Carlos Alberto Arroyo del Rio

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA.- Nació en Guayaquil el 27 de Noviembre de 1.893, en la casa ubicada en la acera oriental de la calle Chimborazo entre Aguirre y Luque, y fue bautizado en el Sagrario. Fueron sus padres legítimos Manuel María Arroyo Arroyo, payanés exiliado en Guayaquil por razones políticas, conservador y tradicionalista, fue propietario del almacén de modas “La Tarantela” que se quemó para el incendio grande en 1.896. Posteriormente viajó a su tierra y falleció en el camino a causa de una fulminante malaria cerebral (perniciosa) y Aurora del Río Vera, muy menor a él (Hija del Dr. Manuel del Río Narváez, último Jefe del gobierno conservador colombiano que funcionó en Pasto en 1.862 y de su cónyuge Soledad Vera Cabanilla, guayaquileña (1).
En 1.900 perdió a su padre y a su hermana Soledad, muerta de 4 años de krupp y quedó solo con su madre tornandose amargo por las privaciones que desde entonces sufrió. Vivían con la familia de un hermano de su madre en las peñas y realizaba pequeños trabajos. Su inteligencia le hacia comprender la tristeza de su situación, trauma que no logró superar jamás, ni con un matrimonio ventajoso ni con la Presidencia de la República, por eso fue siempre un autócrata pretencioso y arrogante.

Inició la primaria en el Colegio San Luis Gonzaga de los Hermanos Cristianos donde fundó con otros condiscípulos el periódico “El Ensayo” y tuvo entre otros profesores a Fermín Vera Rojas, Alfredo Sáenz y Gustavo Lemus. En 1.908 viajó al San Felipe Neri de los jesuitas de Riobamba,

(1) La señora Vera era viuda del Dr. Santiago Galindo, que en primeras nupcias había casado y enviudado de la notable poetisa quiteña Dolores Veintimilla.
quienes le inculcaron el gusto por lo clásico contrario al modernismo y a Rubén Darío, así como el arte del disimulo. En 1.909 alcanzó un Primer Premio por su Canto al sabio Maldonado y se hizo conocer como enérgico polemista. En 1.911 regresó a Guayaquil, se matriculó en la Facultad de Jurisprudencia, fue amanuense y haciendo uso de la libertad de estudio dio el grado de Licenciado en Julio de 1.914 y de Doctor el 3 de Agosto siguiente con la tesis “Antropología Criminal”. El 19 de Diciembre, al alcanzar la mayoría de edad, ingresó al Cuerpo de Abogados, se afilió al Partido Liberal e inició su labor profesional.
En 1.915 fue Diputado Suplente, Secretario de la Dirección Provincial de Estudios y el Presidente electo Alfredo Baquerizo Moreno le ofreció la secretaría privada, que no aceptó por no dejar mucho tiempo sola a su madre, pues ese año integró el Congreso como Diputado por el Guayas. Siempre fue un excelente hijo.
Entre 1.917 y el 18 desempeñó la secretaria del Concejo Cantonal de Guayaquil, Ese año ingresó como Profesor de Sociología a la Facultad de Jurisprudencia pero pronto se cambió a Derecho Civil, materia que dictó por muchos años, luciéndose en todos los Libros del Código hasta que en 1.940 asumió la Presidencia. Por entonces comenzó una larga emulación con sus compañeros de estudios José Vicente Trujillo porque Arroyo lideraba a sus alumnos en la Facultad de Jurisprudencia y Trujillo a los suyos en el colegio Nacional Vicente Rocafuerte, siendo ambos los grandes oradores del momento.
En 1.919 ingresó al estudio profesional del Dr. José Luis Tamayo y obtuvo un Segundo Premio en el Concurso organizado por la Sociedad Filantrópica del Guayas con su mediocre “Oda al Nueve de Octubre”, poesía fácil y de ocasión, totalmente anacrónica, por romántica tardía de vuelta al clasicismo. En 1.920 el Presidente Tamayo le propuso el Ministerio de Gobierno, que no ocupó por carecer de la edad legal de 30 años.
Los cuatro años del tamayismo le fueron muy beneficiosos. En 1.921 fue Concejal del Cantón. En 1.922 presidió la Municipalidad de Guayaquil, pero tuvo una participación dolorosa en los sangrientos sucesos del 15 de Noviembre como personaje influyente, pues asistió a tas diversas reuniones realizadas en la Gobernación y aconsejó no andar en contemplaciones con el pueblo y reprimirlo con mano dura. Había desplazado a su compañero de estudios José Vicente Trujillo del Partido Liberal en Guayaquil y se enfrentaba con éxito a Enrique Baquerizo Moreno, a quien neutralizó en esa época. El 14 de Noviembre lanzó su célebre frase: “Hoy anochece riendo la chusma, pero mañana amanecerá llorando”, como efectivamente, así sucedió por la matanza que los obreros nunca olvidaron. Había contraído matrimonio con Elena Yerovi Matheus, ingresó a la Junta de Beneficencia, a fines del año fue reemplazado por Luis Orrantia Cornejo en la presidencia del Concejo, concurrió al Congreso como Diputado por el Guayas y presidió esa Cámara.
En 1.924 fue electo Senador, otra vez concurrió al Congreso y colaboró con el nuevo Presidente Gonzalo S. Córdova. Al producirse la revolución Juliana en 1.925 pasó a la oposición, pero estando políticamente caído se agarró por influencia de la familia de su esposa a la Sindicatura de la Junta de Beneficencia Municipal de Guayaquil, donde se mantuvo por muchísimos años, dominando a los directores, disponiendo de empleos y rentas, pero sin abusar de ello pues era el poder el que le interesaba. Estructuró un grupo oligárquico que dirigió hasta su muerte y aún subsiste; por eso se ha dicho que la influencia de Arroyo del Río no ha sido debidamente comprendida.
En la Junta realizó buenas y malas acciones. La desligó de la Municipalidad cambiándole hasta el nombre, pues de Junta de Beneficencia Municipal la transformó en Honorable Junta, dotándola de las inmensas tierras de Chongón al oeste de la urbe, que hizo pasar como si fueran del predio Atarazana cuando en realidad eran de Palobamba, sobre cuyo sitio la Junta nunca tuvo titulo de propiedad sino una sencilla acción de Sitio. Los poseedores y demás perjudicados protestaron y los juicios, iniciados en los años 30, se prolongaron hasta que la Junta logró expulsar del país en 1.947 a uno de los contendores, asustando a los restantes. (2)
En 1.926 fue electo Decano de la Facultad de Jurisprudencia y miembro de la Junta Suprema del Partido Liberal y luchó para dar al traste con las dos Juntas de Gobierno plural surgidas en la revolución y cuando inició su dictadura el Dr. Isidro Ayora, siguió en la oposición.
En 1.931 fue electo Vicerrector de la Universidad, por su gran influencia con el Rector Luis Felipe Cornejo Gómez logró la expulsión por
(2) Pedro Maspons y Camarasa dueño del predio Barcelona y los herederos de James Saint James MontJoy propietario de Mongón, se opusieron al despojo que perpetraba la Junta. En 1.947 el Presidente de la Junta ocupó la Presidencia de la República y firmó el injusto Decreto. Maspons fué sacado del país pero regresó el 48 también por Decreto aunque muy enfermo y murió a poco. La Municipalidad de Guayaquil quedó tragada y nunca pudo recuperar esas tierras baldías que le eran imprescindibles para extenderse hada el oeste. La Junta las retaceó a su antojo y siguió vendiéndolas.
cinco años de un valioso grupo de alumnos izquierdistas de Jurisprudencia, acción que le valió para ser calificado de “Viejo muñidor de artimañas políticas”.
El 32 ascendió a Rector. El 33 fue Senador por las Universidades y a la caída del Presidente Juan de Dios Martínez Mera le fue ofrecida la candidatura presidencial, que no aceptó porque le faltaban varios meses para cumplir 40 años, edad mínima requerida por la Constitución de la República.
En 1.935 fue Director Supremo del Partido Liberal, nuevamente Senador, presidió el Congreso, enfrentando al Presidente de la República José María Velasco Ibarra, pero al no tener garantías para sesionar inició una huelga legislativa y fue apresado en mitad de una calle. Logró zafarse y solicitó asilo al Presidente de la Corte Suprema, Manuel María Borrero, quien le hizo tomar estrados entre los Ministros Jueces. De allí fue conducido al Panóptico, a la misma celda del Doctor José Vicente Trujillo, con quien hizo las paces. Horas después recuperaron la libertad y fueron juntos al Hotel Metropolitano donde se confundieron en un abrazo como buenos amigos. Entonces sonó su nombre para ocupar provisionalmente la Presidencia pero como no era popular y para colmos defendía a las compañías monopolistas extranjeras, los militares prefirieron al Ministro de Gobierno Antonio Pons Campuzano, que asumió el Poder (3).
(3) Pons era liberal y quiso gobernar con el Partido, por lo que pidió a Arroyo que le proporcionase un candidato para el Ministerio de Gobierno. Arroyo le dio el de su incondicional amigo el Dr. Aurelio Mosquera Narváez; mas, al día siguiente, apareció nombrado el Mayor León Benigno Gallegos, candidato de los militares y el país comprendió que el nuevo Presidente era solamente un títere de ellos.
Surgieron dos candidaturas liberales a la presidencia de la República, la de Arroyo y la de Trujillo, aparte de la socialista de Larrea Alba. Así las cosas, los conservadores se presentaron unidos con el Dr. Alejandro Ponce Borja y como todo indicaba su triunfo electoral, tras 35 días en el mando Pons devolvió al Poder a los militares, que nombraron Dictador al Ing. Federico Páez y se disolvió el Congreso.
Arroyo protestó airadamente contra la arbitrariedad, acusando a Pons, quien le replicó “Ese es el grito de la fiera herida.” y viajó de Ministro Plenipotenciario a Buenos Aires.
De todo ello sacó Arroyo experiencia y pactó con Enrique Baquerizo Moreno que lideraba una poderosa ala liberal pero estaba viejo para viajar a Quito, Juntos asumieron el control absoluto del Partido Liberal Baquerizo ponía los garroteros de su hacienda Villanueva y dominaba Guayaquil mientras Arroyo lideraba en el plano nacional, sobre todo en los Congresos. El pacto tuvo otras connotaciones pues a la jubilación del Dr. Alfredo Baquerizo Moreno casado con Piedad Roca Marcos, Arroyo entró en la asesoría de Juan Francisco Marcos Aguirre y empezó a tratar a su hijo Juan X. Marcos y a su socio Lorenzo Tous Lliteras.
Frente a tales repartos se alzaron algunos liberales de la Dignidad como ellos dieron en llamarse, liderados por Pedro Pablo Garaycoa Cabanilla, Secundino Sáenz de Tejada Darquea, José Vicente Trujillo y Francisco Arízaga Luque.
Cuando en 1.937 cayó Páez por el peso de su violencia contra la izquierda del país, fue reemplazado por su Ministro de Defensa, Alberto Enríquez Gallo, quien ofreció a Arroyo la Plenipotencia en Colombia pero fue respondido: “La propuesta es tentadora pero ¿Quién me indemniza de los S/. 15.000 mensuales que percibo de las compañías extranjeras?.
En 1.938 la Asamblea Nacional Constituyente eligió Presidente provi¬sional al Dr. Manuel María Borrero y en la Asamblea Nacional Constituyente designaron Presidente de la República al Dr. Aurelio Mosquera Narváez, que nombró Ministro de Gobierno a Arroyo, pero éste no aceptó. Ese año formó parte de la Delegación del Ecuador a la VII Conferencia Latinoamericana celebrada en Lima.
En 1.939 fue electo Senador por el Guayas y volvió a la presidencia del Congreso El 18 de Noviembre falleció Mosquera Narváez en ejercicio del Poder y a causa de un intento de suicidio. Arroyo viajó a Quito y se posesionó interinamente de la Presidencia de la República, convocando a elecciones para los días 10 y 11 de Enero de 1.940. El 11 de Diciembre entregó el Poder al Presidente de los Diputados Andrés F Córdova, viajó a Guayaquil y proclamó su candidatura presidencial. Había gobernado por espacio de 23 días solamente.
Triunfó con 40.834 votos contra 19.829 del populista José María Velasco Ibarra y 1.160 del Conservador Jacinto Jijón y Caamaño. Al conocerse los resultados se insurreccionaron los aviadores en Quito en protesta por el fraude electoral cometido por los Tenientes Políticos en las Juntas de cada parroquia, quienes habían sido designados el 38 por Arroyo en connivencia con Mosquera Narváez y los conservó en esas funciones Andrés F Córdova. Los aviadores fueron apresados y Velasco Ibarra obligado a salir a Colombia.
En 1.940 fue electo Miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua y el 1o. de Septiembre se posesionó por el período de 1.940-44. Su primer acto fue entregar la gobernación del Guayas a Enrique Baquerizo Moreno, anciano que aún conservaba rasgos de su fuerte carácter.
Poco después se agudizaron los problemas fronterizos con el Perú, En Julio del 41 la I División Peruana llamada Agrupamiento Norte, al mando del General Eloy G. Ureta, invadió nuestro país. Estábamos desarmados y empezó la retirada del elemento militar que dejó desguarnecidas a las poblaciones civiles, sobre todo a la provincia de El Oro, cuyas casa fueron saqueadas hasta en sus mobiliarios (4). Por mediación de varios países amigos se suspendieron los fuegos y en Enero de 1.942
(4) El Historiador Manuel María Borrero en sus Memorias ha escrito: “El divorcio entre el pueblo y el Gobierno de Arroyo del Río era total e Irreconciliable. Arroyo del Río abandono la defensa de la nación y la puso inerte ante el enemigo. El orgullo de un hombre prevaleció con aquella inicua conducta. La Patria demandaba el sacrificio de todos los ecuatorianos para su defensa. Hecho imperdonable. Arroyo era odiado y repudiado y el mandatario en los días más aciagos de la Patria se petrificó en su soberbia y egoísmo. La victima fue el Ecuador. Temía un levantamiento popular, por eso no movió ni un solo cuerpo del ejército hacia la frontera. Solamente en la línea Zarumilla se hallaban los batallones Cayambe y Montecristi, y en las posiciones del oriente misérrimos destacamentos, casi abandonados, sin pertrechos, sin abastecimientos, sin armas. Iniciado el ataque peruano el 6 de Julio de 1.941 dichos batallones resistieron hasta el 21, sin obtener refuerzo alguno, sin reemplazo. Abrumados por el cansancio y la presión de fuerzas peruanas superiores, se replegaron a Arenillas que había sido saqueada y no pudo defenderse. Los peruanos ocuparon Santa Rosa, Puerto Bolívar, Máchala, El Pasaje, es decir, casi toda la Provincia de El Oro, con excepción de Zaruma. Los Invasores solamente fueron castigados en Porotillo y Panupali. La ocupación del territorio ecuatoriano por fuerzas peruanas se extendió por Macará, Provincia de Loja, y los territorios orientales que con escasa resistencia cayeron arrollados.
suscribimos un Tratado de Paz, Amistad y Limites en Río de Janeiro, que despojó legalmente al Ecuador de extensos territorios en la costa y en el oriente, bien es verdad que la mayor parte de ellos los venia ocupando el Perú desde hacia algunos años, a causa de su sistemática como ilegal penetración. El protocolo logró despertar la indignación del pueblo ecuatoriano que se levantó unánime a protestar contra los dóciles firmantes de la Cancillería y contra un ejército de derrotados.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: