LOS PRESIDENTES POETAS


El primer Presidente de Ecuador, General Juan José Flores, a pesar de la escasa instrucción recibida en su infancia, con el transcurso de los años llegó a escribir versos que se recopilaron y dieron a la publicidad en un pequeño volumen titulado “Ocios Poéticos”

Conocemos la edición chilena de 1892, en pasta roja, con una introducción del joven escritor Víctor León Vivar, llena de eufemismos y dedicada a una de las hijas del autor; Vivar asegura que el libro no es excelente, porque el fuerte de Flores fue la espada y no la pluma, sin embargo de lo cual se atreve a pensar que “hay versos buenos, muy buenos” con lo que veladamente da a entender que también “hay versos malos, muy malos”.

Nosotros que hemos leído de cabo a rabo el ejemplar, nos damos por satisfechos, aunque Flores en algunas de sus producciones comete errores imperdonables y llega a extremos de lirismo ridículo como aquel de comparar en juego de palabra poco afortunado a Olmedo con Hornero. En otras estrofas cae en vulgarismo tales como el uso de frases castrenses como por ejemplo: “chorreando sangre”, etc. El uso de la letra CH nunca ha sido aconsejable en materia poética.

Sin embargo con este libro Juan José Flores inició la lista de los presidentes ecuatorianos que han cultivado el verso y la política, ¿Ocupaciones contradictorias e incompatibles?.

DESPUES DE FLORES, GARCIA MORENO
Rocafuerte escribió mucho y también fue orador notabilísimo pero no se han conocido poesías de su numen.

Desde 1845 hasta 1860 ningún presidente ecuatoriano hizo versos. Roca comerció en productos del litoral exportándolos a México, Perú y Panamá. Ascázubi fue agricultor propietario en las provincias de León (Cotopaxi y Tungurahua) y Pichincha; Noboa le imitó en Guayas y vivió cómodamente con la herencia paterna. Urbina fue militar burócrata y pobre, y Robles también. A ninguno le dio por afinar la vena de la rima y seguir los pasos floreanos, hasta que surgió en el panorama político el doctor Gabriel García Moreno; éste sí, poeta de alto coturno para la diatriba, la burla y el insulto soez. En su primera época pasó por romántico empedernido y escribe letrillas a discreción siempre sobre temas amorosos. A Juanita Jijón y Vivanco, cuñada del entonces presidente Flores, la cortejó con insistencia y parecía que ella iba a corresponder este enamoramiento juvenil hasta que por infidencias de un compañero de aulas llamado Martín Ycaza Paredes, el joven poeta dejó de ser recibido en la casa presidencia.

Producto de este estado anímico es la siguiente rima:

I
Mientras sin amores
mi pecho existió
feliz y contento
el mundo me vió.

II
Hoy desventurado
gime de dolor
que ha querido el cielo
que muera de amor…

LA OTRA CARA DE LA MONEDA POETICA
Poco después García Moreno tuvo el placer de insultar a los Diputados de la Convención de 1845 que prefirieron a Roca sobre Olmedo para la presidencia de la República. A Juan Montalvo también atacó en un soneto titulado “El Cosmopollino”, medio en español y en italiano, en que denigró del Cosmopolita ambateño comparándole con un asno.

Tampoco salieron bien librados sus colegas poetas, ni la vecina de la esquina, fea con f mayúscula. Aquí van dos fragmentos de ambas composiciones.

I
Quiero hacer un soneto al claro día
y no me digan que es difícil cosa
porque con ripios y rimar la prosa
no hay dificultad en la poesía ….

II
A Aurelia
Si en sátira maligna revelara
los misterios, Aurelia,de tu vida;
si yo dijera que tu linda cara
solo es una pintura deslucida,
si en tu alquilado pelo no alcanzara
a contar tus adonis, mi querida,
me odiarías con razón, como a enemigo;
mas, ¿por qué odiarme, cuando nada digo?

EL SIGUIENTE POETA ES FLORES JIJON
Después de la primera presidencia de García Moreno siguieron Carrión y Espinosa, ambos ilustrados y patriotas, pero ninguno escritor. Borrero y Veintemilla; el primero a veces tomaba la pluma, con poco éxito como periodista pero inmortalizándose como historiador al refutar al Padre redentorista Alfonso Berthe autor de una mentirosa biografía de García Moreno, escritas por datos proporcionados por Pablo Herrera; y el segundo nunca lo hizo por despreocupado, ya que talento le sobraba. Caamaño en cambio, moría porque las sociedades y academias de su tiempo le abriesen las puertas y no logro explicar cómo es que lo recibieron tantas, escritor no fue y si algo hizo, la mediocridad ha borrado sus huellas.

Antonio Flores Jijón es el siguiente poeta de la lista. De él se conoce un Soneto escrito a la memoria de su sobrino Isidorito Barriga y Flores, muerto de 14 años, de tifoidea, hijo único de su hermana Josefina y de Manuel Felipe de Barriga Carcelén, heredero de los Marquesados de Solanda y de Villarocha. Este Soneto es fino aunque poco hilvanado; fue escrito con el sentimiento de quién ve partir a un ser querido en los albores de la pubertad, cuando todo parecía indicarle un futuro triunfal. Alfaro, enemigo implacable del autor, búrlase del soneto y de Antonio Flores en una de sus obras, titulada: “Ecuador: deuda Gordiana” cuya segunda y tercera edición conocemos y datan de 1896 y 1962, en ella se acusó al poeta por el poco cuidado que puso en el arreglo de la deuda de la independencia, llamada inglesa.

Fuente: Biblioteca Rodolfo Pérez Pimentel

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: