Pedro Carbo Noboa


REFUBLICO.- Nació en Guayaquil el 19 de Marzo de 1.813. Hijo legitimo del segundo matrimonio del Coronel José Carbo Unzueta, defensor de Guayaquil en Febrero de 1.816 durante la invasión del Almirante Guillermo Brown, en su sobrina segunda Josefa Noboa Arteta, Guayaquileños.

Inició sus estudios en Guayaquil y muy joven acompañó a su pariente Vicente Rocafuerte en calidad de Secretario, pasando numerosas aventuras en México, donde escaparon de ser fusilados por una partida de guerrilleros rebeldes.

En 1.833 retornó a Guayaquil varándose la embarcación en que venia a la altura de Puna. De inmediato ingresó al servicio exterior de la República como Oficial Mayor de la Cancillería. En 1.836 fue Secretario de la Comisión Codificadora de Leyes nombrada por el Congreso. En 1.838 Secretario de la Legación que ejercía en Bogotá el Dr. Francisco Marcos, para solucionar las diferencias existentes por la aplicación del Tratado de Pasto y el Reparto de la Deuda Inglesa.

El 39 Marcos retornó a Quito a encargarse de la Cancillería y Carbo quedó al frente de la Misión. A principios de 1.842 fue enviado a Bolivia y aunque el Prefecto del Departamento de Puno le arrebató todos sus papeles, redactó un Tratado de Alianza Recíproca y obtuvo su aprobación del Presidente boliviano Méndez el 8 de Mayo.

Casi enseguida estalló la guerra peruano-boliviana y el Presidente Juan José Flores concedió asilo el Mariscal Andrés Santa Cruz, que acababa de ser deportado de Bolivia, lo que perjudicó nuestras relaciones con esa nación. Por eso no llegaron a canjearse las Ratificaciones y el Tratado no entró en vigencia.

En 1.844 editó en Guayaquil un pequeño volumen de carácter pedagógico titulado “Manual del Preceptor”, que dedicó a los profesores de la provincia del Guayas. En eso estalló la revolución del 6 de Marzo de 1.845, fue designado Ministro General del Gobierno plural que se instauró en Guayaquil, correspondiéndole organizar las Milicias armadas que viajaron a combatir en la hacienda La Elvira. En Junio fue comisionado con el General José María Urbina para discutir los convenios de la Virginia y asistió como Diputado por el Guayas a la Convención de Cuenca.

En 1.847 publicó “Vindicación”, folleto para conocimiento de los miembros de la Convención Nacional. En 1,859 apoyó la Jefatura Suprema de su tío Diego Noboa y depuesto dicho gobernante en 1.851, pasó a engrosar la oposición a Urbina. Entonces vivía con su madre, varios hermanos y sobrinos en la casa familiar de la esquina de Roca y Malecón, conocida con el nombre de la casa de la mama Noboa.

En 1.857 viajó a Europa, recorrió las principales capitales, aprendió el francés y regresó en 1,859 en circunstancias de que la ciudad había proclamado la Jefatura Suprema del General Guillermo Franco Herrera, quien le propuso el Ministerio General de su gobierno, que Carbo no aceptó.

En 1.860 el Gobierno Provisorio de Quito planteó a Franco la necesidad de que ambos gobiernos renuncien y sus miembros salieran del país, encomendándole a Carbo el Poder Supremo de la República. Proposición que fue rechazada por Franco, que desde ese instante le persiguió obligándole a asilarse en un consulado y a viajar al exilio en Lima, donde estrechó su antigua amistad con el célebre escritor Francisco de Paula Vigil, Director de la Biblioteca Nacional del Perú, cuyo pensamiento liberal y regalista ejerció enorme influencia sobre Carbo.

El 24 de Septiembre de l.860 García Moreno y Flores tomaron Guayaquil. Carbo pudo retornar al seno de los suyos, ejerció la Gobernación del Guayas por pocas semanas, convocó a elecciones, salió electo Diputado pero no concurrió a la Convención en protesta contra el autoritarismo de García Moreno.

En 1.862 fue electo en votación popular para el desempeño de la presidencia del Concejo Cantonal de Guayaquil, le reeligieren dos veces y actuó hasta 1.864.

Durante su administración fundó la Biblioteca Municipal y donó el primer lote de libros en 1.862, Al año siguiente convocó y realizó la I Exposición Nacional de Muestras con notable concurrencia de expositores y el 15 de Octubre mocionó y el Concejo aprobó el establecimiento de varias Cajas Mutualistas de Ahorro, pero la brillante iniciativa no prosperó por falta de interés de la ciudadanía.

Entonces, alarmado por el sesgo clerical de la política garciana, logró que el Concejo Cantonal publique una “Exposición de Protesta contra la suscripción del Concordato entre el Gobierno Nacional y la Santa Sede” pidiendo Congreso del Ecuador que desapruebe “un pacto tan contrario a los imprescriptibles derechos de la República y en tan abierto antagonismo con el espíritu liberal y civilizador del siglo actual”; mas, a pesar de la Protesta, el Concordato fue aprobado y puesto en vigencia con grave escándalo para los sectores cultos y progresistas del país, que veían aparecer en el horizonte político ecuatoriano el inicio de una teocracia retrógrada, perversa y oscurantista.

El Padre Adolfo Marriot Saavedra, Secretario particular del Obispo de Guayaquil, salió a la palestra y contestó al Cabildo con el opúsculo titulado “El señor Pedro Carbo, desmentido por si mismo” en 80 págs. folleto que causó sensación y fue leído hasta en la capital.

Carbo no podía quedarse atrás y replicó con “La República y la Iglesia y defensa de la Exposición del Concejo Cantonal de Guayaquil sobre la inconstitucionalidad del Concordato celebrado entre el Presidente del Ecuador y la Santa Sede” en 66 págs. donde dice que “Se cierne sobre la República la sombra de un inmenso hábito negro” y del Concordato asegura que “pone al Ecuador a los pies de la silla romana”, sin embargo, es menester aclarar, que el autor este segundo folleto, en su parte jurídica, fue el Dr. Francisco Xavier Aguirre Abad, corriendo a cargo de Pedro Carbo lo polémico e histórico.

Entonces surgieron muchos compatriotas para defender o atacar el Concordato. La prensa sudamericana concedió una gran importancia al asunto y Carbo adquirió características internacionales. García Moreno trató de ridiculizarlo diciendo que junto al Dr. Javier Endara- notable liberal de esos días -eran la nulidad de dos tomos y una dama de Quito, Rosa Cabezas, agregó “Y por el color de la piel, forrados de pergamino”.

Carbo no era ateo ni anticatólico. El se llamaba en frase que hizo famosa “Católico apostólico pero no romano porque romanos son los gatos, afirmando con eso que antes que romano era ecuatoriano. Y mientras tales sucesos se producían en el Ecuador, en Italia el rey de Saboya Víctor Manuel II amenazaba a la Santa Sede con tomarse los Estados Pontificios. Por eso el padre Le Gohuir S.J. declara en su Historia del Ecuador que “La oposición de Guayaquil, unida al carácter de los guayaquileños, hizo que esta ciudad se mantuvieran al margen de la gran obra garciana” y esto ocurría cuando “El Ecuador se había convertido en un gran convento” según opinión del Dr. Murillo Toro, político liberal colombiano de clarísima visión internacional.

Su oposición al Concordato le convirtió en el indiscutible Jefe del naciente partido liberal y en el principal opositor de García Moreno, que le hizo hostilizar al punto que tuvo que exiliarse en París en 1.864, no sin antes renunciar a la candidatura a la presidencia de la República en memorable manifiesto donde aconsejó la unidad liberal y la lucha permanente contra la tiranía. En París hizo amistad con Montalvo y lo protegió económicamente, regresando durante el gobierno constitucional de Jerónimo Carrión en 1.865.

Ese año fue electo Senador por el Guayas y presidió la Cámara hasta 1.866. Ese Congreso fue famoso por la talla intelectual de sus miembros y la elevación de sus miras. El 67 se activó la pugna del Congreso contra el Presidente de la República y volvió como Senador a Quito.

En 1.868 publicó en Quito dos folletos “La Cuestión de Libros” y “Otras Cuestiones relacionadas con ellas” en 80 y 24 págs. protestando por el abuso que cometían las autoridades aduaneras al impedir el ingreso de ciertos libros como por ejemplo los Tratados de Medicina con láminas del cuerpo humano, calificadas de obscenas, así como la libre circulación de impresos, so pretexto de la aplicación del celebérrimo Concordato.

Ese año fue candidatizado nuevamente a la Presidencia de la República por el Partido Liberal pero se excusó de intervenir y renunció en favor del Dr, Aguirre Abad, quien tenía menores resistencias por no haber sido tildado de anticlerical como Carbo.


Meses después protestó contra el golpe militar de García Moreno, que derrocó en Enero del 69 al Presidente Javier Espinosa para evitar el triunfo de Aguirre. Por su protesta sufrió un nuevo destierro a Lima y de allí siguió a Paris en 1.870, donde residió hasta el sangriento asesinato del tirano cinco años más tarde.

En 1.874 la “Revista Latinoamericana” publicó en Paris sus ensayos sobre “Ecuatorianos Ilustres” con las biografías de Olmedo y Rocafuerte en 14 y 27 págs. Dichos trabajos vieron una segunda edición en 1.884 costeada por Baltazara Calderón de Rocafuerte, ardiente defensora de la memoria histórica de su esposo.

A raíz de la muerte de García Moreno regresó al Ecuador. En Julio del 76 hizo escala en New York y asistió a la Exposición así como a los Actos del Centenario de la Independencia celebrados en Filadelfia, Luego siguió a Panamá donde se detuvo algunos días por indisposición de salud, Al arribar a Guayaquil declinó el Ministerio de Hacienda que le propuso el recién electo Presidente Dr. Antonio Borrero.

Cuando el 8 de Septiembre Guayaquil proclamó la dictadura del General Ignacio de Veintemilla, fue designado Ministro General de esa revolución, En el viaje a la capital sufrió una caída, se dislocó el brazo derecho y estuvo un mes inactivo en Quito. El 31 de Enero del 77 se posesionó y dirigió una circular a los Gobernadores conteniendo un Programa Administrativo, sancionando la libertad de estudios, restableciendo la Universidad de Quito clausurada por García Moreno, facilitando la fundación de establecimientos de libre enseñanza. Durante varios meses soportó la oposición de los terroristas o garcianos y a mediados del 77 renunció por discrepancias con la política personalista del Dictador.

Nuevamente en Guayaquil, invitó a los ecuatorianos a formar parte del Comité pro-homenaje al centenario del nacimiento de Olmedo a celebrarse el 19 de Marzo de 1.880 y para el efecto convocó a la II Exposición Nacional Agrícola e Industrial, realizada en el antiguo teatro Olmedo, donde se exhibieron por primera ocasión en el país inventos de tanta utilidad como el teléfono, una maquina para fabricar hielo, etc. que causaron enorme conmoción.

En 1.878 fue Diputado a la Asamblea Constitucional reunida en Quito y publicó “Páginas de la Historia del Ecuador” en la imprenta de Ezequiel Gómez, en 50 págs, como asambleísta presidió la comisión de Constitución y redactó un proyecto que lamentablemente no fue aprobado; empero, obtuvo que se prohibieran las penas de muerte y de azotes y propuso el establecimiento de los Jurados de Imprenta y la Libertad Religiosa, sin conseguirlo. Se opuso a que el periodo presidencial se prolongara a seis años, a que se le concedieran las facultades extraordinarias y aumentara el sueldo al ejecutivo, aunque inútilmente, porque la mayoría era abyecta y gobernista.

En 1.879 editó “La Ciencia del buen Ricardo” sobre la vida de Benjamín Franklyn y encabezó la comisión de prestantes guayaquileños que se trasladaron a Daule a recibir los restos de su sobrino Vicente de Piedrahita Carbo, asesinado en la hacienda La Palestina por Eduardo Ilingworth.

En 1.879 hizo reimprimir por su cuenta el “Compedio Histórico de la Provincia de Guayaquil” escrito por el Padre Jacinto Moran de Buitrón, S.J. y aparecido bajo el nombre del presidente de la Audiencia Diorisio de Alcedo y Herrera tenia escrita una Historia del Ecuador en su domicilio, pero la destruyó un incendio intencional que empezó en la tienda de un zapatero ubicada bajo su aposento. Lamentablemente no tuvo la paciencia y el valor de reiniciar el trabajo, ni quiso poner en peligro la vida de varias hermanas y sobrinas solteras, quienes le acompañaban. Así fue como el país perdió “Un hermoso y útil testimonio”.

En 1.880 dio a luz “El canal Interoceánico”. El 81 su célebre “Memoria sobre el río y el puerto de Guayaquil y las mejoras que ambos necesitan” en 34 págs, donde reveló la profundidad de sus conocimientos en Geopolítica, planteando por primera ocasión la necesidad de dragar anualmente el río para que las embarcaciones de mayor calado pudieren subir hasta Babahoyo. La construcción de una exclusa para manejar las aguas del río y el estero del sur de Guayaquil y otras obras de notoria utilidad en la cuenca del Guayas.

En 1.882 fue acusado de conspirador y obligado a exiliarse nuevamente a Lima, Desde allí combatió a Veintemilla que se habia proclamado dictador. En Julio de l.883, al caer la plaza de Guayaquil, volvió al puerto y fue designado Jefe Supremo del Guayas. Entonces creó la Universidad de Guayaquil y la inauguró con un importante discurso el 15 de Octubre de ese año.

Vivía en su casa esquinera de Chimborazo y Bailen. Era un viejecito encorvado por los años que caminaba a pasitos cortos, su bastón en la mano y la infaltable chistera, por el centro de la ciudad y que se sentaba a conversar con amigos y conocidos y como siempre había sido un perfecto demócrata, se saludaba con todos. Por eso el pueblo le amaba, tenia por su caudillo y era considerado el padre de la ciudad.

Durante los gobiernos de Caamaño y Flores Jijón se abstuvo de intervenir en política. El 8 de Octubre de 1.892 inauguró la estatua de Olmedo. El 94 le fue propuesta la legación en Lima que no aceptó por sus achaques. Poco después presidió una comisión investigadora del negociado de la venta de la Bandera. Falleció el 24 de Diciembre a consecuencia de una fulminante pulmonía que la contrajo en su cama. La curia Metropolitana solicitó el honor de velarlo en la Catedral, pero lo llevaron al salón de San Vicente 24 horas donde un poeta, en un rapto de bellísima inspiración, recitó el siguiente cuarteto: //Tenia la gallardía del que lleva una espada/ Tenia la cortesía del que lleva una flor/ y entrando en los salones arrojaba la espada/ y entrando en los combates arrojaba la flor.//

Rasurado y pequeñín, de buche de pelo y leva cruzada, acostumbraba leer los periódicos en la barbería de Chichonís en Chile y Ballen.

Para su entierro la población entera se trasladó al cementerio. Nunca antes se había visto tal cantidad de público en un sepelio. El Dr. César Borja Lavayen manifestó “Rara virtud la de un cadáver, congregar tras de si a todo un pueblo” y es fama que ese mismo día quedo conformado el Comité de su estatua, que hoy se yergue en el parque de su nombre, costeada por el pueblo, mediante erogación de un peso por persona.

Fue un patriarca como no ha existido otro en Guayaquil. Querido y respetado por la dulzura de su carácter, solidez de sus principios republicanos, profundidad de sus ideas y avanzadas concepciones políticas que lo ubicaron desde 1.862 entre los políticos más progresistas y entre los grandes civilistas del país.

Personas que llegaron a tratarle me refirieron aya en mi niñez que era “El más manso y bondadoso de los hombres”, parco, educado, generoso y bonachón. González Suárez decía “Que bueno era Dn. Pedro Carbo. Yo lo hubiera ordenado”.


En 1.900 Celiano Monge incluyó en su “Miscelánea Popular” el estudio de Carbo sobre la “Vía de Panamá preferida por el Congreso Internacional de París” donde trató sobre los problemas inherentes a la construcción de dicho Canal.

Su biografía fue esbozada en 1.955 por J.J. Pino de Ycaza en ‘Tres Constructores de la República” pero el estudio “general y más completo sobre la obra de este civilizador y su influencia en la formación del pensamiento ecuatoriano del siglo pasado” aún está por escribirse.

Hacia 1.840 mantuvo amores platónicos con Mercedes de Santistevan Rocafuerte, quien después contrajo matrimonio con el español Manuel Zaporta, sin hijos. En cambio, Pedro Carbo falleció soltero sin ser misógino. pues, como bien le habían puesto en Quito, era el hombre sin hiel.

Piel canela clara, ojos y pelo negro. Rasgos firmes que denotaban sus indeclinables propósitos. Frente ancha y despejada, costumbres austeras, gestos parsimoniosos. Viajado y cosmopolita, liberado de prejuicios, bondadoso inclusive con sus enemigos, a quienes no guardó jamás rencor a pesar de los daños que le infligieron. Fue un demócrata a carta cabal pues luchó contra el caudillismo y las tiranías con la sola fuerza de su entereza moral y fue ejemplo para todos los ecuatorianos de honor, por eso su figura histórica no ha envejecido y el país le tiene entre los más gloriosos ecuatorianos de todos los tiempos.

 

PEDRO CARBO NOBOA
REFUBLICO.- Nació en Guayaquil el 19 de Marzo de 1.813. Hijo legitimo del segundo matrimonio del Coronel José Carbo Unzueta, defensor de Guayaquil en Febrero de 1.816 durante la invasión del Almirante Guillermo Brown, en su sobrina segunda Josefa Noboa Arteta, Guayaquileños.

Inició sus estudios en Guayaquil y muy joven acompañó a su pariente Vicente Rocafuerte en calidad de Secretario, pasando numerosas aventuras en México, donde escaparon de ser fusilados por una partida de guerrilleros rebeldes.

En 1.833 retornó a Guayaquil varándose la embarcación en que venia a la altura de Puna. De inmediato ingresó al servicio exterior de la República como Oficial Mayor de la Cancillería. En 1.836 fue Secretario de la Comisión Codificadora de Leyes nombrada por el Congreso. En 1.838 Secretario de la Legación que ejercía en Bogotá el Dr. Francisco Marcos, para solucionar las diferencias existentes por la aplicación del Tratado de Pasto y el Reparto de la Deuda Inglesa.

El 39 Marcos retornó a Quito a encargarse de la Cancillería y Carbo quedó al frente de la Misión. A principios de 1.842 fue enviado a Bolivia y aunque el Prefecto del Departamento de Puno le arrebató todos sus papeles, redactó un Tratado de Alianza Recíproca y obtuvo su aprobación del Presidente boliviano Méndez el 8 de Mayo.

Casi enseguida estalló la guerra peruano-boliviana y el Presidente Juan José Flores concedió asilo el Mariscal Andrés Santa Cruz, que acababa de ser deportado de Bolivia, lo que perjudicó nuestras relaciones con esa nación. Por eso no llegaron a canjearse las Ratificaciones y el Tratado no entró en vigencia.

En 1.844 editó en Guayaquil un pequeño volumen de carácter pedagógico titulado “Manual del Preceptor”, que dedicó a los profesores de la provincia del Guayas. En eso estalló la revolución del 6 de Marzo de 1.845, fue designado Ministro General del Gobierno plural que se instauró en Guayaquil, correspondiéndole organizar las Milicias armadas que viajaron a combatir en la hacienda La Elvira. En Junio fue comisionado con el General José María Urbina para discutir los convenios de la Virginia y asistió como Diputado por el Guayas a la Convención de Cuenca.

En 1.847 publicó “Vindicación”, folleto para conocimiento de los miembros de la Convención Nacional. En 1,859 apoyó la Jefatura Suprema de su tío Diego Noboa y depuesto dicho gobernante en 1.851, pasó a engrosar la oposición a Urbina. Entonces vivía con su madre, varios hermanos y sobrinos en la casa familiar de la esquina de Roca y Malecón, conocida con el nombre de la casa de la mama Noboa.

En 1.857 viajó a Europa, recorrió las principales capitales, aprendió el francés y regresó en 1,859 en circunstancias de que la ciudad había proclamado la Jefatura Suprema del General Guillermo Franco Herrera, quien le propuso el Ministerio General de su gobierno, que Carbo no aceptó.

En 1.860 el Gobierno Provisorio de Quito planteó a Franco la necesidad de que ambos gobiernos renuncien y sus miembros salieran del país, encomendándole a Carbo el Poder Supremo de la República. Proposición que fue rechazada por Franco, que desde ese instante le persiguió obligándole a asilarse en un consulado y a viajar al exilio en Lima, donde estrechó su antigua amistad con el célebre escritor Francisco de Paula Vigil, Director de la Biblioteca Nacional del Perú, cuyo pensamiento liberal y regalista ejerció enorme influencia sobre Carbo.

El 24 de Septiembre de l.860 García Moreno y Flores tomaron Guayaquil. Carbo pudo retornar al seno de los suyos, ejerció la Gobernación del Guayas por pocas semanas, convocó a elecciones, salió electo Diputado pero no concurrió a la Convención en protesta contra el autoritarismo de García Moreno.

En 1.862 fue electo en votación popular para el desempeño de la presidencia del Concejo Cantonal de Guayaquil, le reeligieren dos veces y actuó hasta 1.864.

Durante su administración fundó la Biblioteca Municipal y donó el primer lote de libros en 1.862, Al año siguiente convocó y realizó la I Exposición Nacional de Muestras con notable concurrencia de expositores y el 15 de Octubre mocionó y el Concejo aprobó el establecimiento de varias Cajas Mutualistas de Ahorro, pero la brillante iniciativa no prosperó por falta de interés de la ciudadanía.

Entonces, alarmado por el sesgo clerical de la política garciana, logró que el Concejo Cantonal publique una “Exposición de Protesta contra la suscripción del Concordato entre el Gobierno Nacional y la Santa Sede” pidiendo Congreso del Ecuador que desapruebe “un pacto tan contrario a los imprescriptibles derechos de la República y en tan abierto antagonismo con el espíritu liberal y civilizador del siglo actual”; mas, a pesar de la Protesta, el Concordato fue aprobado y puesto en vigencia con grave escándalo para los sectores cultos y progresistas del país, que veían aparecer en el horizonte político ecuatoriano el inicio de una teocracia retrógrada, perversa y oscurantista.

El Padre Adolfo Marriot Saavedra, Secretario particular del Obispo de Guayaquil, salió a la palestra y contestó al Cabildo con el opúsculo titulado “El señor Pedro Carbo, desmentido por si mismo” en 80 págs. folleto que causó sensación y fue leído hasta en la capital.

Carbo no podía quedarse atrás y replicó con “La República y la Iglesia y defensa de la Exposición del Concejo Cantonal de Guayaquil sobre la inconstitucionalidad del Concordato celebrado entre el Presidente del Ecuador y la Santa Sede” en 66 págs. donde dice que “Se cierne sobre la República la sombra de un inmenso hábito negro” y del Concordato asegura que “pone al Ecuador a los pies de la silla romana”, sin embargo, es menester aclarar, que el autor este segundo folleto, en su parte jurídica, fue el Dr. Francisco Xavier Aguirre Abad, corriendo a cargo de Pedro Carbo lo polémico e histórico.

Entonces surgieron muchos compatriotas para defender o atacar el Concordato. La prensa sudamericana concedió una gran importancia al asunto y Carbo adquirió características internacionales. García Moreno trató de ridiculizarlo diciendo que junto al Dr. Javier Endara- notable liberal de esos días -eran la nulidad de dos tomos y una dama de Quito, Rosa Cabezas, agregó “Y por el color de la piel, forrados de pergamino”.

Carbo no era ateo ni anticatólico. El se llamaba en frase que hizo famosa “Católico apostólico pero no romano porque romanos son los gatos, afirmando con eso que antes que romano era ecuatoriano. Y mientras tales sucesos se producían en el Ecuador, en Italia el rey de Saboya Víctor Manuel II amenazaba a la Santa Sede con tomarse los Estados Pontificios. Por eso el padre Le Gohuir S.J. declara en su Historia del Ecuador que “La oposición de Guayaquil, unida al carácter de los guayaquileños, hizo que esta ciudad se mantuvieran al margen de la gran obra garciana” y esto ocurría cuando “El Ecuador se había convertido en un gran convento” según opinión del Dr. Murillo Toro, político liberal colombiano de clarísima visión internacional.

Su oposición al Concordato le convirtió en el indiscutible Jefe del naciente partido liberal y en el principal opositor de García Moreno, que le hizo hostilizar al punto que tuvo que exiliarse en París en 1.864, no sin antes renunciar a la candidatura a la presidencia de la República en memorable manifiesto donde aconsejó la unidad liberal y la lucha permanente contra la tiranía. En París hizo amistad con Montalvo y lo protegió económicamente, regresando durante el gobierno constitucional de Jerónimo Carrión en 1.865.

Ese año fue electo Senador por el Guayas y presidió la Cámara hasta 1.866. Ese Congreso fue famoso por la talla intelectual de sus miembros y la elevación de sus miras. El 67 se activó la pugna del Congreso contra el Presidente de la República y volvió como Senador a Quito.

En 1.868 publicó en Quito dos folletos “La Cuestión de Libros” y “Otras Cuestiones relacionadas con ellas” en 80 y 24 págs. protestando por el abuso que cometían las autoridades aduaneras al impedir el ingreso de ciertos libros como por ejemplo los Tratados de Medicina con láminas del cuerpo humano, calificadas de obscenas, así como la libre circulación de impresos, so pretexto de la aplicación del celebérrimo Concordato.

Ese año fue candidatizado nuevamente a la Presidencia de la República por el Partido Liberal pero se excusó de intervenir y renunció en favor del Dr, Aguirre Abad, quien tenía menores resistencias por no haber sido tildado de anticlerical como Carbo.


Meses después protestó contra el golpe militar de García Moreno, que derrocó en Enero del 69 al Presidente Javier Espinosa para evitar el triunfo de Aguirre. Por su protesta sufrió un nuevo destierro a Lima y de allí siguió a Paris en 1.870, donde residió hasta el sangriento asesinato del tirano cinco años más tarde.

En 1.874 la “Revista Latinoamericana” publicó en Paris sus ensayos sobre “Ecuatorianos Ilustres” con las biografías de Olmedo y Rocafuerte en 14 y 27 págs. Dichos trabajos vieron una segunda edición en 1.884 costeada por Baltazara Calderón de Rocafuerte, ardiente defensora de la memoria histórica de su esposo.

A raíz de la muerte de García Moreno regresó al Ecuador. En Julio del 76 hizo escala en New York y asistió a la Exposición así como a los Actos del Centenario de la Independencia celebrados en Filadelfia, Luego siguió a Panamá donde se detuvo algunos días por indisposición de salud, Al arribar a Guayaquil declinó el Ministerio de Hacienda que le propuso el recién electo Presidente Dr. Antonio Borrero.

Cuando el 8 de Septiembre Guayaquil proclamó la dictadura del General Ignacio de Veintemilla, fue designado Ministro General de esa revolución, En el viaje a la capital sufrió una caída, se dislocó el brazo derecho y estuvo un mes inactivo en Quito. El 31 de Enero del 77 se posesionó y dirigió una circular a los Gobernadores conteniendo un Programa Administrativo, sancionando la libertad de estudios, restableciendo la Universidad de Quito clausurada por García Moreno, facilitando la fundación de establecimientos de libre enseñanza. Durante varios meses soportó la oposición de los terroristas o garcianos y a mediados del 77 renunció por discrepancias con la política personalista del Dictador.

Nuevamente en Guayaquil, invitó a los ecuatorianos a formar parte del Comité pro-homenaje al centenario del nacimiento de Olmedo a celebrarse el 19 de Marzo de 1.880 y para el efecto convocó a la II Exposición Nacional Agrícola e Industrial, realizada en el antiguo teatro Olmedo, donde se exhibieron por primera ocasión en el país inventos de tanta utilidad como el teléfono, una maquina para fabricar hielo, etc. que causaron enorme conmoción.

En 1.878 fue Diputado a la Asamblea Constitucional reunida en Quito y publicó “Páginas de la Historia del Ecuador” en la imprenta de Ezequiel Gómez, en 50 págs, como asambleísta presidió la comisión de Constitución y redactó un proyecto que lamentablemente no fue aprobado; empero, obtuvo que se prohibieran las penas de muerte y de azotes y propuso el establecimiento de los Jurados de Imprenta y la Libertad Religiosa, sin conseguirlo. Se opuso a que el periodo presidencial se prolongara a seis años, a que se le concedieran las facultades extraordinarias y aumentara el sueldo al ejecutivo, aunque inútilmente, porque la mayoría era abyecta y gobernista.

En 1.879 editó “La Ciencia del buen Ricardo” sobre la vida de Benjamín Franklyn y encabezó la comisión de prestantes guayaquileños que se trasladaron a Daule a recibir los restos de su sobrino Vicente de Piedrahita Carbo, asesinado en la hacienda La Palestina por Eduardo Ilingworth.

En 1.879 hizo reimprimir por su cuenta el “Compedio Histórico de la Provincia de Guayaquil” escrito por el Padre Jacinto Moran de Buitrón, S.J. y aparecido bajo el nombre del presidente de la Audiencia Diorisio de Alcedo y Herrera tenia escrita una Historia del Ecuador en su domicilio, pero la destruyó un incendio intencional que empezó en la tienda de un zapatero ubicada bajo su aposento. Lamentablemente no tuvo la paciencia y el valor de reiniciar el trabajo, ni quiso poner en peligro la vida de varias hermanas y sobrinas solteras, quienes le acompañaban. Así fue como el país perdió “Un hermoso y útil testimonio”.

En 1.880 dio a luz “El canal Interoceánico”. El 81 su célebre “Memoria sobre el río y el puerto de Guayaquil y las mejoras que ambos necesitan” en 34 págs, donde reveló la profundidad de sus conocimientos en Geopolítica, planteando por primera ocasión la necesidad de dragar anualmente el río para que las embarcaciones de mayor calado pudieren subir hasta Babahoyo. La construcción de una exclusa para manejar las aguas del río y el estero del sur de Guayaquil y otras obras de notoria utilidad en la cuenca del Guayas.

En 1.882 fue acusado de conspirador y obligado a exiliarse nuevamente a Lima, Desde allí combatió a Veintemilla que se habia proclamado dictador. En Julio de l.883, al caer la plaza de Guayaquil, volvió al puerto y fue designado Jefe Supremo del Guayas. Entonces creó la Universidad de Guayaquil y la inauguró con un importante discurso el 15 de Octubre de ese año.

Vivía en su casa esquinera de Chimborazo y Bailen. Era un viejecito encorvado por los años que caminaba a pasitos cortos, su bastón en la mano y la infaltable chistera, por el centro de la ciudad y que se sentaba a conversar con amigos y conocidos y como siempre había sido un perfecto demócrata, se saludaba con todos. Por eso el pueblo le amaba, tenia por su caudillo y era considerado el padre de la ciudad.

Durante los gobiernos de Caamaño y Flores Jijón se abstuvo de intervenir en política. El 8 de Octubre de 1.892 inauguró la estatua de Olmedo. El 94 le fue propuesta la legación en Lima que no aceptó por sus achaques. Poco después presidió una comisión investigadora del negociado de la venta de la Bandera. Falleció el 24 de Diciembre a consecuencia de una fulminante pulmonía que la contrajo en su cama. La curia Metropolitana solicitó el honor de velarlo en la Catedral, pero lo llevaron al salón de San Vicente 24 horas donde un poeta, en un rapto de bellísima inspiración, recitó el siguiente cuarteto: //Tenia la gallardía del que lleva una espada/ Tenia la cortesía del que lleva una flor/ y entrando en los salones arrojaba la espada/ y entrando en los combates arrojaba la flor.//

Rasurado y pequeñín, de buche de pelo y leva cruzada, acostumbraba leer los periódicos en la barbería de Chichonís en Chile y Ballen.

Para su entierro la población entera se trasladó al cementerio. Nunca antes se había visto tal cantidad de público en un sepelio. El Dr. César Borja Lavayen manifestó “Rara virtud la de un cadáver, congregar tras de si a todo un pueblo” y es fama que ese mismo día quedo conformado el Comité de su estatua, que hoy se yergue en el parque de su nombre, costeada por el pueblo, mediante erogación de un peso por persona.

Fue un patriarca como no ha existido otro en Guayaquil. Querido y respetado por la dulzura de su carácter, solidez de sus principios republicanos, profundidad de sus ideas y avanzadas concepciones políticas que lo ubicaron desde 1.862 entre los políticos más progresistas y entre los grandes civilistas del país.

Personas que llegaron a tratarle me refirieron aya en mi niñez que era “El más manso y bondadoso de los hombres”, parco, educado, generoso y bonachón. González Suárez decía “Que bueno era Dn. Pedro Carbo. Yo lo hubiera ordenado”.


En 1.900 Celiano Monge incluyó en su “Miscelánea Popular” el estudio de Carbo sobre la “Vía de Panamá preferida por el Congreso Internacional de París” donde trató sobre los problemas inherentes a la construcción de dicho Canal.

Su biografía fue esbozada en 1.955 por J.J. Pino de Ycaza en ‘Tres Constructores de la República” pero el estudio “general y más completo sobre la obra de este civilizador y su influencia en la formación del pensamiento ecuatoriano del siglo pasado” aún está por escribirse.

Hacia 1.840 mantuvo amores platónicos con Mercedes de Santistevan Rocafuerte, quien después contrajo matrimonio con el español Manuel Zaporta, sin hijos. En cambio, Pedro Carbo falleció soltero sin ser misógino. pues, como bien le habían puesto en Quito, era el hombre sin hiel.

Piel canela clara, ojos y pelo negro. Rasgos firmes que denotaban sus indeclinables propósitos. Frente ancha y despejada, costumbres austeras, gestos parsimoniosos. Viajado y cosmopolita, liberado de prejuicios, bondadoso inclusive con sus enemigos, a quienes no guardó jamás rencor a pesar de los daños que le infligieron. Fue un demócrata a carta cabal pues luchó contra el caudillismo y las tiranías con la sola fuerza de su entereza moral y fue ejemplo para todos los ecuatorianos de honor, por eso su figura histórica no ha envejecido y el país le tiene entre los más gloriosos ecuatorianos de todos los tiempos.

Fuente: Biblioteca Rodolfo Pérez Pimentel

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: