Gabriela Calvache (cineasta)

Calvache redescubre a Quito

Publicado el 29/Julio/2007 | 00:00

En el barrio Santa Clara, al lado de la iglesia de San Francisco de Quito (centro histórico), en 1671 se terminaba de construir una de las primeras viviendas de la época colonial, La casa del Alabado. Por aquel entonces debió sobresalir como un edificio único y cuya presencia hoy en día en las calles Cuenca y Bolívar da cuenta del tránsito que ha experimentado una ciudad que lucha por conservar sus tradiciones pese a la forzosa modernización.

Hace más de dos años, La casa del Alabado, como parte de sus procesos históricos, se convirtió en protagonista del primer largometraje documental de la directora ecuatoriana Gabriela Calvache, quien asumió el reto de capturar paredes, cornisas, columnas y patios, desde la óptica de los maestros albañiles que las refaccionan día a día.

La película, que lleva el título La labranza oculta, nace de una serie de inquietudes de la directora, quien recorre las calles del centro cada semana, desde hace dos años, junto a un equipo humano mínimo, que la asiste en la búsqueda de la esencia de la cultura popular detrás de los muros de La casa del Alabado, que está siendo recuperada para convertirse en un museo de arte precolombino.

La primera historia que motivó a Calvache a filmar esta película fue la labor de albañilería: un oficio sabio, con un amplio bagaje, mezcla de tradición y conocimiento arquitectónico.

La cineasta -realizadora de varios cortos y documentales como Alerta Naranja y El Espejo- confiesa que de estos años de ver a los obreros trabajar, le ha impresionado sobremanera su sensibilidad, sobre todo cuando se trata de materializar una obra con tanto peso histórico.

De la observación cotidiana, la ecuatoriana que en 2003 trabajó como coordinadora de producción en Crónicas, rescatará conversaciones, risas, anécdotas, aventuras con fantasmas y del barrio recupera los mil y un oficios que tienen raíces en la colonia, los negocios de velas, hierbas, estampas, santos, peluquerías que dan contexto, vida y color a una película sobre patrimonios imprescindibles: edificios, hombres y memorias.

Eso busca capturar Calvache en su documental: lo tangible de una casa y lo intangible del aroma del barrio y sus personajes.

La labranza oculta intenta ser una película histórica sobre el presente, es decir el contraste de la modernización: quienes se quedan luego de la remodelación y quienes no.

De aquí a cinco meses, cuando termine el proceso de posproducción, la directora espera presentar una obra que si bien muestra la reconstrucción de una casa, no busca analizar su estilo arquitectónico, sino a aquellos que la construyeron, en la cotidianidad de un barrio quiteño. (PST)

Cineasta ecuatoriana

“No es un documental que sataniza nada. Las cosas no son blanco y negro, hay muchos matices. El documental expone una problemática: la de la transformación del centro histórico de Quito, por un lado, la del oficio de la albañilería, por otro. No busca victimizar a ningún personaje sino demostrar lo valioso de cada uno de ellos. Con el filme, analizo cómo esos procesos de cambio pueden llegar a ser democráticos e incluyentes. Hay que proteger la arquitectura de Quito, pero también hay que darle voz a las personas que generalmente no se escuchan”. (PST)

Hora GMT: 29/Julio/2007 – 05:00

Fuente: Diario HOY

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: