Aporte de los negros al tango

Todos los historiadores y especialistas serios en la historia del  tango (Gobello, Bevilaqua, Carretero, Ferré) coinciden en reconocer a los negros  una parte importante en las etapas iniciales de la formación musical de esta  música ciudadana.

Del tradicional candombre se pasó a la habanera, para luego llegar  al tango americano, sin olvidar al fandango, luego al tango argentino y  desembocar más tarde en la milonga y finalmente en el tango.

Esta sucesión de etapas superadoras tiene su tiempo cronológico  desde la época hispana, pero para hablar de tango hay que llegar al último  cuarto del siglo XIX.

Ya en la época rivadaviana en los teatros porteños se hacían  representaciones teatrales con números de bailes, presentando parejas de negros  bailarines de tangos negros. En realidad se trataba de bailes negros adaptados  al público blanco de aquel entonces. Pero en las afueras, el pobrerío, hacía una  verdadera transculturación entre la música europea, la música negra y la nueva  sensibilidad que iba naciendo en el proceso de asimilación mutua y recíproca de  fuentes tan separadas y hasta opuestas. El negro aportó el ritmo de sus  tambores, la coreografía de la pareja separada y el criollo (gaucho), el tiempo  musical de sus canciones. Posiblemente en los primeros tiempos hayan predominado  los aportes negros, por ser más vigorosos y esto no es una mera suposición, ya  que el fandango y la habanera, a pesar de tener sus raíces africanoides,  sufrieron en el Plata modificaciones y adaptaciones a la realidad sociológica y  antropológica, de la población que abarcaba a la raza negra, la aborigen, la  infinita variación de las castas y los blancos.

Ese fino y al mismo tiempo sutil y largo ensamble musical y  coreográfico hizo su aparición de manera más evidente en los carnavales, con  posterioridad a la batalla de Caseros, donde los negos fueron dejando de lado de  manera casi imperceptible el baile tradicional, como fue el candombe, para ir  incorporando nuevos ritmos que tenían y tuvieron apoyo y buena repercusión entre  el público. Esta es la etapa de la gestación de la milonga donde confluyen de  manera casi imperceptible, pero de consecuencias posteriores, la música del  folclore, la música negra y la música europea por intermedio de la habanera.

Aun sin compartir de manera total, las opiniones de Rossi o de  Lynch, hay que tener en cuenta sus palabras por ser testigo uno y estudioso el  otro, de la realidad social. Ambos coinciden en que la milonga es una innovación  creadora de toda la música popular que se escuchaba hasta 1860-1870,  agragándose, a decir del primero, el repentinismo creador y orillero  rioplantense. Esto es refrendado por el segundo, al decir que la milonga es el  baile de los integrantes del chusmaje, pobrerío y compadraje del suburbio  capitalino. La gran innovación consistió en integrar la pareja de bailarines  suelta, danzando abrazada, pero como el ritmo era demasiado vivaz y solo apto  para expertos bailarines, se hizo necesario relantizar, o sea, bajar la  velocidad, para que de esta manera los ineptos, inexpertos (hay que considerar  la cantidad de hombres solos inmigrantes que necesitaban un rato de solaz y  esparcimiento), pudieran ingresar al baile, cubriendo las figuras mínimas de la  coreografía elemental.

Esta necesidad de adaptación dio lugar a la aparición del tango  americano, que luego fue llamado tango argentino y más adelante sencillamente  tango.

En este nuevo baile se combinaron partes de la coreografía del  candombe, donde existió la creación de pasos por parte del hombre y de la mujer  para configurar un todo armónico, más los pasos de la música europea de salón.  Esa suma dio lugar a una simbiosis coreográfica donde también estuvo presente la  herencia de los bailes negros, hasta que fuera desplazada o superada con el  tiempo y la creación repentista de cada uno y todos los bailarines.

Este proceso de adaptación paulatina se llevó a cabo en los lugares  más diversos, como fueron los ranchos de las chinas cuarteleras, las academias,  los patios de tierra de las pulperías o los salones enladrillados de los  almacenes barriales. En todos ellos era posible encontrar al chinetaje, los  lunfas, la soldadesca, los carreritos y de manera cada vez más frecuente a los  niños bien, que para rematar la noche, atiborrachos de alcohol, sexo y baile,  patoteaban por las calles porteñas. Todavía no había desaparecido el negro, o su  influencia, pero como sombra supérstite, no como figura de primer plano.

También es posible rastrear la influencia negra en el tango,  buscando el origen y la aplicación de esta palabra. Para Ortiz Oderigo es la  corrupción de la palabra yoruba Shangó. Con ella se designa al dios del trueno y  las tempestades en la mitología nigeriana. También es el dueño de los  membranófonos. Ellos fueron los marcadores iniciales del ritmo desde donde  derivó el tango actual. Por su parte Carretero, ha rastreado la palabra tango y  ha encontrado 23 acepciones, pero mayoritariamente indicadoras de baile, lugar  de baile, practicado en lugar cerrado. Todo ello encierra la idea de un baile  popular, celebrado dentro de determinadas pautas culturales.

 

 

www.educar-argentina.com.ar

 

Abril de 2005
 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: