Terry Pazmiño

Terry Pazmiño es un concertista clásico nacido en Quito, en 1949; pertenece a una generación de virtuosos compositores, que desmitificaron las influencias europeas para redescubrir la música popular de Latino- américa. Su trabajo es el resultado de la constante búsqueda de nuestras raíces y ha sido enriquecido con las frecuentes giras alrededor del mundo y de su acercamiento constante a las influencias indígenas, por eso muchas de sus composiciones derivan de la música kichwa, andina y latinoamericana. Ha ofrecido conciertos en escenarios de 42 países del mundo, entre los que se incluyen el “Sydney Opera House”, en Australia y el “Carnegie Hall” de Nueva York.

Terry afirma que en su juventud dominó las diversas formas de la música popular ecuatoriana: pasillo, sanjuanito, capishca y yumbo; después viajó a Venezuela y a Francia para formarse con tres maestros de la guitarra: Antonio Lauro, Alirio Díaz y Alberto Ponce. Durante 9 años residió y estudió en Sydney, Australia, en donde recibió el título de “Master Honours”, en la Universidad de Western Sydney.

De su extensa producción musical hay que destacar especialmente la “Cantata al l5 de Noviembre de l922”, que la compuso conjuntamente con músicos y compositores de la Unión de Artistas Populares (UNAP), entre otros Rafael Larrea y Agustín Ramón San Martín; en esta gran obra cantó y recitó algunas de las canciones Pepe Jaramillo, el gran cantante ecuatoriano desaparecido hace pocos días. Del trabajo creativo de Terry Pazmiño merecen relievarse: el “Cuaderno de 20 armonizaciones para guitarra”, l7 fascículos de “música ecuatoriana para dúos, tríos y solos de guitarra”, la colección “Tesoros de la Música ”; “Cantos para un mundo nuevo” y el “Concierto de los Andes”. Además tiene editados 10 casetes y 4 discos compactos con arreglos y composiciones que son el testimonio de su trabajo musical.

Refiriéndose a este gran espectáculo, presentado en el Teatro Sucre, Terry afirma: “El concierto cubrió las expectativas de calidad, de expresión, de fuerza, de dinámica y de musicalidad. Creo que se presentó un programa innovador, ecuatoriano al ciento por ciento, digno de exportarlo y que el Ecuador debe conocerlo más. El problema es el público, que no da valor a lo nuestro; me parece que todavía no está preparado para este tipo de eventos, no responde con el debido entusiasmo, por lo que estamos pensando en la posibilidad de hacer conciertos en los barrios populares de Quito, esto está dentro de los proyectos para el año 2007, inclusive se está proyectando presentar la Cantata al Quince de Noviembre”.

Para Terry Pazmiño este concierto es un hito histórico en su vida. “Creo que al fin contamos con un concierto de factura ecuatoriana, nos dice, con una estructura musical grande, completamente elaborada, elevada y con un profundo contenido armónico y de contrapunto musical, digno de presentarse en cualquier lugar del mundo. Es una retrospectiva musical que recoge la mayoría de la producción de mi carrera artística, como arreglista y compositor, pues siempre me he preocupado de hacer arreglos de la música ecuatoriana, que es una mina, una fuente de inagotable riqueza, de la que me he valido para recrear los temas y transformarlos en obras para ser interpretadas en solos de guitarra, creo que ese es uno de los méritos de mi trabajo musical y como investigador el mérito ha sido el de recuperar muchos temas que podían haberse perdido, para transformarlos en obras de concierto que servirán para el deleite de las futuras generaciones y quedarán también para que los guitarristas del mundo puedan interpretar la música del Ecuador”.

Por lo mismo, Terry Pazmiño cree que su obra está vigente y que necesita el apoyo, especialmente de las empresas que se encargan de organizar los espectáculos masivos, “Lamentablemente, en el Ecuador estas empresas son parte de la globalización y del sistema neoliberal, por lo que solamente dan importancia a todo lo que viene de afuera, pero no tienen ningún contacto con nuestra identidad, parecería que ellos estimulan lo que no es ecuatoriano, son empresas ecuagringas, extranjerizantes, que no dan valor a lo que tiene esencia nacional y peor si tiene algún mensaje social. Con sus tentáculos controlan la actividad cultural en el Ecuador, es una red que influye,lamentablemente, hasta en los medios de comunicación, que están subordinados a estas mafias, a estas redes, que no permiten la apertura a los artistas nacionales, aunque tengan prestigio, pero si viene un artista extranjero, entonces le abren los espacios de prensa, radio y televisión”.

Para Terry lo mejor del Concierto fue el Ensamble de Guitarras, “porque ofrece una variedad de timbres sonoros, pues la guitarra, sola, en dúo o trío, tiene una expresión tenue y débil, pero se agranda cuando se hace un ensamble como el de Quito, que fue la parte esencial del concierto, justamente para demostrar al público que se pueden interpretar ocho guitarras, exactamente, como si fueran una sola, causando ese efecto grandioso de las cuerdas; he recibido muchas felicitaciones por el efecto que produjo el Ensamble de Guitarras de Quito, compuesto por maestros de gran calidad, este concierto es digno de presentarse en Nueva York, París, Londres o en el Colón de Buenos Aires. Ojalá tenga la oportunidad de presentar el Ensamble el próximo año en salas de concierto y en otros lugares de la ciudad de Quito, ya que es un espectáculo cultural que debería llevarse como un emblema, como un símbolo de la ecuatorianidad”.

 

 
   

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: