morlas y prefirió renunciar a discutir.

En 1.937 Juan Francisco Marcos y Lorenzo Tous fundaron la “Sociedad Agrícola e Industrial” que resolvió poner en funcionamiento el ingenio San Carlos y lo nombraron Gerente fundador. En 1.940 se cambió a la villa esquinera de 9 de Octubre y Tungurahua, construida por su hijo el Ingeniero Héctor Martínez Torres con dinero de su propio peculio, ganado en el ejercicio de su profesión de constructor. En Mayo del año siguiente le sobrevino un infarto y se ausentó al “John Hopkins Hospital” de Baltimore donde fue tratado exitosamente y después de tres meses de descanso en diferentes lugares regresó a Guayaquil, sin conocer de la invasión peruana, que se le había ocultado por disposición médica.

En 1.942 presidió el Comité para la erección del mausoleo a Eloy Alfaro. Después de la revolución del 28 de Mayo de 1.944 los dirigentes obreros apresaron a los principales accionistas y funcionarios del Ingenio, acusándolos de ser “partícipes del régimen arroyista”. Entonces Martínez Mera viajó con un destacamento y restableció personalmente el orden, recibiendo el menoscabo propio que resulta de ésta clase de conflictos y renunció la gerencia en gesto de extraordinaria delicadeza para no enfrentar al ingenio con su enemigo jurado Velasco Ibarra. En 1.946 su amigo el Dr. Eduardo Salazar Gómez lo llevó a la Gerencia de la Flota Mercante Grancolombiana.

El lo. de Noviembre de 1.948 el Congreso Nacional acordó por unanimidad reconocerle que “había desempeñado el cargo de Presidente de la República con dignidad, honradez y patriotismo relevantes”. Tenía 73 años. La Junta de Beneficencia lo designó miembro de ella e Inspector principal de la Maternidad y allí trabajó lo más que pudo.

En 1.952 falleció en un accidente automovilístico su hijo: Gabriel. El 31 de Diciembre conmemoró sus Bodas de Oro matrimoniales.

En 1.955 fue designado Presidente de la Asamblea Liberal que candidatizó a la presidencia a Salazar Gómez. El 2 de Octubre sufrió otro infarto, cayó en seminconciencia y falleció a las 8 de la noche del 27 de Octubre, de 80 años de edad, siendo velado en su casa, como habían sido sus deseos.

De estatura baja, trigueño, nariz regular, ojos negros, bigote fino y pelo crespo. Parsimonioso, calmado y muy victoriano, “tuvo el defecto político de ser inflexible en sus principios y no creer en arreglos y componendas. Hombre de bien, incorruptible, pobre y de intachable conducta”. En su gestión presidencial fracasó por el fraude que le llevó al poder, por los ánimos caldeados tras la Guerra de los Cuatro días y ante un Congreso politizado y demagógico y como nunca fue muñidor, permitió que lo echaran sin que le hubieren probado los cargos formulados en su contra.

Fuente: Rodolfo Perez Pimentel

José Luis Tamayo

Posted in presidentes ecuatorianos with tags on noviembre 10, 2008 by edmolin657

JOSE LUIS TAMAYO TERAN
PRESIDENTE DE LA REPUBLICA.- Nació en Chanduy, Cantón Santa Elena, provincia del Guayas, el 29 de Julio de 1.858. Hijo legítimo de Manuel Tamayo Roca, comerciante ambateño quien pasó a Chanduy a mediados del siglo y se dedicó al cultivo de la orchilla, exportándola en sus barcos hacia el norte del Perú donde tenía muy buenos precios y era usada como tinte o colorante. En uno de esos viajes falleció de fiebre amarilla y su esposa Josefa Terán Martínez, al conocer por carta la mala noticia, gritó ¡Dios mío! sufrió un fulminante infarto y cayó muerta, dejando en la orfandad a sus hijos Dolores de cinco y José Luis de tres y dos años de edad, que fueron recogidos por su abuela materna, Jacinta Martínez profesora en Chanduy, quien les dio las primeras letras.

En 1.869 salvó la vida de su padrino de bautizo Luis de Tola y Avilés, que se ahogaba en las aguas embravecidas de Chanduy, en gratitud éste lo pidió para tenerlo en su casa de Guayaquil y matricularlo en el Colegio San Vicente del Guayas, donde dictaba sus cátedras y tenía fama de adusto y serio; pues antes de meterse a cura, había sido marino y guardaba la rígida disciplina militar en todos sus actos, de suerte que “templó al alma de su ahijado en los proyectos de una elevada moral y orientó su mentalidad por las sendas del saber y la cultura”. En 1.878 el joven se graduó de Bachiller con espléndidas calificaciones. Era de conducta arreglada y fino talento, vivía con otros estudiantes protegidos del ya Obispo Tola en los bajos de su casa de Víctor Manuel Rendón y P. Icaza (pues daba a ambas calles).

En 1.879 empezó a enseñar Latín en ese colegio, colaboró en la sección literaria del Diario “La Nación” y comenzó estudios de Jurisprudencia. De esta época son numerosas publicaciones de índole literaria aparecidas en diferentes periódicos y revistas de Guayaquil, especialmente en el semanario “El Cometa” el 83, donde también colaboraban Cesáreo Carrera, Nereo Cabezas, Simón Ceballos, Heráclito Vera, Carlos Carbo Viteri y Delfín B. Treviño.

El 1°. de Octubre de 1.886 y con Manuel Tama Vivero, arrendó la imprenta de Calvo y Cia. y asumió la dirección del gran trisemanario “Los Andes”, le dio más color local aumentando su información y en cuyas columnas escribió con altivez, patriotismo y justicia, protestó por el fusilamiento de Vargas Torres y por ello fue sindicado de conspirador y en Mayo del 87 notificado con una orden de confinio a la capital de la República.

Ese mismo año se incorporó de abogado y regresó a Guayaquil, volviendo al periodismo desde las columnas del “Diario de Avisos”, también tuvo a cargo una cátedra de literatura en el San Vicente del Guayas y con Manuel Tama Vivero fundó “La Revista Literaria” de corta duración, de aparición semanal y que se imprimía en los talleres de La Nación.

En 1.887 murió el Obispo Tola, no sin declarar: “si hubiera tenido un hijo, no habría sido tan bueno y cariñoso conmigo, como mi ahijado José Luis”.

Desde Septiembre de 1.888 colaboró en el diario vespertino “La Opinión Pública” que se editaba en la imprenta Bolívar. Entonces fue electo vocal fundador de las “Sociedad Liberal Republicana” que presidía el Dr. Juan Emilio Roca Andrade con la finalidad de publicar un periódico que se tituló “La Reforma” y presentar candidatos para las Cámaras del Senado y Diputados.

En 1.890 fue designado Síndico del Concejo Cantonal de Guayaquil, en 1.892 de la Sociedad Filantrópica del Guayas y con sus compañeros de labores en el “Diarios de Avisos”, José de Lapierre y Luis Felipe Carbo, formó una sociedad para editar una obra relacionada con la Exposición Universal de Chicago, viajando a los Estados Unidos y recogiendo numeroso material informativo y gráfico. A su regreso escribió la parte expositiva y la descripción política de “El Ecuador en Chicago” y el resto corrió de la pluma de José Antonio Campos. Dicha obra es un clásico de la literatura nacional y constituyó un éxito sin precedentes por la bondad de su lectura, profusión de gráficas y retratos y elegantes impresión.

En 1.895 formó parte del Comité investigador del bullado asunto de la venta de la bandera. El 18 de abril fue apresado por orden del Gobernador Gabriel Luque González, por ser redactor de El Grito del Pueblo y hubiera salido al destierro, pero el gobierno dio pie atrás y dispuso la libertad de los detenidos políticos.

Para la revolución liberal del 5 de Junio de 1.895 fue enviado a asumir la Jefatura Civil y Militar de Manabí. De regreso a Guayaquil pasó a ocupar la secretaría de la Gobernación, al arribo de Alfaro estuvo entre los oradores que hablaron en la gobernación y ocupó la subsecretaría del Ministerio del Interior de la dictadura, viajó a la Sierra con el Ejército, asistió a la batalla de Gatazo y después se hizo notar en Riobamba, al lado de Alfaro”.

“Entonces ocurrió el alejamiento de Carbo del Ministerio del Interior y fue designado en su reemplazo, entrando en Quito como vencedor. Terminada la campaña, Alfaro le ofreció el grado de Coronel que rehusó aceptar por considerarlo desproporcionado y renunció casi enseguida para regresar a Guayaquil, donde perdió la totalidad de sus bienes en el Incendio Grande de Octubre de 1.896.

En 1.897 fue electo Secretario de le Cámara de Comercio y Síndico de la Sociedad Filantrópica del Guayas. Ese año contrajo matrimonio con Esther Concha Torres, a quien había conocido en casa de Darío Egas Sánchez durante un bautizo. Fue un matrimonio modelo que tuvo seis hijos.

En 1.898 fue diputado por Esmeraldas, asistió al Congreso extraordinario y salió electo Presidente del Senado, repitiéndose dicho honor al año siguiente.

Durante la campaña presidencial de 1.901 apoyó como el resto de liberales la candidatura oficial del General Leonidas Plaza, quien le ofreció la cartera del Interior pero “rehusó marchar a la capital por el poco sueldo”. Meses después la provincia de Esmeraldas volvió a elegirlo Senador. En 1.902 fue Presidente de esa Cámara, ocurrió su alejamiento definitivo del alfarismo y pasó a la oposición.

En 1.905 apoyó la candidatura oficialistas de Lizardo García que triunfó ampliamente en las elecciones y Tamayo volvió a ser electo Presidente de la Cámara del Senado; mas, al producirse la revolución de Enero de 1.906 y el triunfo de Alfaro en los campos de Chasqui, se reintegró a sus actividades privadas y no volvió a participar en política sino hasta 1.907, en que, con motivo de la asonada contra Alfaro en la Gobernación del Guayas, su casa fue allanada y salió al Perú; de allí siguió a los Estados Unidos y Francia hasta que varios amigos gestionaron y obtuvieron su regreso.

Para entonces era uno de los más respetables miembros del foro guayaquileño, vivía con mucha holgura en una casa del malecón, con su esposa, hijos y suegra, la famosa “Misia Delfina de Concha, madre de héroes”, quien lo prefería de entre todos sus yernos porque era muy atento y la tenía en su casa y en alguna ocasión le había traído de vuelta una lora escapada hacia el vecindario.

En 1.912, cuando ocurrió el arrastre de Alfaro y sus tenientes y la consecuente revolución de su cuñado Carlos Concha, mantúvose neutral y por tal motivo creció su fama de verticalidad en el grupo liberal placista. En 1.916 sonó su nombre para ocupar la presidencia de la República pero se prefirió al Dr. Alfredo Baquerizo Moreno por el parentesco político que tenía con Plaza, según se rumoró entonces; sin embargo, se le ofreció a Tamayo designarlo sucesor de Baquerizo en 1.920.

Ese año fue miembro de la Junta Provincial del Partido Liberal del Guayas y se lanzó su candidatura frente a la del Dr. Gonzalo S. Córdova, que renunció con la promesa de ser elevado en 1.924, lo que efectivamente sucedió. Tamayo ascendió al poder el 1°. de Septiembre de 1.920 con 126.945 votos derrotando al candidato conservador. “El pueblo esperaba mucho de él por su nombre limpio y gran prestigio jurídico, porque tenía el más alto bufete profesional”; pero en el ejercicio del cargo decidió contar con elementos de todos los partidos y designó canciller al conservador Nicolás Clemente Ponce.

En Guayaquil, en cambio, para neutralizar la influencia política de Enrique Baquerizo Moreno, empezó a contar con los servicios del joven abogado Carlos A. Arroyo del Río, a quien protegió.

A esta política de acercamiento al conservadorismo, se llamaba “Nacional” y los miembros del Oficialismo dieron en alabarla, formándose el “Partido Nacional” de entre las filas de liberalismo tradicional; sin embargo, ya existía una generación de jóvenes idealistas que habían perdido la fe en el liberalismo y que estaba en pugna con la llamada política nacional del gobierno, que se agravó con la dura realidad económica que se vivía en 1.922 a causa de la caída de las exportaciones del cacao. En Noviembre ocurrió una huelga general en Guayaquil que fue degenerando en enfrentamiento con el ejército y en la mañana del 15 las calles estaban desiertas, los almacenes no abrieron sus puertas y se cortaron las comunicaciones.

El pueblo salió al medio día y desde las tres de la tarde fue dispersado a tiros por el Jefe de zona General Enrique Barriga, produciéndose más de quinientos muertos, la mayor parte de los cuales fueron arrojados al río. La oposición abrió todos sus frentes al gobierno, la prensa no silenció el crimen, el partido liberal se levantó en multitudinaria Asamblea y sus juventudes declararon la oposición al régimen siguiendo los nuevos caminos del socialismo y de otras tendencia de la izquierda revolucionaria; sin embargo, Tamayo no se doblegó, mostrándose inflexible en su política “Nacional” hasta el final; aun más, felicitó al ejército el 16 de Noviembre en los siguientes términos: “Estoy orgulloso de nuestro ejército y quisiera estar en esa ciudad para abrazar estrechamente en nombre de la Patria a cada uno de esos valientes y magnánimos camaradas”.

El 7 de Junio de 1.924 falleció la primera dama de la nación a consecuencia de un cáncer al seno y poco después concluyó el periodo, Tamayo entregó el mando al Dr. Córdova y se retiró “con las manos limpias y más pobre que nunca, a su soledad de filósofo desengañado de la política y con el juramento de no volver a aceptar ningún cargo público”; pues, era tan grande la reacción del país por la matanza de el 15 de noviembre que comprendía que ya no podía actuar en política. Durante su mandato empezó el desarrollo de la aviación nacional, se inauguró la pista de aterrizaje “Cóndor” en Durán, se iniciaron las obras de saneamiento de Guayaquil, se construyó el edificio de la gobernación del Guayas, se instaló el servició de faros en la costa y vinieron al país la Misiones militares de Italia y pedagógica de Alemania, funcionando la escuela Modelo.

Nuevamente en su estudio se negó sistemáticamente a aceptar homenajes o pensiones, rechazando la que le asignó el Congreso con la siguiente frase “Vivo muy honroso con mi pobreza”; sin embargo, en 1.940, desempeñó la presidencia sin sueldo del Concejo Cantonal y en 1.942 fue declarado “Mejor Ciudadano de Guayaquil”. Entonces vivía con su hijo José Luis y a raíz de la revolución del 28 de mayo de 1.944 fue a acompañarle en prisión, permaneciendo siete días en el cuartel hasta que se ordenó la libertad de su hijo y ambos se reintegraron al hogar.

A principios de Junio de 1.947 aún se mostraba activo y entusiasta. Diariamente concurría a su estudio y trabajaba hasta de noche, pero una tarde, cuando estaba redactando el testamento de Lautaro Aspiazu Carbo, fue atacado de un derrame cerebral que le imposibilitó continuarlo y volviéndose a su hijo le gritó: “Mijo, estoy perdido”.

Llevado a su casa permaneció 21 días enfermo en cama y aunque quería volver a su trabajo los médicos se lo impidieron, falleciendo el 7 de Julio a eso de las 2 y ¼ de la tarde. Su capilla ardiente se realizó al día siguiente y su sepelio tuvo grande acompañamiento.

Valiente, musculado y deportista. En cada aniversario de la Matanza del 15 de Noviembre paseaba por las calles y en una ocasión alguien quiso faltarle al respeto, pero se defendió con su bastón sacando en fuga a su agresor. Adusto en lo exterior, cariñoso y bondadoso en confianza, protegió a los suyos y a numerosos compadres, amigos y relacionados, con plata y personas, al punto que mensualmente distribuía numerosas ayudas. De cabellos canos, ojos café, cejas arqueadas, nariz recta, labios finos y contextura gruesa; amó el mar y cuando podía se escapaba a las playas, gozando sanamente de la naturaleza.

Además tenía la curiosa costumbre de dar limosna los sábados por la mañana a más de 50 pobres de la cuidad y era de ver las filas que se formaban en los bajos de su estudio.

Fuente: Rodolfo Perez Pimentel

 

Isidro Ayora Cueva

Posted in presidentes ecuatorianos with tags on octubre 12, 2008 by edmolin657

ISIDRO AYORA CUEVA
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA.- Nació el Loja el 31 de Agosto de 1.879. Hijo legitimo del Dr. Benjamín Ayora Armijos, médico, y de Beatriz Cueva Betancourt, lojanos.

En 1.885 ingresó a la escuela de los Hermanos Cristianos de su ciudad natal. En 1.890 inició la educación secundaria en el Colegio San Bernardo y el 17 de Julio de 1.897 se graduó de Bachiller en Filosofía y Letras. Al poco tiempo murió su padre y viajó a Quito a estudiar medicina en la Universidad Central. En 1.900 fundó con otros compañeros la Corporación de Estudios de Medicina, y dirigió su revista. En 1.901 fue profesor de Humanidades en el Instituto Nacional Mejía. En 1.902 fue interno del Hospital Eugenio Espejo y presidió la Corporación de Estudios de Medicina. En 1.904 ascendió a Oficial Mayor de la Secretaría de la Cámara del Senado y el 21 de Enero de 1.905 se graduó de Doctor en Medicina y Cirugía con la tesis “Leyes Biológicas y sus aplicaciones”.

Enseguida viajó a Alemania con sus compañeros Francisco Donoso Riofrío y Ángel Sáenz en goce de una beca de 500 francos mensuales para cada uno, que les concedió el general Leonidas Plaza, Presidente de la República. (1)

Estudió Obstetricia y Ginecología en la Universidad de Berlín y practicó en la Clínica de Mujeres de Dresden (Frauerklinik) después recordaría a su maestro el Dr. Leopold, quien había instaurado el Sistema de Historias
(1) Ayora había sido recomendado por su tío el Dr. Manuel Benigno Cueva Betancourt, ex-Vice Presidente de la República y persona muy influyente en el régimen.
Clínicas y solía recorrer las salas de las Maternidad a las 2 y 3 de la mañana para constatar personalmente la atención que se prestaba a cada una de las pacientes.

En 1.909 regresó a Quito y fue designado Profesor de Obstetricia de la Universidad Central y Director de la Maternidad. Este último cargo lo ejerció con brillantez hasta 1.929.

En 1.911 fundó atrás de la Alameda la Clínica Quirúrgica, en asocio con los Drs. Ángel Sáenz y Ricardo Villavicencio Ponce que llegó a ser la más prestigiosa de la capital. En 1.913 escribió “La pelvis de la mujer ecuatoriana” el 16 fue electo Diputado por Loja y concurrió al Congreso. El 17 ascendió a Decano de la Facultad de Medicina y el 17 contrajo matrimonio con la guayaquileña Laura Carbo Núñez y tuvieron tres hijos.

En 1.918 fundó y dirigió la Escuela de enfermeras y desempeñó el cargo de Consejero Municipal de Quito hasta 1.919. En 1.924 fue electo Presidente de la Cruz Roja Ecuatoriana, estableció la Primera Casa Cuna de la capital y ejerció la dirección del Hospital de San Juan de Dios. Ese año fue designado Concejal, presidió el Ayuntamiento y dio inicio a la canalización y dotación de agua potable, ganando fama de hombre trabajador, patriota y progresista.

El 9 de Julio de 1.925 estalló la revolución Juliana acaudillada en Quito por el Gen. Francisco Gómez de la Torre y en Guayaquil por el Comandante Ildefonso Mendoza y se formó una Junta de Gobierno con elementos independientes pero inexpertos, que instalaron los Tribunales Populares de Juzgamiento y acabaron con la dominación política del General Leonidas Plaza y la bancaria de Francisco Urbina Jado. Al poco tiempo surgieron poderosos intereses que trataron de desvirtuar los principios de la revolución. El 11 de Enero de 1.926 un complot militar de elementos placistas obtuvo la disolución de esa primera Junta.

Ayora se había convertido en sujeto conocido y respetado. Era el partero de moda, no solamente de las damas de la sociedad capitalina sino también de las mujeres del pueblo llano pues a las unas atendía en su Clínica y a las otras en la Maternidad, y ejercía a conciencia y en forma moderna y científica la cirugía. Sus nexos con el General Leonidas Plaza, de cuya esposa era médico personal y con sus parientes los poderosos políticos Cueva, motivaron al Dr. Humberto Albornoz Tabares -Candidato de los banqueros de Quito para presidirla- a proponerle una de las Vocalías de este segundo gobierno provisional, pero Ayora se excusó conciente de que no era político sino profesional. Más, cuando le insistieron, recordó que su proyecto de Ley de Asistencia Pública no fue aprobado por un Congreso anterior al que asistiera, ni tampoco el Proyecto de Ley de Sanidad del Dr. Pablo Arturo Suárez y dijole a Albornoz que solamente aceptaría con la condición que se expidiera como leyes esos importantes proyectos. En dicha Segunda Junta de Gobierno desempeñó con brillantez las carteras de Previsión Social. Trabajo y Agricultura. Los otros miembros fueron Humberto Albornoz, Julio E, Moreno, Homero Viteri Lafronte, Adolfo Hidalgo Nevárez y José Antonio Gómez Gault. Actuó en la Secretaría Pedro Leopoldo Núñez.

En Febrero se realizó en Quito una Conferencia bancaria y durante el baile que sus miembros ofrecieron en el Club Pichincha se resolvió terminar con dicha Segunda Junta, porque la disgregación de poderes se había convertido en obstáculo insalvable para realizar las reformas. El 1o. de Marzo se estructuró una Junta Suprema Militar que sorpresivamente designó Presidente provisional de la República a Ayora, con Facultades Omnímodas. Había terminado la Revolución Juliana para dar paso a un nuevo grupo político que se proponía centralizar al país. Ayora comenzó a restringir la libertad de prensa, clausuró numerosos periódicos pequeños y hasta dos grandes “El Guante” de Guayaquil que no volvió a aparecer y “El Día” de Quito cuyo director Ricardo Jaramillo y sus principales redactores Pio Jaramillo Alvarado, a) Petronio y Leonidas García fueron desterrados. Ante la creciente popularidad de Jacinto Jijón y Caamaño, apoteósicamente recibido a su retorno del exilio, volvió a expatriarlo. También desterró a los dirigentes conservadores Moisés Luna, Alejandro Lemus y Vicente Nieto, éste último, el popular Director de “Fray Gerundio”, periódico que tampoco volvió a aparecer.

Se multiplicaron las prisiones y confinios al oriente y a las Islas Galápagos, agravadas con fuertes multas a los perseguidos. El Gobierno suprimió la Junta Central Militar y a las de las otras provinciales, encarceló y persiguió duramente a los que se atrevían a combatir sus reformas, estableció cuantiosas multas para los conspiradores ricos y el confinio para los conspiradores contumaces. (2)

 

(2) Ayora desató las formas más brutales de represión al movimiento de izquierda obrero y popular desde la masacre del 15 de Noviembre: confinio a las Islas Galápagos, cierre de periódicos, detenciones inconstitucionales arbitrarias e incluso bala en las calles, fueron sus expedientes. Todo ello destinado a hacer disminuir la creciente influencia socialista, especialmente en la costa ecuatoriana.
En lo concerniente a la cuestión obrera se mostró despótico y hasta atrabiliario. En 1.927 clausuro el periódico “Confederación Obrera”, enseguida persiguió a la Federación Agrícola de Naranjito. El 8 de Febrero de 1.931 impidió violentamente la reunión de un Congreso de Obreros Agrícolas y Campesino”: en Cayambe auspiciado por el socialismo, buscando agrupar a las comunidades campesinas de Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha e Imbabura en base de las cuales se estructuraría una federación de Campesinos y trabajadores agrícolas. Para justificar la persecución y ocupación militar de la zona, el régimen aseguró que “El buen nombre de la Patria se encontraba amenazado de continuo por la insidia comunista, que en toda forma y a toda hora estaba incitando al tumulto y a la rebeldía.”
En un ambiente de amilanamiento logró Ayora realizar sus planes: reducir la deuda que sobre el Estado habían acumulado los bancos, multarlos por las emisiones ilegales, incautar el metálico que guardaban en las bóvedas a fin de constituir con él las reservas de oro del nuevo Banco Central Nacional.

Entonces se emitieron nuevas monedas y el país se inundó de “ayoras” y de “lauritas”, nombres con los que el pueblo bautizó a las monedas de 100 y 50 centavos en honor al Presidente y a la Primera Dama de la nación. Era lo único que se podía ver del anterior metálico, pues, el oro, dobles cóndores y cóndores, de 50 y 25 sucres respectivamente fue enviado a Inglaterra y a los Estados Unidos en calidad de depósito.

Por eso fue que el gobierno entró en la época de las vacas gordas y después de pagar espléndidamente a una burocracia numerosísima y despilfarrar, efectuar numerosos ascensos y mejorar la condición del ejército, todavía tenía una sobra de varios millones en los renglones del reserva del Presupuesto Nacional.

La dictadura también sirvió para que el odiado General Leonidas Plaza pudiera volver tranquilamente al país. (3)

En lo positivo Ayora creó en Junio del 26 la Caja de Emisión y Amortización que luego se transformó en el Banco Central. En Octubre arribó al país la Misión Kenmerer por cinco meses para modernizar la administración Publica, presidida por el famoso profesor de Economía de la Universidad de Princeton Dr. Edwin Walter Kenmerer.
(3) A la larga Ayora fue una ficha útil en la configuración del Sistema Placista permitiendo la prolongación del Viejo orden al nuevo orden.
El 10 de Agosto del 27 se inauguró el Banco Hipotecario luego convertido en Banco Nacional de Fomento, en apoyo a los agricultores del país. En Mayo del 28 se fundó la Caja de Pensiones y Jubilaciones, en Julio el Instituto Geográfico Militar, en Agosto la Procuraduría General de la Nación, en Diciembre la Contraloría, las Direcciones del Tesoro y de Ingresos, la Comisión Permanente del Presupuesto, la Dirección General de Aduanas, la Superintendencia de Banco y la Dirección de Suministros del Estado. En otras palabras, creó entidades nuevas y cambió de nombre a otras existentes.

En Agosto de 1.928 reunió una Asamblea Nacional Constituyente con Diputados propios que el 9 de Octubre le designaron Presidente Interino y el 17 de Abril de 1.929 Presidente Constitucional de la República para el período 1.928-32. La Asamblea fue memorable porque incorporó los recursos de Habeas Corpus, concedió el Voto a la Mujer y creó las representaciones funcionales para los Profesores. Obreros y Campesinos. (4)

Se había encauzado a la revolución Juliana institucionalizándola y al mismo tiempo desvirtuando sus fines y objetivos populares, pero se sentaron tas bases de la actual administración pública. El poder siguió en manos de los políticos y el fermento social y económico existente en 1.925, producto del desnivel, siguió latente; incidiendo en el triste panorama nacional. La pobreza se agudizó más que nunca a causa de la baja de nuestras exportaciones. Aumentó la desocupación por las pestes del cacao y cuando la depresión mundial de Noviembre de 1.929 provocó la quiebra de la Bolsa de Valores de New York y una contracción mundial. Ayora se enfrentó al mayor problema económico del siglo y perdió el apoyo militar debido a un incidente nimio.

En efecto, en Agosto del 31 resultó que el Ministro de Guerra Cor. Carlos Guerrero, antiguo oficial Juliano, previno a los Oficiales en servicio que no se afiliaran a la Masonería y como los llamó a su despacho a firmar un compromiso, encontró que algunos se negaban a hacerlo y en su descontento comenzaron poco después a conspirar en el Cuartel de Ingenieros. Entonces Guerrero dispuso el cambio de Jefe en esa unidad y envió al nuevo Jefe, que fue detenido a las cinco de la tarde del Domingo 23 de Agosto de 1.931, con los dos altos Oficiales que le acompañaban.

Al saber Ayora la noticia concurrió a otras unidades inútilmente, pues no encontró apoyo en ninguna, por lo cual designó al recién llegado Cor. Luis Larrea Alba, nuevo Ministro de Gobierno, para que legalmente le sucediera en el mando y renunció, volviendo a su ejercicio profesional tras cinco años en Palacio. Estaba pobre pues siempre fue un hombre honorable.

En 1.940 fue designado Miembro de la Junta Consultiva de Ministerio de Relaciones Exteriores. El 42, habiendo adquirido la hacienda San Antonio de Uyumbicho, fue presidente fundador de la Asociación Holstein Friesian del Ecuador, luego llamada “Asociación de Ganaderos”, entidad que manejada por muchos años por Galo Plaza Lasso, se transformó en monopolio todopoderoso que regulaba los precios de la leche en el país.

En 1.946 falleció su esposa y aceptó la invitación de su hija Laura Ayora de Holbrook, que vivía con su esposo y tres hijos en el valle de San Fernando en California. Allí se dedicó al descanso y la floricultura por seis años. El 51 el Presidente Galo Plaza le rindió público homenaje. En 1.952
(4) En las siguientes Constituciones se aumentaron dichas Representaciones Funcionales, otorgándolas a las oligarquías y grupos institucionalizados de presión (La Prensa, entiéndase a los dueños de periódicos; la Industria de la Sierra y de la Costa, el Comercio de la Sierra y de la Costa (capitalismo oligárquico) las Fuerzas Armadas (Nuevo grupo económico) etc. ¡Una verdadera inmoralidad! I todo ello en nombre de unas mal llamadas “Fuerzas Vivas” o grupo minúsculos de poder. Felizmente en la actual Constitución ya no consta este tipo de sinvergüencerías.
recibió una carta suscrita por numerosos amigos afectos al régimen y habitantes de la capital, quienes le pidieron que aceptara la candidatura a la Presidencia de la República, pero se excusó en razón de sus 72 años de edad.

Ese año volvió a su ejercicio profesional en la Clínica Isidro Ayora y nuevamente fue electo Presidente de la Asociación Holstein Friesian. El 54 presidió la Sociedad Médico Quirúrgica de Quito. El 55 celebró sus Bodas de Oro Profesionales y la Universidad de Berlín le concedió el Doctorado Honoris Causa. En 1.957 fue otra vez Director de la Maternidad Isidro Ayora de Quito.

Faltando poco meses para cumplir 100 años aún se le veía fuerte y saludable aunque, como es natural, ya no trabajaba. De pronto empezó a sentirse cansado y falleció de vejez, el 22 de Marzo de 1.978, dejando para su publicación numerosos Discursos, artículos periodísticos y trabajos científicos presentados en diversos Congresos de Medicina.

La historia le tiene por patriota y buen gobernante aunque se asesoró con los miembros de la sociedad Jurídico-Literaria de Quito, amigos y contertulios de su Ministro de Gobierno Julio E. Moreno, que fue quien ejercitó el poder con mano fuerte y a nombre de un liberalismo desdibujado y decadente que ya no significaba nada en el País y que recibió su golpe de gracia con la revolución populista del 28 de Mayo de 1.944.

La dictadura Ayora – Moreno ha sido calificada de tediosa, aburrida y oprobiosa por Raúl Andrade, pues inauguró un estilo chismoso, de correveidiles y soplones de toda laya, encargados de transmitir a las autoridades los rumores en curso. Las nuevas autoridades eran solemnes, insufladas y vanidosas, en realidad advenedizas, aunque sin duda la tarea de gobernar se había vuelto por demás dificultosa a fines de los años 20, cuando el fascismo italiano empezó a gravitar sobre el país en forma insidiosa y a través de nuestros líderes conservadores, que desafiaban al liberalismo y al sistema laico de gobierno con el mito político de Cristo Rey y la Dolorosa del Colegio (antes conocida como Virgen del Parpadeo) que en popularidad había desplazado a la del Quinche por la propaganda permanente de los jesuitas.

Estatura baja, rostro rojizo, labios gruesos, pómulos salientes, trato exquisito y cortesano aunque sin afectación De los primeros científicos en practicar en Quito la obstetricia moderna. Político sereno, pero firme, superó la crisis de la revolución pero fue impotente para solucionar la recesión, el desempleo y los problemas generados por la baja de la producción del cacao. Su Ministro de Gobierno fue el factatum de los múltiples abusos que se cometieron por entonces.

 

ISIDRO AYORA CUEVA
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA.- Nació el Loja el 31 de Agosto de 1.879. Hijo legitimo del Dr. Benjamín Ayora Armijos, médico, y de Beatriz Cueva Betancourt, lojanos.

En 1.885 ingresó a la escuela de los Hermanos Cristianos de su ciudad natal. En 1.890 inició la educación secundaria en el Colegio San Bernardo y el 17 de Julio de 1.897 se graduó de Bachiller en Filosofía y Letras. Al poco tiempo murió su padre y viajó a Quito a estudiar medicina en la Universidad Central. En 1.900 fundó con otros compañeros la Corporación de Estudios de Medicina, y dirigió su revista. En 1.901 fue profesor de Humanidades en el Instituto Nacional Mejía. En 1.902 fue interno del Hospital Eugenio Espejo y presidió la Corporación de Estudios de Medicina. En 1.904 ascendió a Oficial Mayor de la Secretaría de la Cámara del Senado y el 21 de Enero de 1.905 se graduó de Doctor en Medicina y Cirugía con la tesis “Leyes Biológicas y sus aplicaciones”.

Enseguida viajó a Alemania con sus compañeros Francisco Donoso Riofrío y Ángel Sáenz en goce de una beca de 500 francos mensuales para cada uno, que les concedió el general Leonidas Plaza, Presidente de la República. (1)

Estudió Obstetricia y Ginecología en la Universidad de Berlín y practicó en la Clínica de Mujeres de Dresden (Frauerklinik) después recordaría a su maestro el Dr. Leopold, quien había instaurado el Sistema de Historias
(1) Ayora había sido recomendado por su tío el Dr. Manuel Benigno Cueva Betancourt, ex-Vice Presidente de la República y persona muy influyente en el régimen.
Clínicas y solía recorrer las salas de las Maternidad a las 2 y 3 de la mañana para constatar personalmente la atención que se prestaba a cada una de las pacientes.

En 1.909 regresó a Quito y fue designado Profesor de Obstetricia de la Universidad Central y Director de la Maternidad. Este último cargo lo ejerció con brillantez hasta 1.929.

En 1.911 fundó atrás de la Alameda la Clínica Quirúrgica, en asocio con los Drs. Ángel Sáenz y Ricardo Villavicencio Ponce que llegó a ser la más prestigiosa de la capital. En 1.913 escribió “La pelvis de la mujer ecuatoriana” el 16 fue electo Diputado por Loja y concurrió al Congreso. El 17 ascendió a Decano de la Facultad de Medicina y el 17 contrajo matrimonio con la guayaquileña Laura Carbo Núñez y tuvieron tres hijos.

En 1.918 fundó y dirigió la Escuela de enfermeras y desempeñó el cargo de Consejero Municipal de Quito hasta 1.919. En 1.924 fue electo Presidente de la Cruz Roja Ecuatoriana, estableció la Primera Casa Cuna de la capital y ejerció la dirección del Hospital de San Juan de Dios. Ese año fue designado Concejal, presidió el Ayuntamiento y dio inicio a la canalización y dotación de agua potable, ganando fama de hombre trabajador, patriota y progresista.

El 9 de Julio de 1.925 estalló la revolución Juliana acaudillada en Quito por el Gen. Francisco Gómez de la Torre y en Guayaquil por el Comandante Ildefonso Mendoza y se formó una Junta de Gobierno con elementos independientes pero inexpertos, que instalaron los Tribunales Populares de Juzgamiento y acabaron con la dominación política del General Leonidas Plaza y la bancaria de Francisco Urbina Jado. Al poco tiempo surgieron poderosos intereses que trataron de desvirtuar los principios de la revolución. El 11 de Enero de 1.926 un complot militar de elementos placistas obtuvo la disolución de esa primera Junta.

Ayora se había convertido en sujeto conocido y respetado. Era el partero de moda, no solamente de las damas de la sociedad capitalina sino también de las mujeres del pueblo llano pues a las unas atendía en su Clínica y a las otras en la Maternidad, y ejercía a conciencia y en forma moderna y científica la cirugía. Sus nexos con el General Leonidas Plaza, de cuya esposa era médico personal y con sus parientes los poderosos políticos Cueva, motivaron al Dr. Humberto Albornoz Tabares -Candidato de los banqueros de Quito para presidirla- a proponerle una de las Vocalías de este segundo gobierno provisional, pero Ayora se excusó conciente de que no era político sino profesional. Más, cuando le insistieron, recordó que su proyecto de Ley de Asistencia Pública no fue aprobado por un Congreso anterior al que asistiera, ni tampoco el Proyecto de Ley de Sanidad del Dr. Pablo Arturo Suárez y dijole a Albornoz que solamente aceptaría con la condición que se expidiera como leyes esos importantes proyectos. En dicha Segunda Junta de Gobierno desempeñó con brillantez las carteras de Previsión Social. Trabajo y Agricultura. Los otros miembros fueron Humberto Albornoz, Julio E, Moreno, Homero Viteri Lafronte, Adolfo Hidalgo Nevárez y José Antonio Gómez Gault. Actuó en la Secretaría Pedro Leopoldo Núñez.

En Febrero se realizó en Quito una Conferencia bancaria y durante el baile que sus miembros ofrecieron en el Club Pichincha se resolvió terminar con dicha Segunda Junta, porque la disgregación de poderes se había convertido en obstáculo insalvable para realizar las reformas. El 1o. de Marzo se estructuró una Junta Suprema Militar que sorpresivamente designó Presidente provisional de la República a Ayora, con Facultades Omnímodas. Había terminado la Revolución Juliana para dar paso a un nuevo grupo político que se proponía centralizar al país. Ayora comenzó a restringir la libertad de prensa, clausuró numerosos periódicos pequeños y hasta dos grandes “El Guante” de Guayaquil que no volvió a aparecer y “El Día” de Quito cuyo director Ricardo Jaramillo y sus principales redactores Pio Jaramillo Alvarado, a) Petronio y Leonidas García fueron desterrados. Ante la creciente popularidad de Jacinto Jijón y Caamaño, apoteósicamente recibido a su retorno del exilio, volvió a expatriarlo. También desterró a los dirigentes conservadores Moisés Luna, Alejandro Lemus y Vicente Nieto, éste último, el popular Director de “Fray Gerundio”, periódico que tampoco volvió a aparecer.

Se multiplicaron las prisiones y confinios al oriente y a las Islas Galápagos, agravadas con fuertes multas a los perseguidos. El Gobierno suprimió la Junta Central Militar y a las de las otras provinciales, encarceló y persiguió duramente a los que se atrevían a combatir sus reformas, estableció cuantiosas multas para los conspiradores ricos y el confinio para los conspiradores contumaces. (2)

 

(2) Ayora desató las formas más brutales de represión al movimiento de izquierda obrero y popular desde la masacre del 15 de Noviembre: confinio a las Islas Galápagos, cierre de periódicos, detenciones inconstitucionales arbitrarias e incluso bala en las calles, fueron sus expedientes. Todo ello destinado a hacer disminuir la creciente influencia socialista, especialmente en la costa ecuatoriana.
En lo concerniente a la cuestión obrera se mostró despótico y hasta atrabiliario. En 1.927 clausuro el periódico “Confederación Obrera”, enseguida persiguió a la Federación Agrícola de Naranjito. El 8 de Febrero de 1.931 impidió violentamente la reunión de un Congreso de Obreros Agrícolas y Campesino”: en Cayambe auspiciado por el socialismo, buscando agrupar a las comunidades campesinas de Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha e Imbabura en base de las cuales se estructuraría una federación de Campesinos y trabajadores agrícolas. Para justificar la persecución y ocupación militar de la zona, el régimen aseguró que “El buen nombre de la Patria se encontraba amenazado de continuo por la insidia comunista, que en toda forma y a toda hora estaba incitando al tumulto y a la rebeldía.”
En un ambiente de amilanamiento logró Ayora realizar sus planes: reducir la deuda que sobre el Estado habían acumulado los bancos, multarlos por las emisiones ilegales, incautar el metálico que guardaban en las bóvedas a fin de constituir con él las reservas de oro del nuevo Banco Central Nacional.

Entonces se emitieron nuevas monedas y el país se inundó de “ayoras” y de “lauritas”, nombres con los que el pueblo bautizó a las monedas de 100 y 50 centavos en honor al Presidente y a la Primera Dama de la nación. Era lo único que se podía ver del anterior metálico, pues, el oro, dobles cóndores y cóndores, de 50 y 25 sucres respectivamente fue enviado a Inglaterra y a los Estados Unidos en calidad de depósito.

Por eso fue que el gobierno entró en la época de las vacas gordas y después de pagar espléndidamente a una burocracia numerosísima y despilfarrar, efectuar numerosos ascensos y mejorar la condición del ejército, todavía tenía una sobra de varios millones en los renglones del reserva del Presupuesto Nacional.

La dictadura también sirvió para que el odiado General Leonidas Plaza pudiera volver tranquilamente al país. (3)

En lo positivo Ayora creó en Junio del 26 la Caja de Emisión y Amortización que luego se transformó en el Banco Central. En Octubre arribó al país la Misión Kenmerer por cinco meses para modernizar la administración Publica, presidida por el famoso profesor de Economía de la Universidad de Princeton Dr. Edwin Walter Kenmerer.
(3) A la larga Ayora fue una ficha útil en la configuración del Sistema Placista permitiendo la prolongación del Viejo orden al nuevo orden.
El 10 de Agosto del 27 se inauguró el Banco Hipotecario luego convertido en Banco Nacional de Fomento, en apoyo a los agricultores del país. En Mayo del 28 se fundó la Caja de Pensiones y Jubilaciones, en Julio el Instituto Geográfico Militar, en Agosto la Procuraduría General de la Nación, en Diciembre la Contraloría, las Direcciones del Tesoro y de Ingresos, la Comisión Permanente del Presupuesto, la Dirección General de Aduanas, la Superintendencia de Banco y la Dirección de Suministros del Estado. En otras palabras, creó entidades nuevas y cambió de nombre a otras existentes.

En Agosto de 1.928 reunió una Asamblea Nacional Constituyente con Diputados propios que el 9 de Octubre le designaron Presidente Interino y el 17 de Abril de 1.929 Presidente Constitucional de la República para el período 1.928-32. La Asamblea fue memorable porque incorporó los recursos de Habeas Corpus, concedió el Voto a la Mujer y creó las representaciones funcionales para los Profesores. Obreros y Campesinos. (4)

Se había encauzado a la revolución Juliana institucionalizándola y al mismo tiempo desvirtuando sus fines y objetivos populares, pero se sentaron tas bases de la actual administración pública. El poder siguió en manos de los políticos y el fermento social y económico existente en 1.925, producto del desnivel, siguió latente; incidiendo en el triste panorama nacional. La pobreza se agudizó más que nunca a causa de la baja de nuestras exportaciones. Aumentó la desocupación por las pestes del cacao y cuando la depresión mundial de Noviembre de 1.929 provocó la quiebra de la Bolsa de Valores de New York y una contracción mundial. Ayora se enfrentó al mayor problema económico del siglo y perdió el apoyo militar debido a un incidente nimio.

En efecto, en Agosto del 31 resultó que el Ministro de Guerra Cor. Carlos Guerrero, antiguo oficial Juliano, previno a los Oficiales en servicio que no se afiliaran a la Masonería y como los llamó a su despacho a firmar un compromiso, encontró que algunos se negaban a hacerlo y en su descontento comenzaron poco después a conspirar en el Cuartel de Ingenieros. Entonces Guerrero dispuso el cambio de Jefe en esa unidad y envió al nuevo Jefe, que fue detenido a las cinco de la tarde del Domingo 23 de Agosto de 1.931, con los dos altos Oficiales que le acompañaban.

Al saber Ayora la noticia concurrió a otras unidades inútilmente, pues no encontró apoyo en ninguna, por lo cual designó al recién llegado Cor. Luis Larrea Alba, nuevo Ministro de Gobierno, para que legalmente le sucediera en el mando y renunció, volviendo a su ejercicio profesional tras cinco años en Palacio. Estaba pobre pues siempre fue un hombre honorable.

En 1.940 fue designado Miembro de la Junta Consultiva de Ministerio de Relaciones Exteriores. El 42, habiendo adquirido la hacienda San Antonio de Uyumbicho, fue presidente fundador de la Asociación Holstein Friesian del Ecuador, luego llamada “Asociación de Ganaderos”, entidad que manejada por muchos años por Galo Plaza Lasso, se transformó en monopolio todopoderoso que regulaba los precios de la leche en el país.

En 1.946 falleció su esposa y aceptó la invitación de su hija Laura Ayora de Holbrook, que vivía con su esposo y tres hijos en el valle de San Fernando en California. Allí se dedicó al descanso y la floricultura por seis años. El 51 el Presidente Galo Plaza le rindió público homenaje. En 1.952
(4) En las siguientes Constituciones se aumentaron dichas Representaciones Funcionales, otorgándolas a las oligarquías y grupos institucionalizados de presión (La Prensa, entiéndase a los dueños de periódicos; la Industria de la Sierra y de la Costa, el Comercio de la Sierra y de la Costa (capitalismo oligárquico) las Fuerzas Armadas (Nuevo grupo económico) etc. ¡Una verdadera inmoralidad! I todo ello en nombre de unas mal llamadas “Fuerzas Vivas” o grupo minúsculos de poder. Felizmente en la actual Constitución ya no consta este tipo de sinvergüencerías.
recibió una carta suscrita por numerosos amigos afectos al régimen y habitantes de la capital, quienes le pidieron que aceptara la candidatura a la Presidencia de la República, pero se excusó en razón de sus 72 años de edad.

Ese año volvió a su ejercicio profesional en la Clínica Isidro Ayora y nuevamente fue electo Presidente de la Asociación Holstein Friesian. El 54 presidió la Sociedad Médico Quirúrgica de Quito. El 55 celebró sus Bodas de Oro Profesionales y la Universidad de Berlín le concedió el Doctorado Honoris Causa. En 1.957 fue otra vez Director de la Maternidad Isidro Ayora de Quito.

Faltando poco meses para cumplir 100 años aún se le veía fuerte y saludable aunque, como es natural, ya no trabajaba. De pronto empezó a sentirse cansado y falleció de vejez, el 22 de Marzo de 1.978, dejando para su publicación numerosos Discursos, artículos periodísticos y trabajos científicos presentados en diversos Congresos de Medicina.

La historia le tiene por patriota y buen gobernante aunque se asesoró con los miembros de la sociedad Jurídico-Literaria de Quito, amigos y contertulios de su Ministro de Gobierno Julio E. Moreno, que fue quien ejercitó el poder con mano fuerte y a nombre de un liberalismo desdibujado y decadente que ya no significaba nada en el País y que recibió su golpe de gracia con la revolución populista del 28 de Mayo de 1.944.

La dictadura Ayora – Moreno ha sido calificada de tediosa, aburrida y oprobiosa por Raúl Andrade, pues inauguró un estilo chismoso, de correveidiles y soplones de toda laya, encargados de transmitir a las autoridades los rumores en curso. Las nuevas autoridades eran solemnes, insufladas y vanidosas, en realidad advenedizas, aunque sin duda la tarea de gobernar se había vuelto por demás dificultosa a fines de los años 20, cuando el fascismo italiano empezó a gravitar sobre el país en forma insidiosa y a través de nuestros líderes conservadores, que desafiaban al liberalismo y al sistema laico de gobierno con el mito político de Cristo Rey y la Dolorosa del Colegio (antes conocida como Virgen del Parpadeo) que en popularidad había desplazado a la del Quinche por la propaganda permanente de los jesuitas.

Estatura baja, rostro rojizo, labios gruesos, pómulos salientes, trato exquisito y cortesano aunque sin afectación De los primeros científicos en practicar en Quito la obstetricia moderna. Político sereno, pero firme, superó la crisis de la revolución pero fue impotente para solucionar la recesión, el desempleo y los problemas generados por la baja de la producción del cacao. Su Ministro de Gobierno fue el factatum de los múltiples abusos que se cometieron por entonces.

 

ISIDRO AYORA CUEVA
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA.- Nació el Loja el 31 de Agosto de 1.879. Hijo legitimo del Dr. Benjamín Ayora Armijos, médico, y de Beatriz Cueva Betancourt, lojanos.

En 1.885 ingresó a la escuela de los Hermanos Cristianos de su ciudad natal. En 1.890 inició la educación secundaria en el Colegio San Bernardo y el 17 de Julio de 1.897 se graduó de Bachiller en Filosofía y Letras. Al poco tiempo murió su padre y viajó a Quito a estudiar medicina en la Universidad Central. En 1.900 fundó con otros compañeros la Corporación de Estudios de Medicina, y dirigió su revista. En 1.901 fue profesor de Humanidades en el Instituto Nacional Mejía. En 1.902 fue interno del Hospital Eugenio Espejo y presidió la Corporación de Estudios de Medicina. En 1.904 ascendió a Oficial Mayor de la Secretaría de la Cámara del Senado y el 21 de Enero de 1.905 se graduó de Doctor en Medicina y Cirugía con la tesis “Leyes Biológicas y sus aplicaciones”.

Enseguida viajó a Alemania con sus compañeros Francisco Donoso Riofrío y Ángel Sáenz en goce de una beca de 500 francos mensuales para cada uno, que les concedió el general Leonidas Plaza, Presidente de la República. (1)

Estudió Obstetricia y Ginecología en la Universidad de Berlín y practicó en la Clínica de Mujeres de Dresden (Frauerklinik) después recordaría a su maestro el Dr. Leopold, quien había instaurado el Sistema de Historias
(1) Ayora había sido recomendado por su tío el Dr. Manuel Benigno Cueva Betancourt, ex-Vice Presidente de la República y persona muy influyente en el régimen.
Clínicas y solía recorrer las salas de las Maternidad a las 2 y 3 de la mañana para constatar personalmente la atención que se prestaba a cada una de las pacientes.

En 1.909 regresó a Quito y fue designado Profesor de Obstetricia de la Universidad Central y Director de la Maternidad. Este último cargo lo ejerció con brillantez hasta 1.929.

En 1.911 fundó atrás de la Alameda la Clínica Quirúrgica, en asocio con los Drs. Ángel Sáenz y Ricardo Villavicencio Ponce que llegó a ser la más prestigiosa de la capital. En 1.913 escribió “La pelvis de la mujer ecuatoriana” el 16 fue electo Diputado por Loja y concurrió al Congreso. El 17 ascendió a Decano de la Facultad de Medicina y el 17 contrajo matrimonio con la guayaquileña Laura Carbo Núñez y tuvieron tres hijos.

En 1.918 fundó y dirigió la Escuela de enfermeras y desempeñó el cargo de Consejero Municipal de Quito hasta 1.919. En 1.924 fue electo Presidente de la Cruz Roja Ecuatoriana, estableció la Primera Casa Cuna de la capital y ejerció la dirección del Hospital de San Juan de Dios. Ese año fue designado Concejal, presidió el Ayuntamiento y dio inicio a la canalización y dotación de agua potable, ganando fama de hombre trabajador, patriota y progresista.

El 9 de Julio de 1.925 estalló la revolución Juliana acaudillada en Quito por el Gen. Francisco Gómez de la Torre y en Guayaquil por el Comandante Ildefonso Mendoza y se formó una Junta de Gobierno con elementos independientes pero inexpertos, que instalaron los Tribunales Populares de Juzgamiento y acabaron con la dominación política del General Leonidas Plaza y la bancaria de Francisco Urbina Jado. Al poco tiempo surgieron poderosos intereses que trataron de desvirtuar los principios de la revolución. El 11 de Enero de 1.926 un complot militar de elementos placistas obtuvo la disolución de esa primera Junta.

Ayora se había convertido en sujeto conocido y respetado. Era el partero de moda, no solamente de las damas de la sociedad capitalina sino también de las mujeres del pueblo llano pues a las unas atendía en su Clínica y a las otras en la Maternidad, y ejercía a conciencia y en forma moderna y científica la cirugía. Sus nexos con el General Leonidas Plaza, de cuya esposa era médico personal y con sus parientes los poderosos políticos Cueva, motivaron al Dr. Humberto Albornoz Tabares -Candidato de los banqueros de Quito para presidirla- a proponerle una de las Vocalías de este segundo gobierno provisional, pero Ayora se excusó conciente de que no era político sino profesional. Más, cuando le insistieron, recordó que su proyecto de Ley de Asistencia Pública no fue aprobado por un Congreso anterior al que asistiera, ni tampoco el Proyecto de Ley de Sanidad del Dr. Pablo Arturo Suárez y dijole a Albornoz que solamente aceptaría con la condición que se expidiera como leyes esos importantes proyectos. En dicha Segunda Junta de Gobierno desempeñó con brillantez las carteras de Previsión Social. Trabajo y Agricultura. Los otros miembros fueron Humberto Albornoz, Julio E, Moreno, Homero Viteri Lafronte, Adolfo Hidalgo Nevárez y José Antonio Gómez Gault. Actuó en la Secretaría Pedro Leopoldo Núñez.

En Febrero se realizó en Quito una Conferencia bancaria y durante el baile que sus miembros ofrecieron en el Club Pichincha se resolvió terminar con dicha Segunda Junta, porque la disgregación de poderes se había convertido en obstáculo insalvable para realizar las reformas. El 1o. de Marzo se estructuró una Junta Suprema Militar que sorpresivamente designó Presidente provisional de la República a Ayora, con Facultades Omnímodas. Había terminado la Revolución Juliana para dar paso a un nuevo grupo político que se proponía centralizar al país. Ayora comenzó a restringir la libertad de prensa, clausuró numerosos periódicos pequeños y hasta dos grandes “El Guante” de Guayaquil que no volvió a aparecer y “El Día” de Quito cuyo director Ricardo Jaramillo y sus principales redactores Pio Jaramillo Alvarado, a) Petronio y Leonidas García fueron desterrados. Ante la creciente popularidad de Jacinto Jijón y Caamaño, apoteósicamente recibido a su retorno del exilio, volvió a expatriarlo. También desterró a los dirigentes conservadores Moisés Luna, Alejandro Lemus y Vicente Nieto, éste último, el popular Director de “Fray Gerundio”, periódico que tampoco volvió a aparecer.

Se multiplicaron las prisiones y confinios al oriente y a las Islas Galápagos, agravadas con fuertes multas a los perseguidos. El Gobierno suprimió la Junta Central Militar y a las de las otras provinciales, encarceló y persiguió duramente a los que se atrevían a combatir sus reformas, estableció cuantiosas multas para los conspiradores ricos y el confinio para los conspiradores contumaces. (2)

 

(2) Ayora desató las formas más brutales de represión al movimiento de izquierda obrero y popular desde la masacre del 15 de Noviembre: confinio a las Islas Galápagos, cierre de periódicos, detenciones inconstitucionales arbitrarias e incluso bala en las calles, fueron sus expedientes. Todo ello destinado a hacer disminuir la creciente influencia socialista, especialmente en la costa ecuatoriana.
En lo concerniente a la cuestión obrera se mostró despótico y hasta atrabiliario. En 1.927 clausuro el periódico “Confederación Obrera”, enseguida persiguió a la Federación Agrícola de Naranjito. El 8 de Febrero de 1.931 impidió violentamente la reunión de un Congreso de Obreros Agrícolas y Campesino”: en Cayambe auspiciado por el socialismo, buscando agrupar a las comunidades campesinas de Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha e Imbabura en base de las cuales se estructuraría una federación de Campesinos y trabajadores agrícolas. Para justificar la persecución y ocupación militar de la zona, el régimen aseguró que “El buen nombre de la Patria se encontraba amenazado de continuo por la insidia comunista, que en toda forma y a toda hora estaba incitando al tumulto y a la rebeldía.”
En un ambiente de amilanamiento logró Ayora realizar sus planes: reducir la deuda que sobre el Estado habían acumulado los bancos, multarlos por las emisiones ilegales, incautar el metálico que guardaban en las bóvedas a fin de constituir con él las reservas de oro del nuevo Banco Central Nacional.

Entonces se emitieron nuevas monedas y el país se inundó de “ayoras” y de “lauritas”, nombres con los que el pueblo bautizó a las monedas de 100 y 50 centavos en honor al Presidente y a la Primera Dama de la nación. Era lo único que se podía ver del anterior metálico, pues, el oro, dobles cóndores y cóndores, de 50 y 25 sucres respectivamente fue enviado a Inglaterra y a los Estados Unidos en calidad de depósito.

Por eso fue que el gobierno entró en la época de las vacas gordas y después de pagar espléndidamente a una burocracia numerosísima y despilfarrar, efectuar numerosos ascensos y mejorar la condición del ejército, todavía tenía una sobra de varios millones en los renglones del reserva del Presupuesto Nacional.

La dictadura también sirvió para que el odiado General Leonidas Plaza pudiera volver tranquilamente al país. (3)

En lo positivo Ayora creó en Junio del 26 la Caja de Emisión y Amortización que luego se transformó en el Banco Central. En Octubre arribó al país la Misión Kenmerer por cinco meses para modernizar la administración Publica, presidida por el famoso profesor de Economía de la Universidad de Princeton Dr. Edwin Walter Kenmerer.
(3) A la larga Ayora fue una ficha útil en la configuración del Sistema Placista permitiendo la prolongación del Viejo orden al nuevo orden.
El 10 de Agosto del 27 se inauguró el Banco Hipotecario luego convertido en Banco Nacional de Fomento, en apoyo a los agricultores del país. En Mayo del 28 se fundó la Caja de Pensiones y Jubilaciones, en Julio el Instituto Geográfico Militar, en Agosto la Procuraduría General de la Nación, en Diciembre la Contraloría, las Direcciones del Tesoro y de Ingresos, la Comisión Permanente del Presupuesto, la Dirección General de Aduanas, la Superintendencia de Banco y la Dirección de Suministros del Estado. En otras palabras, creó entidades nuevas y cambió de nombre a otras existentes.

En Agosto de 1.928 reunió una Asamblea Nacional Constituyente con Diputados propios que el 9 de Octubre le designaron Presidente Interino y el 17 de Abril de 1.929 Presidente Constitucional de la República para el período 1.928-32. La Asamblea fue memorable porque incorporó los recursos de Habeas Corpus, concedió el Voto a la Mujer y creó las representaciones funcionales para los Profesores. Obreros y Campesinos. (4)

Se había encauzado a la revolución Juliana institucionalizándola y al mismo tiempo desvirtuando sus fines y objetivos populares, pero se sentaron tas bases de la actual administración pública. El poder siguió en manos de los políticos y el fermento social y económico existente en 1.925, producto del desnivel, siguió latente; incidiendo en el triste panorama nacional. La pobreza se agudizó más que nunca a causa de la baja de nuestras exportaciones. Aumentó la desocupación por las pestes del cacao y cuando la depresión mundial de Noviembre de 1.929 provocó la quiebra de la Bolsa de Valores de New York y una contracción mundial. Ayora se enfrentó al mayor problema económico del siglo y perdió el apoyo militar debido a un incidente nimio.

En efecto, en Agosto del 31 resultó que el Ministro de Guerra Cor. Carlos Guerrero, antiguo oficial Juliano, previno a los Oficiales en servicio que no se afiliaran a la Masonería y como los llamó a su despacho a firmar un compromiso, encontró que algunos se negaban a hacerlo y en su descontento comenzaron poco después a conspirar en el Cuartel de Ingenieros. Entonces Guerrero dispuso el cambio de Jefe en esa unidad y envió al nuevo Jefe, que fue detenido a las cinco de la tarde del Domingo 23 de Agosto de 1.931, con los dos altos Oficiales que le acompañaban.

Al saber Ayora la noticia concurrió a otras unidades inútilmente, pues no encontró apoyo en ninguna, por lo cual designó al recién llegado Cor. Luis Larrea Alba, nuevo Ministro de Gobierno, para que legalmente le sucediera en el mando y renunció, volviendo a su ejercicio profesional tras cinco años en Palacio. Estaba pobre pues siempre fue un hombre honorable.

En 1.940 fue designado Miembro de la Junta Consultiva de Ministerio de Relaciones Exteriores. El 42, habiendo adquirido la hacienda San Antonio de Uyumbicho, fue presidente fundador de la Asociación Holstein Friesian del Ecuador, luego llamada “Asociación de Ganaderos”, entidad que manejada por muchos años por Galo Plaza Lasso, se transformó en monopolio todopoderoso que regulaba los precios de la leche en el país.

En 1.946 falleció su esposa y aceptó la invitación de su hija Laura Ayora de Holbrook, que vivía con su esposo y tres hijos en el valle de San Fernando en California. Allí se dedicó al descanso y la floricultura por seis años. El 51 el Presidente Galo Plaza le rindió público homenaje. En 1.952
(4) En las siguientes Constituciones se aumentaron dichas Representaciones Funcionales, otorgándolas a las oligarquías y grupos institucionalizados de presión (La Prensa, entiéndase a los dueños de periódicos; la Industria de la Sierra y de la Costa, el Comercio de la Sierra y de la Costa (capitalismo oligárquico) las Fuerzas Armadas (Nuevo grupo económico) etc. ¡Una verdadera inmoralidad! I todo ello en nombre de unas mal llamadas “Fuerzas Vivas” o grupo minúsculos de poder. Felizmente en la actual Constitución ya no consta este tipo de sinvergüencerías.
recibió una carta suscrita por numerosos amigos afectos al régimen y habitantes de la capital, quienes le pidieron que aceptara la candidatura a la Presidencia de la República, pero se excusó en razón de sus 72 años de edad.

Ese año volvió a su ejercicio profesional en la Clínica Isidro Ayora y nuevamente fue electo Presidente de la Asociación Holstein Friesian. El 54 presidió la Sociedad Médico Quirúrgica de Quito. El 55 celebró sus Bodas de Oro Profesionales y la Universidad de Berlín le concedió el Doctorado Honoris Causa. En 1.957 fue otra vez Director de la Maternidad Isidro Ayora de Quito.

Faltando poco meses para cumplir 100 años aún se le veía fuerte y saludable aunque, como es natural, ya no trabajaba. De pronto empezó a sentirse cansado y falleció de vejez, el 22 de Marzo de 1.978, dejando para su publicación numerosos Discursos, artículos periodísticos y trabajos científicos presentados en diversos Congresos de Medicina.

La historia le tiene por patriota y buen gobernante aunque se asesoró con los miembros de la sociedad Jurídico-Literaria de Quito, amigos y contertulios de su Ministro de Gobierno Julio E. Moreno, que fue quien ejercitó el poder con mano fuerte y a nombre de un liberalismo desdibujado y decadente que ya no significaba nada en el País y que recibió su golpe de gracia con la revolución populista del 28 de Mayo de 1.944.

La dictadura Ayora – Moreno ha sido calificada de tediosa, aburrida y oprobiosa por Raúl Andrade, pues inauguró un estilo chismoso, de correveidiles y soplones de toda laya, encargados de transmitir a las autoridades los rumores en curso. Las nuevas autoridades eran solemnes, insufladas y vanidosas, en realidad advenedizas, aunque sin duda la tarea de gobernar se había vuelto por demás dificultosa a fines de los años 20, cuando el fascismo italiano empezó a gravitar sobre el país en forma insidiosa y a través de nuestros líderes conservadores, que desafiaban al liberalismo y al sistema laico de gobierno con el mito político de Cristo Rey y la Dolorosa del Colegio (antes conocida como Virgen del Parpadeo) que en popularidad había desplazado a la del Quinche por la propaganda permanente de los jesuitas.

Estatura baja, rostro rojizo, labios gruesos, pómulos salientes, trato exquisito y cortesano aunque sin afectación De los primeros científicos en practicar en Quito la obstetricia moderna. Político sereno, pero firme, superó la crisis de la revolución pero fue impotente para solucionar la recesión, el desempleo y los problemas generados por la baja de la producción del cacao. Su Ministro de Gobierno fue el factatum de los múltiples abusos que se cometieron por entonces.

Fuente: Rodolfo Perez Pimentel

 

 

José María Velasco Ibarra

Posted in políticos ecuatorianos, presidentes ecuatorianos with tags , on octubre 1, 2008 by edmolin657


PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA.- Nació en Quito el 19 de Marzo de 1.893. Hijo legítimo del Ing. Alejandrino Velasco Sardá cuya biografía puede verse en este diccionario y de Delia Ibarra Soberón, naturales de Rioverde en Esmeraldas y de Quito, respectivamente.Sus primeros años transcurrieron pobremente en la casa que alquilaban sus padres en el centro de Quito; pues, por razones políticas, don Alejandrino sufrió persecuciones y estuvo preso en el Panóptico el 96 por guerrillero conservador. Doña Delia era enérgica y mantenía una férrea disciplina, obligando a sus hijos a estudiar para convertirse en personas de provecho. Ella fue su primera maestra, le enseñó a leer y escribir, las cuatro reglas y a los once años, temiendo por su salud, pues era demasiado alto y delgado para su edad, hasta le obligó a realizar ejercicios gimnásticos, practicar natación en las piscinas de Tesalia y ciclismo en las cuestas de Quito.

Huérfano de padre a los dieciseis años, la situación familiar se volvió aún más crítica y el Arzobispo González Suárez tuvo que ayudar con veinte pesos mensuales. Entonces entró por dos años al Seminario menor de San Luis y luego pasó al Colegio San Gabriel de los jesuitas donde amó el estudio. Después ingresó a la Facultad de Jurisprudencia de la U. Central y fundó la Federación Estudiantil Ecuatoriana; mas en razón de su carácter impetuoso se distanció de algunos de sus compañeros generacionales. En 1922 se incorporó como Abogado sustentando su tesis sobre “El Sindicalismo”. En 1918 colaboró en “La Revista” denunciando el anquilosamiento de la Universidad Ecuatoriana.

En 1923 contrajo matrimonio con Esther Silva Burbano, dama de origen guarandeño y propietaria de una pequeña casa en la antigua quebrada de Jerusalem, hoy calle 24 de Mayo. Velasco desempeñaba la secretaría de la Asistencia Pública y ya se distinguía por su genio y figura. Luego fue Asesor de la Municipalidad de Quito y miembro del Consejo de Estado, dándose a conocer en los medios políticos por sus vibrantes arengas que también le acarreaban enemistades y recelos en un medio tradicional que no estaba preparado para esa clase de genialidades; sin embargo, los conservadores no le perdían de vista y hasta le llegaron a considerar uno de los suyos en recuerdo a la activa militancia de su padre.

En 1926 comenzó a escribir una columna denominada “Acotaciones” para el diario El Comercio de Quito, con estilo apasionado, convincente, frase incisiva, erudicción sin igual. Su seudónimo “ Labriolé” pronto se hizo famoso en todo el país.

En 1.929 escribió “Democracia y Constitucionalismo” y al año siguiente “Meditaciones y Luchas” y “Cuestiones Americanas” donde campean sus ideas arielistas por una América Latina mejor, junto a un humanismo de tinte liberal y enciclopédico, muy dieciochesco, que supo mantener hasta el final de sus días.

En 1931 su matrimonio andaba mal pues a pesar que su esposa hablaba el francés y había viajado y conocido el viejo continente, nada más las diferencias culturales los separaban. Entonces decidió partir a Francia con el ánimo de perfeccionarse en ese idioma y conocer la ciudad luz. En Paris asistió en grave pobreza y necesidad a los cursos libres de Humanidades que se dictaban en la Sorbona y en 1933, tras la derrota de los compactados de Neptalí Bonifaz en la guerra de los cuatro días, sus amigos lanzaron su candidatura a Diputado y ganó las elecciones. Enseguida lo mandaron a llamar con el Cónsul en París Carlos de Sucre y Sotomayor, quien pudo dar con él tras intensa búsqueda, le dio dinero prestado para el pasaje de vuelta, y lo mandó al Ecuador.

En Quito combatió ardorosamente al gobierno del Presidente Juan de Dios Martínez Mera por haber surgido del fraude electoral, con numerosos votos de desconfianza contra sus gabinetes. La situación se tornó muy crítica. Martínez Mera intentó conseguir el apoyo del ejército y al no encontrarlo renunció. El nuevo Encargado del mando supremo Dr. Abelardo Montalvo convocó a elecciones y Velasco lanzó su candidatura consiguiendo un amplio apoyo popular. Ya estaba separado de su esposa y se había convertido en una de las más discutidas personalidades de la política ecuatoriana.

En las elecciones triunfó con 50.880 votos contra el socialista Carlos Zambrano Orejuela y el comunista Ricardo Paredes, entonces realizó una gira internacional y ascendió al poder el lo. de Septiembre de 1934, mas, al poco tiempo, ordenó algunas prisiones y hasta clausuró ciertas publicaciones que le hacían oposición de poca monta calificándolas de indecentes pasquines y por proclamarse dictador el 20 de Agosto de 1935, sin contar con el apoyo de la alta oficialidad, lo detuvieron y llevaron al cuartel “Chimborazo” donde fue prácticamente obligado a renunciar antes de salir deportado a Colombia. Su administración había durado once meses, después escribiría: “ Me precipité sobre las bayonetas”.

En el destierro ejerció el magisterio en la población de Sevilla y dictó varias cátedras pero su espíritu ambicionaba espacios mayores y emprendió viaje a Buenos Aires donde editó “ Conciencia o Barbarie” situándose entre los más importantes ensayistas del continente. Ya tenía un nombre internacional, era uno de los más espléndidos pensadores de latinoamérica y le fueron ofrecidas varias cátedras en los cursos libres que se dictaban en la Universidad de la Plata, pero una aguda depresión le tenía postrado, casi al borde del suicidio, cuando conoció a una de sus alumnas Corina del Parral Duran, de las más antiguas familas de Bahía Blanca y La Plata, quien sabía cantar y acompañarse al piano, leía mucho, hacía poesías con el seudónimo de “Alma Elios” y hasta había militado en las juventudes socialistas de su Patria. Pronto surgió la admiración en ella y solo después de unas vacaciones en mar del Plata Velasco logró superar su crisis y escribió a su madre: “Corina y el mar me han salvado”, planteando el divorcio a su esposa con grave escándalo nacional, pues era el primer ex presidente de la República que lo hacía.

En 1937 contrajo nupcias en Montevideo porque en la Argentina no se reconocía el divorcio y se instaló a vivir feliz y tranquilo con nueva su esposa en Buenos Aires.

En 1939 editó “Aspectos de Derecho Constitucional” que fue declarado texto en las Universidades de ese país y habiéndose convocado a elecciones presidenciales, sus partidarios le llamaron al Ecuador, interviniendo contra el liberal Arroyo del Río y el conservador Jijón y Caamaño a quienes logró derrotar pero le hicieron fraude y resultó perdedor. Entonces los aviadores se rebelaron en Quito y al ser dominados, Velasco tuvo que salir al exilio a Colombia por la frontera norte.

Nuevamente en el exterior volvió a trabajar de profesor y en 1943 editó “Lecciones de Derecho Político”, “Expresión Política Hispanoamericana”, “Experiencias Jurídicas en América” y “Derecho Internacional del Futuro”, textos que revelan la amplitud de sus conocimientos jurídicos y humanísticos. Después radicó en Santiago de Chile en abierta oposición al gobierno de Arroyo del Río v habiendo publicado un Programa que fue del agrado de Acción Democrática Ecuatoriana ADE., esta agrupación lanzó su candidatura presidencial desde Guayaquil para el período de 1944-48. Entonces Velasco dijo; “Denme un balcón y volveré a la Presidencia”, mas el gobierno, intentó hacer fraude en favor del candidato oficial Miguel Angel Albornoz y la situación se tornó tan tensa, que en la noche del 28 de Mayo de 1944 ADE alentó al pueblo guayaquileño a que saliera a las calles y se tomara el cuartel de los Carabineros y la sede de pesquisa, produciéndose escenas sangrientas que terminaron con la caída del gobierno al día siguiente.

De inmediato Velasco se movilizó por la frontera de Colombia y habiendo arribado a Quito “a fin de crear una Patria nueva” fue proclamado Presidente por Julio Teodoro Salem. Posteriormente vino a Guayaquil y recibió la aclamación de las masas. Pedro Saad dijo entonces: “Todo el poder para Velasco”.
Este segundo mandato no le fue exento de contradicciones pues si bien es cierto que fomentó la producción e inició el plan vial del país, fundó la Casa de la Cultura Ecuatoriana y aumentó el número de maestros y profesores, por temor a la oposición del Congreso viró primeramente a la derecha y luego se proclamó dictador el 30 de Marzo de 1946 a instancias de su Ministro de Gobierno Dr. Carlos Guevara Moreno, quien inició una despiadada persecución de las izquierdas. Entonces sus opositores le gritaron: “Papagayo, se te han caído las plumas rojas”. Sin embargo volvió el 47 al régimen constitucional para sostenerse en el poder y hasta alejó a Guevara del país, pero su gobierno se había debilitado y de todas maneras fue depuesto por su Ministro de Defensa, Coronel Carlos Mancheno Cajas la noche del 23 de Agosto de ese año y otra vez tuvo que partir al exilio en Colombia y luego vivió en Buenos Aires.

 

Mientras tanto había caído Mancheno y ascendido interinamente el Vicepresidente Mariano Suarez Veintimilla, quien lo hizo con la renuncia firmada para que el Congreso designara a Carlos Julio Arosemena Tola por el año que faltaba a Velasco. El 48 triunfó Plaza Lasso en las elecciones y gobernó cuatro años el país en medio de la bonanza económica que proporcionaba el banano.

En 1951 Velasco publicó “Tragedia humana y Cristianismo” y en las elecciones del 52 derrotó al conservador Ruperto Alarcón Falconí por amplio margen, asumiendo por tercera vez la presidencia y aunque soportó la ruda oposición de los políticos logró terminar su período en 1956 con gran popularidad, gracias a las condiciones económicas favorables.

En las elecciones de ese año, que manejó con criterio maquiavélico, lanzó a José Ricardo Chiriboga Villagómez de candidato chimbador y a Carlos Guevara Moreno fortaleció mediante el pacto con los Caciques, por lo cual el liberal Raul Clemente Huerta no pudo derrotar al conservador Camilo Ponce Enríquez que asumió el poder tras discutidos escrutinios, donde se habló mucho de un fraude electoral realizado en la provincia de Loja por el cura Armijos Valdivieso.

Emilio Estrada Carmona

Posted in presidentes ecuatorianos with tags , on octubre 1, 2008 by edmolin657


PRESIDENTE DE LA REPUBLICA.- Nació en Quito el 28 de mayo de 1.855, hijo legítimo del Dr. Nicolás Estrada Cirio, destacado político y en 1.859 representante personal del Jefe Supremo Gral. Guillermo Franco Herrera en la firma del Tratado de Mapasingue y de Francisca Carmona y Basmaissón. Fueron sus padrinos de bautizo el Presidente Urbina y su esposa Teresa Jado.

El 24 de septiembre de 1.860 las fuerzas combinadas de García Moreno y Juan José Flores entraron en Guayaquil y numerosos políticos buscaron el exilio en Lima, entre ellos Nicolás Estrada, que se vio forzado a viajar dejando a su familia en abandono y pobreza. Niñez desvalida, una madre ganando el sustento en diversas labores caseras, preparando dulces, bordando. En 1.863 ingresó el joven Emilio al San Vicente del Guayas y estudió seis años.

Desde 1.870 trabajó en el almacén comercial de Mr. Buttler, comenzando de abajo, abriendo las puertas, barriendo la tienda, luego llegó a ser ayudante personal del dueño. También incursionó en pequeños negocios y fue contratista en la pavimentación de calles. En sus ratos de ocio frecuentaba el gimnasio del Club Sport “Perseverancia”. Bombero raso en la bomba “Unión No 3”, luego ascendió a Ayudante y ganó en 1.874 una medalla. Por entonces contrajo matrimonio con Isabel Usubillaga pero no tuvieron hijos.

En 1.883 el ejército “Regenerador” de Alfaro se situó en Pascuales para asaltar Guayaquil que aún permanecía en poder de Veintemilla. La policía ejerció una activa vigilancia para impedir que los jóvenes salieran del puerto y engrosaran las filas rebeldes. Algunos lograron burlar a los guardias. Estrada se presentó a Alfaro y le entregó un rústico plano confeccionado con detalles de gran interés sobre las fortificaciones enemigas. Alfaro lo premió nombrándolo “Proveedor General del Ejército”.

Capturada la ciudad fue designado Comisario de Policía. Poco después el Congreso se reunió en Quito y designó Presidente al Dr. Plácido Caamaño dejando al partido liberal fuera del gobierno. Pedro Carbo fundó en Guayaquil el periódico “El Federalista” y allí colaboró Estrada.

El 13 de noviembre de 1.884 estuvo entre los complotados que en la hacienda “Chapulo” en Los Ríos, juraron luchar por la libertad y contra el gobierno. Después de la desastrosa acción de Piscano cayó prisionero de las fuerzas del Gral. Secundino Darquea y fue puesto en capilla con Nicolás Infante y demás compañeros, a última hora fusilaron únicamente a Infante, obligando a los otros a presenciar tan bárbara pena. Estrada fue conducido a Guayaquil y guardó prisión en el Cuartel de Artillería mientras su esposa Isabel Usubillaga agonizaba. Un amigo le consiguió permiso para visitar el cadáver y al ir a darle un beso se lo impidieron. ¡No lo pudo hacer!

Meses después fue ingresado a la Cárcel Pública como un vulgar delincuente, pero logró escapar una noche debido a la protección desinteresada que le proporcionó Mercedes Monsalve de Márquez de la Plata, concuñada del Presidente, que lo mantuvo oculto en su casa hasta que abordó un buque inglés con destino a Panamá. Allí se empleó de obrero en las obras de construcción del canal y ascendió a Capataz, Ayudante y hombre de confianza de los Ingenieros.

En 1.889 regresó con salvoconducto otorgado por el Presidente Flores Jijón, se empleó de Subadministrador de la Empresa de Carros Urbanos tirados por mulas y contrajo nupcias con Isabel Schiacaluga Aubert, en la que tendrá tres hijos. En 1.892 fue nombrado Administrador del Ingenio “María” de la familia Morla, aprovechó la tranquilidad del campo y logró escribir el folleto “Para la Historia”, publicado sin nombre, en Nicaragua.
El 5 de junio de 1.895 Guayaquil se pronunció contra el régimen progresista. Estrada fue designado Gobernador Interino del Guayas. En 1.896 fue propuesto para ocupar el Ministerio del Interior pero sólo aceptó la Jefatura Política de Guayaquil. Después del “Incendio Grande” formó parte de la “Junta de Socorro”. En noviembre pasó a administrar la empresa de Carros urbanos y trasladó a su familia a Guayaquil. En 1.898 fue jurado principal del Tribunal de Imprenta, Senador Suplente por la Provincia del Azuay y Diputado principal por la del Guayas. Entonces empezó a sufrir de astigmatismo y comenzó a usar lentes.

En 1.899 fue Vicepresidente y luego Presidente de la “Sociedad de Crédito Público” que prestó un millón de sucres al gobierno, tomando la administración de los monopolios y salvando al comercio local del pago de una contribución de guerra, ya ordenada. También fue miembro de la Comisión de reconstrucción del Colegio San Vicente, cargo que volverá a ocupar en 1.902.

Entre 1.899 y 1.900 se negó a concurrir a los Congresos. Este último año fue postulado a la Presidencia de la República pero declinó el honor. Colector del Colegio San Vicente y nuevamente Gobernador del Guayas en 1.901.

En 1.902 fue electo miembro de la Junta Municipal de Beneficencia, allí lo comisionaron para la reconstrucción de los hospitales y colaboró en el Diario “El Tiempo” con el seudónimo de “Tácito”. En 1.903 fue miembro de la comisión de fijación de tarifas del ferrocarril y Presidente del directorio de la recientemente creada Compañía de Teléfonos. En 1.906 refutó por la prensa al Dr. Emilio Arévalo, autor de “La Jornada del 19 de enero”, volvió a ocupar la Gobernación del Guayas bajando del despacho a bastonazo limpió a un grupo de levantiscos militares que lo importunaron con desplantes. Por esta anécdota y otras parecidas le decían “El Ogro”.

En 1.906 su esposa enfermó de gravedad y al conocer Alfaro esta situación lo designó “Visitador de Consulados en Europa” ayudando con los gastos del viaje. Ella murió de todas maneras, a pesar del tratamiento.

En 1.907 fue Interventor fiscal del ferrocarril. En 1.908 y con motivo de la epidemia de fiebre bubónica que se desató en Guayaquil, fue designado Inspector de Sanidad del Guayas, Miembro de la comisión Administrativa de Sanidad y después Vocal de la comisión Especial de Saneamiento del Guayas (cargos adhonorem pero de mucha responsabilidad) también será Visitador Fiscal de Aduanas y Presidente de la discutida Compañía Nacional Comercial.

En 1.909 volvió a ocupar la Gobernación del Guayas por sexta vez y el partido liberal radical lanzó su candidatura a la Presidencia de la República. Alfaro lo apoyó al principio abiertamente, pero un grupo de jóvenes presionaba en favor del General Flavio Alfaro, con el pretexto de que Estrada era viejo, estaba cardiaco según había diagnosticado el Dr. Herman Parker y no resistiría la altura de Quito. Alfaro, con casi 70 años y una vida llena de problemas, se hallaba cansado y disminuido en su voluntad, de suerte que sin abandonar su neutralidad en la campaña, permitió la complicidad de las autoridades en la clausura de los comités políticos de Estrada y la persecución de sus numerosos partidarios.

Estrada y su hijo Víctor Emilio lo visitaron en Palacio. Su posición era absurda porque siendo el candidato liberal no gozaba del respaldo del gobierno. Alfaro le pidió la renuncia en bien del partido aduciendo como razón la enfermedad del corazón que constituía un peligro para el futuro del liberalismo radical, lo cual era verdad, pero ya era demasiado tarde para reconocerla pues la candidatura estaba lanzada, tenía el apoyo de la mayoría del país y no se podía dar pie atrás.

Estrada propuso una fórmula de transacción; que Alfaro designara Ministro del Interior al Gral. Manuel Antonio Franco, enérgico militar que evitaría cualquier intento revolucionario. Estrada se comprometía a mantener a Franco en su ministerio y a disponer para que en caso de su muerte le subrogara legalmente. Lamentablemente Alfaro no aceptó tan cordial y lógica propuesta y la reunión terminó en fracaso.

Realizadas las elecciones ganó ampliamente Estrada pero algunos militares “Flavistas” habían dispuesto un golpe de estado, así pues, Víctor Emilio Estrada se les adelantó en Quito, tomando los cuarteles con varios jefes que vivaban a su padre. Alfaro fue depuesto y salvado de la muchedumbre por varios diplomáticos, salió posteriormente del país.

El 1° de septiembre de 1.911 inició su mandato constitucional que debía durar hasta 1.915, estaba de luna de miel, casado en terceras nupcias con Lastenia Gamarra y Menéndez, pero este enlace y la agitada vida política le precipitaron la muerte, por ataque cardiaco, en Guayaquil, el 21 de diciembre, en las primeras horas de la tarde, después de sólo 112 días de gobierno y a los 56 años de edad, aunque aparentaba muchos más (1).

Manuel J. Calle en su obra “Hombres de la Revuelta”, insultó a los principales alfaristas de 1.906, al tratar de Estrada dijo: “Creo que era en 1.890 cuando todos los días veíamos, al paso, sentado en la puerta de la Agencia de Carros Urbanos, un hombre grueso, pálido y barbudo, que se dejaba estar horas y horas en su silla, en inmovilidad casi hierática, con el ceño fruncido, medio cerrados los ojos, la boca plegada como con dejos de una amargura infinita, sombrío, hosco, impenetrable, silencioso, con los brazos cruzados sobre el pecho y al viento la desnuda cabeza. Resumiendo: Ese carácter no tiene complejidad de ninguna clase. La adversidad le hizo

(1) Su muerte ocurrió después del almuerzo y mientras hacía la siesta en su casa de la Avenida 9 de Octubre, casi al llegar a la intersección de García Avilés. El cadáver fue conducido al antiguo edificio de la Gobernación donde se levantó una Capilla Ardiente.
duro. El abandono social le hizo rebelde. El dolor le hizo adusto. Pero en lo íntimo del Ogro, como cariñosamente le llaman los suyos, hay un hombre excelente”.

Fue todo un carácter y por ello su hijo Víctor Emilio al dar a la luz pública su biografía le puso por título “Vida de un hombre”; luchador, ciudadano activo, espíritu rebelde y amante de la verdad. Alto, muy alto, espaldas anchas, musculatura desarrollada, mal genio, no gustaba de condescendencias y esto le acarreó malquerencias y enemistades; callado, hogareño, buen padre y buen marido, pero enemigo de exteriorizar sus sentimientos. Ni estaba hecho ni gustaba de “la vida guáchara” y por eso se casó la tercera vez, según sus propias palabras en carta dirigida a una hija.

Cuando estuvo en prisión escribió algunos poemas menos que mediocres y el folleto “La historia contra las calumnias de la campaña de Mapasingue”. En 1.903 regaló a la Universidad de Guayaquil los planos que había confeccionado el Ingeniero Otto Von Buchwald para el edificio que hoy se conoce como “La Vieja Casona”. Durante su administración en el Ingenio “María” construyó un puente colgante. Fue habilidoso, de ingenio y de inteligencia, en síntesis, parodiando a Calle “un hombre excelente” y además positivo.

La poesía de Gabriel García Moreno

Posted in historia, poemas, presidentes ecuatorianos, tradiciones with tags , on septiembre 20, 2008 by edmolin657

POESIA DE GABRIEL GARCIA MORENO
El estudio de los personajes históricos depara muchas sorpresas. Gabriel García Moreno es poco conocido como poeta para los no estudiosos de la literatura, a pesar de que en el manejo de la lira fue un estilista que lanzaba los más hirientes dardos de su talento contra quienes no compartían sus ideas: Montalvo, Flores y Urbina, sus más zaheridos contricantes, Montalvo fue bautizado de “Cosmopollino” en divertida alusión a su obra “El Cosmopolita”; Flores y Urbina llevaron peores partes. Al primero dijo: “Vil tirano del crimen nacido” y al segundo: “Monstruo que hasta el patíbulo infamara”.

DONDE GARCIA MORENO
INICIA SU VOCACION POETICA
El futuro presidente tenía su corazoncito romántico cuando frisaba los 18 años. Era apuesto y gallardo como joven tropical. Algo pulido, delgado y con ligero esbozo de bigote, era no mal bocado para las chicas del Quito colonial todavía en 1841, época en que frecuentaba los salones capitalinos debido a la protección que le dispensaba el obispo, a quien había sido recomendado. Este nexo le sirvió al joven estudiante del Real Convictorio de San Fernando para cobijarse en la generosidad de Monseñor Arteta y Calisto, que informado que deseaba tomar los hábitos en una orden religiosa cualquiera, lo apoyó incondicionalmente, exigiéndole eso sí, que terminara los cursos regulares del Bachillerato y después… “Ya veremos, la vocación no era cosa de prometer como manda cualquiera, porque había que sentirla de veras para no engañarse a sí mismo y tomar el camino equivocado, del que habrá que retroceder después con muchas penas; así es que, jovencito García Moreno, siga con la Gramática, Retórica y Matemáticas Generales en las que está muy bien y luego si Dios quiere. El dirá. No olvidemos que esta sede ha sido ocupada por guayaquileños de nacimiento o familia. Yo soy hijo de un caballero de allá, quizá usted…”

EL SALON DE RECIBO DE LA PRIMERA DAMA
Y como del dicho al hecho hay poco trecho, nuestro futuro poeta siguió estudiando y visitando, siendo recibido cariñosamente porque los afuereños son siempre bien atendidos en cualquier lugar, quizá por la novedad. Un día concurrió a la casa de la primera dama de la nación Mercedes Jijón de Flores, alternó con jovencitas muy hermosas y puso especial atención en una que es:

inocente y bella
como una flor. …

Juanita Jijón y Vivanco se llamaba la hermosa “serafín de amor” y parece que no fue indolente a los requiebros garcianos por las atenciones que éste recibió: risitas, zalemas, lánguidas miradas y en suma mil y una coqueterías entre las que podríamos pensar que hubo uno que otro inocente beso.

Y el joven estudiante porteño halagado por tan fácil conquista, la primera que realizaba en su vida, corrió a contarlo en el Real Convictorio a sus compañeros de aulas, donde esperaba recibir palmas por tan grande hazaña y efectivamente que lo era, porque para un simple muchacho que estudiaba becado, sin riquezas y en medio extraño, recibir un beso de la cuñada del Presidente de la República era cosa grande.

Pero nuestro héroe ignoraba que entre sus compañeros había uno medio hablador, Martín de Icaza Paredes, que voló a Palacio a contarlo todo.

EL PESO DE FLORES CASI LO ANIQUILA
Ah, jovencito pretencioso, con que le ha robado un beso a Juanita. La muy boba. Dar besos a pobretes. Pero ya verá el atrevido, déjenlo que regrese para que se tope conmigo. El irritado Flores tramó su venganza y esperó que Gabriel García Moreno volviera a visitar su casa, para espantarlo a patadas y así efectivamente ocurrió, para desgracia de nuestro paisano, que tuvo que salir a escape, mohíno y cabizbajo.

Además, el ofendido Flores solicitó al Convictorio el retiro de la matrícula de estudiante de García Moreno y a no ser por la pronta intervención del doctor Benigno Malo, Ministro del Interior, que se prestó a intermediario para componer la diferencia y aplacar los caldeados ánimos presidenciales, duro castigo hubiera recibido el avergonzado García Moreno. Oh tiempo engañoso, Oh ¿quién te cambió?

Entonces y como primera providencia, se encerró en un altillo al que nadie podía llegar porque la escalera de mano fue retirada y subida por él mismo. Allí permaneció cuarenta días estudiando hasta por las noches, a veces metiendo los pies en una lavacara de agua para no dormirse y con el cuero cabelludo rapado, sin un solo pelo en señal de rebeldía. Hecho un hippie al revés, para impedir que las tentaciones del mundo exterior le animaran a salir.

De esta época es la siguiente letrilla, famosa por su belleza, que Manuel María Pólit Lazo, Arzobispo de Quito, autor de las obras completas de García Moreno, hizo constar como puesta en el abanico de Juanita Jijón.

LETRILLA (FRAGMENTOS)
Mientras sin amores
mi pecho existió
feliz y contento
el mundo me vio
Hoy desventurado
gime de dolor, .
que ha querido el cielo
que muera de amor.
Mi rápida dicha
se desvaneció
como leve niebla
que disipa el sol,
Si ya no me quiere

la que me adoró
decidme; ¿no es justo
que muera de amor?

OPOSITOR DE PRIMERA LINEA CONTRA EL REGIMEN
A los pocos meses de este desgraciado incidente se inscribió como miembro de la sociedad Filantrópica Literaria, sitio de reunión de los más ardorosos conspiradores contra la tiranía floreana entronizada con la República y ensoberbecida con los dictados de la Constitución vigente en 1843, llamada y con sobrada razón: “Carta de Esclavitud”.

Allí leyó a los presentes numerosos capítulos de “La Linterna Mágica” que editaba Pedro Moncayo y donde escribía García Moreno de vez en cuando.

En 1844 logró el título doctoral en Jurisprudencia y adquirió la tan ansiada independencia porque ya nada podía temer de Flores. Los tiempos en que se le podía expulsar habían pasado y la hora de la venganza comenzaba a vislumbrarse.

Pedro Moncayo refiere con fruición que habiendo manifestado a los asistentes a una velada literaria en la Sociedad Filantrópica que “sólo el puñal salvaría a la República”, recibió de inmediato la oferta garciana de ayuda y ambos se apostaran en la obscuridad de una esquina de la Plaza de San Francisco, cerca de la casa donde vivía una conocida del Presidente a la que éste visitaba todas las semanas, dispuestos a asesinarlo, sin conseguirlo porque esa noche Flores y su edecán Espinosa y a las once salió Espinosa, no así el General que durmió fuera de palacio porque andaba de picos pardos. No pudiendo herirlo. García Moreno le dedica una poesía:

Cruel tirano del crimen nacido
esclaviza a la Patria adorada;
quien lo sufre es un vil fementido,
quien lo sigue, traidor se degrada.

Al principio Flores no hizo caso, estaba por encima de cualquier periódico como “La Linterna mágica” y de abogados jóvenes; no tiene tiempo para casos de ínfima cuantía, pero como le siguieron los ataques, ordenó la prisión del grupo y allí cayó García Moreno, Rafael García, Antonio Manrique, Manuel Alvarez y Rafael Pólit entre otros. Se les trasladó a la Provincia Flores (entiéndase Loja, que ha cambiado su nombre epónimo por el apellido del Presidente) pero la pena no llegó a cumplirse con García Moreno porque el General Vicente Aguirre Mendoza depositó en su favor 2.000 pesos de fianza, consiguiendo su traslado al valle de los Chillos, donde estuvo en una de sus haciendas hasta que triunfó la revolución del 6 de Marzo en Guayaquil y el dictador salió del país con rumbo al exterior.

EL POLITICO Y SU POESIA BURLONA
La producción poética posterior fue casi siempre un arma política. En 1845 y con motivo de la Convención Nacional insultó a los diputados que votaron por Roca para Presidente de la República, posponiendo al excelso poeta José Joaquín de Olmedo. En otras ocasiones utilizó la sátira y para ejemplo va el dedicado a una dama que no quiso corresponder sus amores.

A AURELIA (EPIGRAMA)
Si en sátira maligna revelara
los misterios, Aurelia, de tu vida;
si yo dijera que tu linda cara
solo es una pintura deslucida
si en tu alquilado pelo no alcanzara
a contar tus adonis, mi querida,
me odiarías con razón, como a enemigo
mas, ¿porqué odiarme, cuando nada digo?

A los abogados quiteños en 1846 endilgó otro poema, imitativo de la canción del pirata, con música del maestro Elías Espinosa y letra del insigne poeta español Espronceda, que tanto daba que hablar en esos tiempos.

EL ABOGADO PIRATA
(FRAGMENTO)
Con diez códigos por banda
pluma en mano, a toda vela,
no surca el mar, sino vuela
un letrado parlanchín.
Doctor-pirata llamado
por tanto pleito “el temido”,
en mi tierra conocido
del uno al otro confín.
Derrama leve arenilla
y al silbar, súbito el viento
con trémulo movimiento
desata un talego azul.
Y después de muchas veces
cuenta alegre su dinero
así canta placentero
sentándose en un baúl….

Así era García Moreno al natural, a veces festivo y caprichoso, insultador con sus enemigos y furibundo en el desquite.