Gorriones ( tangos)

– Celedonio Flores/Eduardo Pereyra
Jornalero – Atilio Carbone

Trabaja y trabaja semanas enteras
girando la fragua, golpeando el cincel
hoy cumple veinte años de dura tarea
veinte años de yugo en el mismo taller.

La noche, compadre, se ha ido a baraja
y pinta la guía del sol en el cielo.
La luna, es la bruja fulera que raja
y el sol, una rubia que se suelta el pelo.

El sol es la diana que trae la alegría
la suave alegría de la vida nueva
la pilcha caliente que se pone el día
cuando sale triste de su obscura cueva.
El sol es el poncho del pobre que pasa
mascando rebelde blasfemias y ruegos
pues tiene una horrible tragedia en su casa
tragedia de días sin pan y sin fuego.
Nosotros gorriones del hampa gozamos
su amistad sincera en días de farra
¡Qué importa la guita si adentro llevamos
el alma armoniosa de veinte guitarras!
Nosotros cantamos con nuestra miseria
el himno a los libres del verso sonoro
sin tenerle envidia al canto de histeria
del pobre canario de la jaula de oro.

Nos queman las alas las luces del centro
por eso el suburbio tranquilos buscamos
y cuando una pena nos tala por dentro
cantamos más tristes pero igual cantamos.

La vida fulera, tan mistonga y maula
nos talló rebeldes como los gorriones
que mueren de rabia dentro de la jaula
y llenan las plazas de alegres canciones.

Marchamos sin orden, sin rumbo marchamos
sin que el desaliento nos clave sus garras
¡Qué importa el camino, si adentro llevamos
el alma armoniosa de veinte guitarras!

 

Recibe amarguras como recompensa
hasta el deshaucio, por su vejez
este es el premio que muchos reciben
premio que brinda el instinto burgués,

Jornalero, al juzgar por lo que he visto
al juzgar por lo que he oído la verdad voy a decir
es amargo cuando dice un holgazán
si te gusta bien, y si no te vas,

Caballero, que mirás como al descuido
a esos hombres tan honrados
que te han hecho enriquecer
la nobleza no permite este refrán
si les gusta bien, y si no se van.

Aquellos que sólo ambicionan dinero
se creen inmortales se creen superior
a pobres y humildes que lo enriquecieron
perdiendo su fuerza y la juventud.

Pensá caballero que tarde o temprano
nos llega la muerte y es sin excepción
en el otro mundo somos todos iguales
el pobre y el rico ante nuestro señor,
jornalero al juzgar…etc…


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: