Rebelde sin causa (actor principal James Dean)

 

Crítica hecha por Mario Vargas LLosa

En el país de la democracia casi perfecta, las jóvenes generaciones cultivan, junto con el vicio de los chiclets y las coca-colas, algunas otras diversiones, menos extendidas, pero más excitantes: el robo, el asesinato y la locura. El argumentista y el director de esta película se han esforzado por encontrar el origen de estas violencias juveniles en los desarreglos hogareños, que son, en todo caso, accidentales; presentado el desborde y la afición a lo ilícito como sello generacional, se diría, más bien, que es un problema de mentalidad. La cinta de jóvenes terroristas sirve, por lo menos, para obtener la certeza indiscutible de que con la muerte de James Dean, Hollywood quedó privado de un excelente actor.

VINCENT N.

[Publicado en: “Extra” – 5 de junio de 1956 – Año II, nº 72.]

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: