Justino Cornejo Vizcaino


ESCRITOR.- Nació en Puebloviejo, Provincia de Los Rios, el 9 de Agosto de 1.904. Hijo de Alberto Victoriano Cornejo, pintor, escultor, mecánico y músico guayaquileño afincado en esa población (Hijo a su vez del Coronel Pastor Cornejo y nieto del General José Maria Cornejo Maruri) y de Ninfa Vizcaíno Viteri, hija del Escribano de Puebloviejo.

Le enseñó las primeras letras el Preceptor Guillermo R. Medina en su lugar natal, después ingresó a la Academia Municipal “Miguel S. Seminario” que dirigía Agustín Emiliano León. En 1.917 concluyó la primaria y entró de muchacho de mostrador en la tienda de Santiago Valle. En 1.919 fue seleccionado como el alumno más distinguido del cantón, viajó a competir a Babahoyo donde también triunfó y obtuvo una beca de S/20 mensuales para estudiaren el Normal “Juan Montalvo” de Quito, cuando ejercía el rectorado Leonidas García.

En el Normal fue alumno de la II Misión Pedagógica Alemana, aprendió francés y se graduó de Normalista en 1.924. Enseguida comenzó su carrera en el magisterio como profesor de la escuela Superior “Tiburcio Macias” de Portoviejo donde enseñó tres años. El 27 pasó a Director- fundador de la primera Escuela de Comercio que funcionó en Manta con el nombre de “Manta-Mercantil”, que Cornejo cambió por el de “Juan Jacobo Rousseau”.

Desde entonces se dedicó a la investigación de aspectos lingüísticos y gramaticales del Castellano y confeccionó una lista de refranes tomados de “Los capítulos que se le olvidaron a Cervantes” de Montalvo. Dicho trabajo lo dedicó al Profesor Gustavo Adolfo Lemus Ramírez que se convirtió en su amigo y generosamente le obsequió los dos tomos del Diccionario de Refranes del padre José María Sbarbi.

Hasta 1.931 colaboró asiduamente en los periódicos de Manabí y fue de los fundadores de “El Mercurio” de Manta, recorrió ese año catorce provincias del país acompañado de siete alumnos en una gira cultural que duró seis meses. A su regreso enfermó gravemente de pleuresía pero sanó por los cuidados del Dr. Julio Alvarez Crespo.

Durante su convalescencia fue llamado a Quito por el Ministro de Educación Dr. Manuel María Sánchez para promocionarlo dentro del magisterio. El Subsecretario le prometió una cátedra en el “Juan Montalvo” pero como pasaban los días y nada se concretaba, terminó por aceptar una plaza en la escuela fiscal “Simón Bolívar” de Quito, que le ofreció el Director de Educación, Leopoldo N. Chávez.

En 1.932 el nuevo Ministro de Educación Dr. Leopoldo Izquieta Pérez le extendió el tan ansiado nombramiento para el “Juan Montalvo”, donde realizó una notable labor pedagógica y formativa y fundó la revista “Proteo”, de clara tendencia arielista y que tanta importancia tuvo en la década de los años 30.

Entonces inició estudios de Jurisprudencia que no logró concluir porque se había entregado de lleno al magisterio y escribió largamente para el diario “El Día” de Quito, donde se había iniciado como simple corrector de pruebas y luego ascendió a redactor. Por ese tiempo militó activamente en el socialismo.

En la huelga de 1.935 fue apresado junto a sus alumnos y estuvo 21 días detenido por orden del Presidente José María Velasco Ibarra, quien reorganizó el Normal.

El 31 de Diciembre de 1.934 había contraído nupcias en Caranqui, Ibarra, con Emma Cousin Carrión, fueron felices y tuvieron tres hijos. Entre el 35 y el 37 fue profesor del Colegio Nacional “Manuela Cañizares”. El 36 ocupó por tres meses la prosecretaria de la Cámara del Senado, El 37 actuó de Secretario de la Inspección General de Policía, editó “Refranes Castellanos en la Obra de Juan Montalvo” y regresó al Normal donde enseñó hasta 1.942. Al mismo tiempo dictaba clases de Lengua Española y Literatura en la Facultad de Letras de la Universidad Central de Quito.

El 38 ocupó la Dirección del Departamento Cultural del Ministerio de Educación, publicó “Máximas morales de Fray Vicente Solano” en 12 págs. “Homenaje a Eloy Alfaro” en 11 págs. y la Fundación Internacional Eloy Alfaro con sede en Panamá le confirió la Condecoración Institucional. También dio a la luz “Doña Zoila”, bosquejo de la biografía novelada de la gran feminista ecuatoriana Zoila Ugarte de Landivar en 47 págs, a quien conoció, trató y estimó en la capital. De esa época fueron tres obras mayores suyas, fruto de varios años de incesantes búsquedas lingüisticas, de luchas clasistas y de curiosidad intelectual, a saber: 1) “Fuera del Diccionario” en 341 págs, con tres mil voces y acepciones que no constaban en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, considerado oficial para España y los países de habla hispana, 2) “Huellas de una labor” en 79 págs, con tres trabajos sobre la Lengua española y Literatura realizados con sus alumnos de la Facultad de Letras de Quito y 3) “Pedagogía y Antipedagogía” encendidas crónicas sobre la labor del Magisterio Nacional en 268 págs.

Por ello se puede afirmar que el 38 fue cuando empezó a darse a conocer como gran escritor y también como orador que atraía por el ritmo y la sonoridad de su cláusula, tanto como por la emotividad de sus pensamientos. De allí en adelante se tornó ampliamente aceptado en el país, pues había nacido un gran Gramático.
En 1.940 publicó “Hijos” en 178 págs. con grabados de Víctor Mideros, que ha conocido cuatro ediciones y fue su libro más querido porque consideraba que sus hijos eran el mejor pedestal para su gloria. En ellos gastó años de esfuerzo moldeándoles el carácter, templando sus voluntades, alentándoles en la vida.

En esos meses trabó amistad con el Prof. Ralp S. Boggs. fundador de la Sociedad Internacional “Folklore Américas” que le incitó a iniciar los estudios de esa ciencia en el Ecuador. De allí arrancó su interés por investigar el alma de nuestro pueblo, lo vernáculo, ahondar en las raíces del negrismo y dar a conocer las manifestaciones populares. En esos aspectos Cornejo fue pionero y luchador incansable junto a Darío Guevara.

Entre 1.940 y el 43 fue Director del Departamento de Prensa de la Presidencia de la República y representó al Gobierno del Presidente Arroyo del Río ante el Servicio Interamericano de Educación. Así mismo, fue el funcionario encargado del Comité de Coordinación para el Ecuador. Mas, su colaboración con el Gobierno duro de Arroyo del Río le atrajo muchas enemistades y hasta que lo acusaran de fascista.

En 1.942 editó “Comentarios a arcaísmos españoles usados en América” en 54 págs, glosando un libro del autor uruguayo Carlos Martínez Vigil y ocupó la Dirección General de Estudios, El 43 salió su folleto “El Anuncio, enemigo de la lengua” en 75 págs. investigación de campo que se anticipó a los modernos métodos empleados en publicidad.

Con la Revolución el 28 de Mayo de 1.944 cesó como Director General de Estudios y meses después, a principios del 45, viajó a Guaranda y se posesionó como Rector del Colegio Nacional “Pedro Carbo”.


El 46 fue promovido a la Inspectoría General de Colegios de la República y editó un Curso de Ética para uso del Ministerio de Educación denominado “Bosquejo de una Deontología para los maestros” en 107 págs. con reflexiones sobre la vida, acción y circunstancias en que el maestro debe desenvolver su acción en torno a la niñez, “Plumadas, páginas de amor, de lucha y verdad” en 178 págs. con artículos sueltos de prensa.

En Junio del 46 pasó a la Dirección Provincial de Educación del Guayas y obtuvo la cátedra de Lengua Española y Literatura en la recién fundada Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Guayaquil, que desempeñó magistralmente y en propiedad hasta obtener los beneficios de la jubilación en 1.968, veintidós años después.

En 1.949 dio a la luz en Buenos Aires “Adivinanzas ecuatorianas” en 64 págs, dentro del folklore puro, la segunda edición data de 1.958 en Quito con el titulo de ¿Qué será? en 29 más 88 págs.

El mismo año 49 salió “San Jacinto y su pueblo, un momento de conversa con el patrono de Yaguachi” con dibujos de Telmo Abad en 16 págs, que sus amigos parroquianos vendieron el día del santo, a las puertas de ese templo. En 1.950 fue electo Miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua. El 51 publicó una Conferencia dictada en la U. de Santiago de Chile titulada “Poesía Ecuatoriana” en 28 págs. que conoció una segunda edición en Buenos Aires, comenzó a escribir los editoriales del diario “La Nación” de Guayaquil y esporádicamente los del vespertino “La Prensa”, sin afiliarse a la C.F.P. pues siempre se creyó un socialista.

En 1.952 sacó “Misofía” máximas de sabiduría” en 80 págs. En 1.953 fue apresado con otros dirigentes y escritores de “La Nación” y permaneció tres meses detenido en la cárcel pública municipal por orden del Presidente Velasco Ibarra, tiempo que aprovechó para componer entre otras cosas unas meditaciones sobre el caudillismo tituladas “Celda Carcelaria, lengua y vida” en 20 págs. y su gran libro “Diccionario del hampa guayaquileña” aparecido en Buenos Aires con el auspicio de la Academia Argentina de Letras; cuya segunda edición data del 58 en la U. de Guayaquil y que el Profesor Giovanni Meozilio, de la U. de Florencia, pidió para editarlo en Europa.

El 56 había dado a la luz el folleto “San Francisco el de mi tierra” y “Bello, precursor universal” en 35 págs. con la biografia de Andrés Bello que dedicó a su hija Aura, con motivo de su graduación de Bachiller. Siempre fue un padre amantísimo.

El Ministerio de Educación le solicitó unas “Bases para la reforma de la enseñanza de la lengua española en los colegios del Ecuador”, que publicó el 59 en 50 págs. y “Chigualito-Chigualó” con el folklore navideño y del país en general, en 228 págs, libro bellísimo que recuperó enorme cantidad de datos que de otra manera se hubieran perdido irremediablemente para la memoria colectiva del país.

En 1.960 salió “Apostillas a un Diccionario” glosando un Diccionario de Agricultura editado en Washington y “La Rica Lengua castellana”, una prédica en el desierto, sobre el habla corriente del pueblo, en 56 págs, así como “Pro Terra Patrum” por la tierra nativa, con cantos cosas, elogios, alabanzas y costumbres de su lugar natal Puebloviejo, donde quedó ordenado que el día de su muerte el campanero de la iglesia doblare a difuntos, en señal del mucho aprecio que ese hijo le guardaba a su pueblo. Por esos años desempeñó diversas cátedras en el Colegio Americano y en la Academia Speedwriting de Guayaquil.

En 1.960 falleció su hijo Lenín y en su memoria escribió el 61 un enternecedor folleto titulado “Epilogo en dolor y tinieblas” en 81 págs. pues su muerte constituyó el mayor dolor de su vida.

En 1.963 sacó “Lengua y Folklore” recopilación de varios articulos suyos aparecidos en el diario “EI Telégrafo” en 144 págs. pues allí había comenzado a escribir diariamente desde 1.948 hasta que el mencionado periódico cambió de dueño. En esa labor gastó lo mejor de si, enseñando y deleitando a la vez, superando el periodismo apresurado y volandero con una respetable labor de folklorista a nivel internacional. Así mismo, en varias ocasiones escribió editoriales, reemplazando al titular Juan Emilio Murillo cuando enfermaba o tomaba vacaciones.

En 1.964 sacó “Breve sondeo del refranero popular ecuatoriano” en 340 págs. El 67 “El Quichua en el Castellano del Ecuador” eruditísimo trabajo donde estableció las relaciones existentes entre ambos idiomas en nuestra Patria, en 116 págs. El 70 “Animales y plantas en la poesía popular ecuatoriana” cuya segunda edición apareció en Guayaquil el 84. El 72 “Sembrando al boleo” en 46 págs, Et 74 conmemoró su medio siglo de normalista que él denominó Bodas de Oro por la Cultura dando a la imprenta “Lo que tenemos de Mandinga” en 186 págs. sobre el tema del negrismo. El 75 “Olmedo y sus críticos contemporáneos” que ha visto dos ediciones. El 76 “Bagatelas lexicográficas” con notículas sobre el lenguaje común en 182 págs. que como todo lo suyo, es de gran importancia. Por esa época, empezó a colaborar en el diario “Expreso”, tras quince años de servicios en “El Telégrafo”.

Entre 1.976 y el 79 dictó una cátedra en la Universidad Libre de Manabí. Iba y venia cada semana de Portoviejo. Ese último año dio a la luz “Apellidos pueblovejences de hace cincuenta y cinco años”.

Entre 1.981 y el 83 vivió en New York en el hogar de su hija Aura. En 1.984 apareció “Una vida al servicio de la Cultura y de la patria” con motivo de su año jubilar por cumplir ochenta de vida y “Migajitas abolenses” que primeramente quiso titular “Bocadillos abolenses”, con pensamientos filosóficos para sus nietos.

Sus últimos años fueron tranquilos, como había sido la mayor parte de su vida. En su villita del Barrio Orellana, con su esposa que nunca se separó de su lado, afectado por el mal de Parkinson, que no le permitía ejercitar mayormente sus piernas. El 85 regresó su hija Marigloria acompañada de su hijito, quien supo infundir al sabio maestro nuevas energías y ánimo. I así, calladamente, se fue apagando el viejo estilista, gramático y folklorólogo, alejado de todo y de todos, hasta que tranquilamente falleció en Guayaquil el 24 de Julio de 1.988, de lo mismo que le había aquejado, el parkinson, a los 84 años de edad.

En el estudio que sobre las coplas ecuatorianas realizara su amigo Pablo de Carvalho Neto se señala la existencia de tres etapas del folklore ecuatoriano, a saber: 1) Los Precursores o simples recolectores 1.883-1.930, Modernos (1.930-1.963) y 3) Los Contemporáneos (Fase del Instituto Ecuatoriano del Folklore 1.963. En la segunda, los más destacados en el Ecuador fueron Justino Cornejo y Darío Guevara en su orden “Mis estudios sobre esta actividad-folklore- comienzan a muy temprana edad. Siempre me interesó ese mundo mágico secreto que son las expresiones anónimas de los pueblos. Me dediqué a hurgar en la memoria colectiva de cada uno de los pueblos de la costa: Conversaba en largas sesiones con sus habitantes. Prefería a los de mayor edad puesto que ellos eran depositarios de una tradición oral a la que había que rescatar. Todo esto permitió que yo vaya recogiendo adivinanzas, consejas, amorfinos, poemas y otras especies de esta naturaleza, todo lo cual no solo que permitía reconstruir parte de la historia de los pueblos de la costa, sino su psicología, sus modos de vida, su religión aparecían en vivo en estas creencias, que además eran expresadas de la manera más natural. Una mirada atenta nos permitía entender que esos personajes dotados de una gran facilidad para versificar, no eran personas cultas; simplemente se trataba de gentes sencillas a quienes se podía llegar mediante un lenguaje llano pero cargado de concitaciones lingüisticas sumamente ricas.

De estatura más que regular, tez blanca, calvicie pronunciada, pelo negro y crespo por su herencia afroamericana, carácter vehemente y extrovertido, temperamento nervioso y apasionado, autodidacta y amante de “su” verdad. Vocación innata por la Lingüistica, Gramática y Estilística, iniciador e impulsor de los estudios del negrismo en nuestro país. En ese aspecto, como en otros muchos, fue un desbrozador de caminos para las siguientes generaciones. Maestro erudito y exigente. Humanista. De prosa que tuvo resonancias poéticas y rigor de investigación y crítica.

Quedaron sin publicarse “La Vida de la cárcel” relatando su experiencia en prisión, “Chapas, apodos y agnomentos” colección completísima de los apodos utilizados por los delincuentes guayaquileños, “Simón Rodríguez o la historia de una vida sacrificada”. “Divertimentos gramaticales”, “Cazando gazapos” y la casi totalidad de su inmensa labor en la prensa, sobre todo su columna diaria titulada “Del cercado propio y del ajeno”, los discursos necrológicos “Haz de necrología o lágrimas que siguen manando de un corazón amigo”, que guardaba encarpetados en su biblioteca, pues siempre fue un trabajador incansable y un escritor cuidadoso de lo suyo. Así como “Cantores y Cantares de mi tierra” con un estudio folkórico y cuatro mil coplas recopiladas in situ, “La voz de la tierra” con artículos sobre la tradición ecuatoriana, especialmente de la costa. Desde 1.989 el Banco Central esta publicando sus obras completas aunque muy lentamente. Desde el 2.000 lo hace la Municipalidad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: