Romance de la niña guayaquileña

oleo_04t.jpgLetra:Abel Romeo Cstillo

Música:Nicasio Safadi

Guayaquileña bonita, palomita cuculí,

fragancia de los frutales, granito de ajonjolí,

carnecita de canela, blancor de coco al reir,

pelo de noche sin luna, mirada oscura de añil,

no me mires de ese modo, porque me voy a morir.

La lluvia va improvisando, cortinas de agua sin fin

y las calles enlodadas, visten un oscuro gris,

los grillos quieren cantar a lo Ibañez-Safadi

y en las esquinas los pacos, fautean su piulí,

se está cebando el invierno con el pobre Guayaquil.

La niña guayaquileña, suavidad de caniquí,

pabilo que se consume, se está muriendo de esplín;

no te mueras, morenita, sin antes quererme a mi,

sin que me digan tus labios, palabritas de canguil,

sin recostarte en mi pecho y dormirte de perfil.

Cuando las calles se queden, negras pum como el hollín,

guácharas de todo ruido, tristes como un amorfín,

yo me apearé de la noche y me llegaré hasta tí,

para cantarte al,oido, esto que deseas oir

me quiero casar contigo, pedazo de serafín.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: