Luis Humberto Salgado

Blog Image                                       Luis Humberto Salgado (Cayambe 1903 – Quito 1977

LUIS  HUMBERTO  SALGADO
COMPOSITOR.- Nació el 10 de Diciembre de l.903 en la población de Cayambe, Provincia del Pichincha. Hijo legítimo del notable músico y compositor Francisco Salgado Ayala, cuya biografía puede verse en este Diccionario y de Bethsabé Torres, naturales de Cayambe. Fue el mayor de una larga familia compuesta de ocho hermanos, siendo los dos mayores – Luis Humberto y Gustavo – excelentes músicos como su padre.

En l.907 la familia se trasladó a Quito y alquilaron un pequeño departamento. Su padre era muy disciplinado y tomó a cargo la educación musical de sus hijos. Muy por la mañana les enseñaba armonía para que tuvieran una formación  básica mientras les hacía estudiar la primaria en la escuelita  Simón Bolívar.

En 1.910 entró como alumno en el Conservatorio Nacional de Música. En l.915 inició la secundaria en el Instituto Mejía. El 21 se graduó de Bachiller en Filosofía. Ya era un conocido compositor de piezas populares.

Para ganarse la vida  tocaba el piano durante las funciones de las películas silentes que  pasaban los cines  Edén y Puerta del Sol. I cuando arribaban a Quito las compañías de ópera como la  Lea Candini o los concertistas: el cellista ruso  Bogumil Sykora, el violinista húngaro Henryng Szering, acompañaba al piano, instrumento que llegó a dominar y pronto comenzó a ofrecer recitales propios y a componer música dodecafónica.

Tenía por costumbre viajar constantemente al campo a fin de recoger las melodías vernáculas andinas, de manera que fue creando obras musicales de  un sano nacionalismo y pronto se hizo conocer por estas  creaciones. En l.928 se graduó de pianista con un concierto que resultó un éxito.

En l.933 editó la  suite Atahualpa o el Ocaso de un Imperio, primera pieza suya de gran envergadura, compuesta en sus años juveniles como escenificable y escrita en formato de banda, fue ejecutada por la  Municipal de Quito con motivo del IV centenario de la muerte del Inca. Se compone de varios movimientos, la obertura anuncia las Visiones Proféticas de Viracocha. El segundo movimiento es la  Fiesta del Sol y el tercero  la  Tragedia en Cajamarca.

El 34 fue nombrado profesor de dictado y armonía del Conservatorio, dirigió la  Orquesta y los Coros con gran paciencia, pues siempre fue un profesor amable y dispuesto a entregarse por entero al alumnado. El 36 solicitó al gobierno una beca para estudios en Europa pero le fue negada. Entre el 38 y el 45 dirigió el grupo orquestal Voz Andes y promovió la música nacional en diversas emisoras radiales. Su hermano Gustavo había iniciado la carrera diplomática y desde el exterior le enviaba  libros y grabaciones de obras contemporáneas, que le mantenían actualizado en la vanguardia musical dodecafónica, neoclásica, atonal, microtonal, aleatoria y electrónica.

En l.940 se estrenó en Washington su suite Atahualpa. E1 41 ganó el Concurso de Composición organizado por la  Sociedad de Música de Cámara de Buenos Aires con la suite  Fiesta de Hábeas Corpus en la aldea. El 42 presentó un Concierto para piano titulado Consagración de las Vírgenes del Sol. Entre el 43 y el 54 compuso su Opera Cumandá, la  Suite Ecuatoriana para orquesta a base de dos balets: el Shyri y el Aborigen, así como varias más para piano. Entre el 44 y el 46 escribió la Suite  Coreográfica, más bien de corte tradicional.

Entre el 45 y el 49 compuso la  Fantasía Andina que está entre lo vernacular y lo vanguardista pues si bien es cierto que se fundamenta en melodías folklóricas, contiene elementos propios expresados con un método y una trascendencia universal. Del 47 son sus Estampas Serraniegas y el Mosaico de Aires Nativos. Después vendrían el Sanjuanito futurista para piano, combinación del sistema docetonal con la rítmica folklorica y que, a criterio de su autor, constituyó el mayor avance de la música nacional en esos momentos.

El 48 obtuvo el Primer Premio del Concurso de la  Casa de la  Cultura Ecuatoriana con un Concierto titulado Fantasía para dos pianos. En l.949 estrenó un Poema Sinfónico con motivo del terremoto de Ambato, expresando en sonidos el movimiento telúrico y la angustia vivida por los pobladores.

Entre l.950 y el 53  dirigió el Conservatorio Nacional de Música y el Conjunto Sinfónico de la  CCE y tuvo a su cargo las actividades musicales de la radiodifusora de la institución. El Ministerio de Educación auspiciaba la presentación de sus obras en el teatro Sucre y enviaba colaboraciones a la revista Ritmo de Madrid.

El 52 editó “Música Vernácula Ecuatoriana”, micro estudio en 16 pags donde expuso sus postulados teóricos sobre la evolución y el nacionalismo musical en el Ecuador. El 54 escribió su Tercera Sinfonía en estilo rococó combinando danzas y técnicas contra puntística distintivas del barroco.

De l.957 son sus Seis Fases Rapsódicas que contienen como novedad el uso del principio docetonal en la armonía. A comienzos de la década de los años sesenta y hasta su muerte mantuvo una columna en el diario El Comercio, tratando diversos tópicos musicales.

Era muy unido con su padre y frecuentemente se les veía caminar juntos cuando salían del Conservatorio intercambiando ideas sobre sus creaciones. Luis Humberto tenía ideas propias y tentaba un lenguaje personal fundamentado en cromatismos y armonías disonantes, técnicas que influyeron en el estilo  de los trabajos finales de su padre, quien compuso música hasta pocos días antes de su muerte, ocurrida a los 90 años de edad en l.970.

El 68 presentó su Sexta Sinfonía para Cuerdas y Timbales y Quadrivium, obra atonal con influencias neobarrocas. Manejaba un lenguaje armónico que linda entre la tonalidad abierta y el atonalismo.

En l.970 compuso su Séptima Sinfonía en homenaje al bicentenario del nacimiento de Beethoven y el 72 la  Octava – o  nueva redacción de La  Andina – por el sesquicentenario de la batalla del Pichincha, dentro de una línea estética nacional, siendo el primero en tentar una música ecuatoriana-andina diferente de la de los países vecinos, sucesión de danzas interpretadas a través de un intenso desarrollo sinfónico e instrumental y un marcado contraste temático dentro de la forma Sonata (1)

Todas sus Sinfonías, con excepción de la  Sexta, las escribió para una Orquesta con la sección de vientos ampliada, pero no han sido estrenadas debido a las dificultades técnicas de que adolecen. Del 75 es su Sinfonía Sintética No.2 de tonalidad neutra.

El 12 de Diciembre de l.977, cuando se aprestaba a dictar la clase de armonía en el Instituto de Música Sacra, falleció intempestivamente de un violento ataque cardiaco. Tenía 74 años de edad y aunque enseñó a varias generaciones de músicos no ha tenido discípulos.

Era un hombre adusto que sobrecogía con su mirada, con su gesto, con su serenidad marcada en el dominio personal y austero, con su modestia del saber profundo, diría  Aliz Fernández-Salvador.

Jaime Dousdebés le calificó de figura amable y tranquila, de porte airoso y callado, aunque su alma estaba llena de resonancias. Iba por la vida caminando por encima de las mediocridades, ajeno a toda vanidad y preponderancias, humilde y grandiosamente, pues compuso cuarenta obras sinfónicas contando las Corales.

Cultivó todos los géneros desde el popular hasta el sonático. Se le considera el más prolífico y poderoso compositor de sinfonías, operas y conciertos que ha producido el Ecuador hasta hoy. Suyas son 8 Sinfonías, 4 Operas, 7 Conciertos y 3 Operetas. Parte de su música culta está aún por ejecutarse y valorarse. Sus pasacalles El Estudiante provinciano, Quiteño de Quito, el Farrista Quiteño, Mi cielo Andino, alcanzaron resonancia nacional. Compuso en dos volúmenes un Texto de Armonía  para sus alumnos del Conservatorio.

(1) La Sinfonía  Andina se compone de cuatro movimientos. El primero de carácter ágil y enérgico tiene ritmo de Sanjuanito. El segundo lento y melancólico es un yaraví. El tercero dancístico y ligero es un danzante, y el cuarto alegre y brillante es una concatenación de danzas criollas, albazo, aire típico y alza que te han visto, que termina en una fuga bitonal o factura contrapuntística.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: